martes, 02 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

02 de marzo de 2010

Expansión.com

Salgado olvida la nueva economía: banca pública y ladrillo para crear empleo y salir de la crisis

Con el déficit más alto de la historia de España sobre sus espaldas, el Ejecutivo ha visto que si en algo hay consenso es en que fue la construcción la que permitió el milagro económico español. ¿Por qué no volver a intentarlo?

Es el espíritu que impregna el documento base para el acuerdo político contra la crisis (que a partir del miércoles discutirán los partidos políticos) y que ayer explicó Salgado. En él no se detalla cómo se reducirá el déficit público. De hecho, le basta media página para despachar los que para Salgado son los grandes problemas de España: el agujero fiscal y el sistema financiero.


Frente a esos problemas, prefiere resucitar el ladrillo para volver a generar de nuevo trabajo: en los próximos dos años se crearán 350.000 empleos confiando en el sector de la construcción. ¿Cómo? Reduciendo el IVA para todo tipo de obras de rehabilitación de vivienda y estableciendo una deducción extraordinaria en el IRPF en obras de mejora de la vivienda habitual.

La propuesta recupera medidas ya incluidas en la Ley de Economía Sostenible, como la lucha contra la morosidad, la liberalización de los servicios, el cheque transporte para fomentar el transporte público o la rebaja de las tasas de navegación aérea. Otras iniciativas ya habían sido anunciadas en varias ocasiones: se acabará con el papeleo en la Administración estatal, se lanzará el coche eléctrico y se mejorará la fiscalidad a I+D.

La única iniciativa completamente novedosa, según reconoce el propio Ejecutivo, es que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) se convierta en una banca pública que otorgue créditos directamente a pymes y autónomos, lo que no tardó en desatar la polémica. Podría otorgar préstamos de hasta 200.000 euros que se comercializarán a través de un único banco.

Junto a esta novedad, lo relativo a la vivienda se concreta en la apuesta por "la rehabilitación de viviendas y edificios" y por nuevas formas de financiación del ICO a la promoción de VPO en compra. La troika ministerial que negocia el pacto reconoce que éstas son "actividades intensivas en mano de obra" que favorecen "el empleo en el sector que más ha sufrido su pérdida".

Así, durante dos años, todas las rehabilitaciones pasarán a tributar por el tipo reducido del IVA (8% a partir de julio). El problema, según los expertos, es que no se define qué se entiende como rehabilitación, ya que el concepto difiere según se tome la interpretación fiscal o la gubernamental.

Eficiencia energética
Además, hasta el 31 de diciembre de 2012 se aplicará una deducción extraordinaria del 10% en el IRPF por obras de rehabilitación energética, suministros o accesibilidad de la vivienda habitual para los contribuyentes con rentas inferiores a 33.007,2 euros. "A partir de dicho umbral de renta, el importe de la deducción irá decreciendo hasta su desaparición". El límite serán 12.000 euros por vivienda.


Cabe recordar que la mitad del parque de 25 millones de viviendas que hay en España tiene más de 30 años, y 6 millones de casas se construyeron hace más de 50 años. La rebaja fiscal de la rehabilitación es una reivindicación histórica de la patronal estatal de promotores, APCE, que el Gobierno asume ahora como concesión a PP y CiU, contrarios a la subida del IVA, para atraerlos al pacto de Estado.

Por ello, el Ejecutivo también propone "extender el concepto de rehabilitación estructural a efectos de aplicación del tipo de IVA reducido", sobre todo en el centro de las ciudades. Y se propone un plan para ahorrar, como mínimo, un 20% del consumo energético de 2.000 edificios públicos, antes de 2013.

La hoja de ruta del futuro acuerdo político
- "Necesitamos un crecimiento sostenible que corrija los desequilibrios anteriores". Con este grito de guerra, el Ejecutivo propone a al resto de partidos abordar "reformas que modernicen las relaciones de trabajo en términos de eficiencia, justicia y reparto de costes", si bien admite que esta misión está ahora sobre el tejado del diálogo social, en el que confía para poder llegar a acuerdos concretos.

- Tras hacer un repaso por los más de 218.000 millones de euros invertidos contra la crisis "entre ellos, los 35.000 millones para abonar los subsidios de paro" el Gobierno se compromete a buscar las fórmulas necesarias "para asegurar nuestros objetivos de déficit". Vuelve a citar el compromiso de reducir en un 4% el gasto en personal de las administraciones públicas.

- La tan cacareada Ley de Economía Sostenible (aún en trámite parlamentario) vuelve a la palestra. Así, el Ejecutivo desempolva su vieja propuesta de favorecer el uso del transporte público para "eximir al trabajador de tributar en el IRPF como rentas en especie, las cantidades satisfechas por su empresa para sus desplazamientos al trabajo", con el límite de 1.500 euros anuales.

- Otra de las ideas rescatadas consiste en que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) conceda créditos directos con un importe máximo de 200.000 euros, y cobertura de riesgo del 100%. La novedad: el Gobierno quiere comercializarlos a través de una entidad financiera de ámbito nacional seleccionada por concurso.

- También se incide en las tasas de navegación aérea, acelerando la tramitación de la ley que reduce a 2 años el período para la rebaja de las tasas de navegación aérea en un 15%.

- El pacto de Estado que quiere cerrar el presidente con el resto de fuerzas políticas incluye una subvención de 250 millones de euros para la industria de contenidos digitales, que incluye las artes de los videojuegos, cine en 3D, etc.

Capote a la industria
Pese a que el Ejecutivo cae en la tentación de volver a impulsar la construcción y el turismo, admite que el sector industrial es el que puede hacer ganar competitividad a la economía. Su ideal pasa por elevar su peso hasta el 18% del PIB, para lo que considera 'clave' reforzar los denominados sectores estratégicos industriales: las áreas de automoción, aerospacial, TIC y de agroalimentaria. Todos tienen efecto arrastre del empleo.

Fe en el turismo
El Ejecutivo pone boca arriba sus cartas en la hoja de trabajo enviada ayer a los partidos: pese al guiño a la industria, su modelo para relanzar la economía pasa por "aprovechar el liderazgo de sectores como el sector turístico", llamado a tener "un papel protagonista" en la creación de empleo. Todo indica que Moncloa deposita su confianza en los dos principales graneros de los que ha vivido España desde los setenta.

Urge limpiar al banca
El Gobierno se compromete con la oposición a acelerar, a través del Banco de España, el proceso de reestructuración del sistema financiero y a "agilizar en su caso" el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria" (FROB), al tiempo que quiere paliar las "dificultades" de acceso al crédito de las empresas. Para paliar la morosidad que sufren, propone agilizar el plazo para hacer efectivas las deudas de las administraciones, si se supera el plazo máximo de pago.

Y vender más fuera
El Ejecutivo quiere aumentar la flota de empresas exportadoras, actualmente formado por 40.000 firmas. Para ello, apuesta por reformar el sistema de apoyo a la internacionalización de las sociedades, a través de un fondo actualmente en trámite parlamentario. Como complemento, el Gobierno presentó ayer ante los grupos políticos una línea destinada íntegramente a las pymes exportadoras, para potenciar su comercio en 2010.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad