domingo, 09 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

09 de febrero de 2010

Expansión.com

La patronal y los sindicatos dan aire al Ejecutivo con el pacto de convenios colectivos

Las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT dieron anoche un soplo de aire a un Gobierno al que la recesión ha llevado al peor momento de la legislatura y de todo el segundo mandato del PSOE, desde 2004.

Por esta razón, y por lo que pueda suponer de señal de estabilidad en las relaciones laborales, el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó el pacto de “importantísimo”.

Al final, los empresarios y los sindicatos consiguieron cerrar el capítulo salarial, que era el más difícil del acuerdo de convenios. Así, el incremento acordado para 2010 es del 1%; entre el 1% y el 2%, para 2011, y entre el 1,5% y el 2,5%, para 2012, según informaron las distintas fuentes de la negociación consultadas por EXPANSIÓN.

No obstante, y como en todo el capítulo salarial, se recoge el compromiso de “respetar la autonomía [negociadora] de las partes y las realidades de cada sector o empresa”. Es decir, que la patronal y los sindicatos recomiendan esos incrementos salariales, pero también tienen en cuenta que, tal vez, no todas las empresas y sectores puedan llevarlos a cabo y, por lo tanto, dependerá de sus propios negociadores.


José Luis Rodríguez Zapatero preside la reunión sobre la reforma laboral del pasado viernes, 5 de febrero, en el Palacio de la Moncloa
Junto a este incremento salarial, el principio de acuerdo, que hoy deben refrendar las respectivas direcciones de la patronal y de los sindicatos, recoge la siguiente previsión frente a la posibilidad de que los salarios puedan perder poder adquisitivo frente a la inflación real en los tres años: la revisión entrará en vigor al final del periodo. Es un modelo muy similar al que el Gobierno pactó con los sindicatos de funcionarios a finales del año pasado para el mismo trienio.

La clave sindical
La referencia a la inflación real es la clave que permite a los sindicatos estar de acuerdo con este punto del pacto de convenios. Si bien, el texto puntualiza que la cláusula “no debe truncar el objetivo de moderación salarial”.

La patronal trata de evitar que al final del trienio se disparen los incrementos ante una eventual revisión de las retribuciones para compensar a los trabajadores por el poder adquisitivo perdido.

Igualmente, el acuerdo contempla el compromiso de los empresarios de intentar mantener y aumentar el empleo, en un periodo en el que se avecina una lenta recuperación de la economía.

Otro punto polémico era la cláusula de descuelgue de las empresas respecto al acuerdo salarial del sector. El pacto busca el equilibrio entre ambas partes porque la patronal quería que las compañías tuviesen mayor flexibilidad para poder incumplir el citado pacto si estiman que pueden atravesar por dificultades a lo largo del ejercicio. Los sindicatos estaban dispuestos a aceptar esta propuesta de CEOE, siempre que las empresas en esta situación se comprometiesen a conservar el empleo.

Ésta es una postura que no podía aceptar la patronal, pues, en su opinión, cuando una empresa prevé que va a tener problemas, o pérdidas, difícilmente puede garantizar la plantilla. El primer análisis del acuerdo indica que los sindicatos han conseguido la mayor parte de los objetivos en cuanto a que CEOE ha abandonado su posición más extrema de reducir o congelar los salarios para este mismo año.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad