martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

05 de febrero de 2010

Expansión.com

EEUU espera una ligera mejora del empleo en enero

Los analistas esperan que la tasa siga estable en el 10%

Los analistas más optimistas esperan que la economía estadounidense haya generado empleo en el pasado enero, según una encuesta publicada por Reuters. Sin embargo, los datos decepcionantes de peticiones de desempleo semanal y una nueva destrucción de trabajo en el sector privado obligan a mantener la prudencia antes de que el Departamento de Trabajo publique el informe de empleo de enero esta tarde.


De hecho, la media de los encuestados por la agencia de noticias americana señala una posible ligera creación de 5.000 puestos de trabajo en el primer mes del año. De confirmarse esta previsión optimista, sería la segunda ganancia de puestos de trabajos en los últimos tres meses, después de que la lectura revisada de noviembre mostrara un descenso de 4.000 personas en la lista de parados.

No obstante, en cuanto a la tasa de paro, las perspectivas de los expertos no esperan una variación considerable, y estiman que podría avanzar ligeramente hasta el 10,1%.

La horquilla de error que apuntan la encuesta señala desde una posible destrucción de puestos de trabajo de 97.000, hasta una fuerte creación de 100.000 nuevos empleos. Pero la media muestra valores más prudentes, con un descenso del paro en 8.000 trabajadores.

Esta lectura más optimista del posible informe de empleo contrasta con los datos conocidos a lo largo de esta semana y que suelen resultar la antesala de la presentación del informe mensual del empleo no agrícola.

Malas referencias
Así, el pasado miércoles la agencia ADP anunció que en enero el sector privado destruyó otros 22.000 puestos de trabajo. Pese a resultar el menor ritmo de creación de paro es el más flojo desde enero de 2008, lo cierto es que el mercado laboral se mantiene en un estado endeble, a pesar del crecimiento económico en el cuarto trimestre.

En el mismo tono se mostraron las peticiones semanales de desempleo, publicadas ayer jueves. Siguiendo con la tendencia marcada desde enero, en la última semana las solicitudes iniciales de prestación de desempleo avanzaron en 8.000 peticiones, hasta las 480.000, rompiendo con las previsiones del mercado.

Otro dato que pone de manifiesto la presión en la que se encuentra el mercado laboral estadounidense, a pesar de la mejora en la actividad económica. Tras salir de la recesión en el tercer trimestre del año, en los últimos tres meses de 2009 la economía estadounidense creció con fuerza, mucho más de lo esperado, al repuntar un 5,7%.

Pero este crecimiento sigue siendo ineficaz a la hora de generar puestos de trabajo y reducir la tasa de paro, asentada peligrosamente en el doble dígito. De hecho, en el mercado hay voces que no se creen estos datos, como David Rosenberg, ex economista jefe de Merrill Lynch. Este experto asegura que “sin los estímulos fiscales y monetarios, la economía estadounidense habría sufrido una contracción del 1,5% en el cuarto trimestre”.

Rosenberg insiste en que “aún no hay signos de crecimiento orgánico en el sector privado”, por lo que señala que Estados Unidos se encuentra “ante una recuperación de baja calidad”.

Mejora la confianza
Sin embargo, esta mejora en la actividad económica ha tenido su efecto positivo en la confianza del consumidor, muy debilitada por la dura recesión y por el creciente desempleo. A tenor de los últimos informes, la mejora del ánimo de los estadounidenses debería estimular al consumo y favorecer al repunte de un sector que ocupa el 70% del PIB.

Los dos estudios que miden el nivel de confianza de los consumidores americanos han registrado en enero sendas subidas. En el caso del elaborado por la Universidad de Michigan, el índice ha alcanzado su mejor nivel en dos años, mientras que en el presentado por la Conference Board, encadenó su tercer mes consecutivo de subidas.

La lucha contra el paro
La magnitud del drama del desempleo en Estados Unidos ha llevado a Barack Obama a focalizar la creación de puestos de trabajo como su principal objetivo para este año. La administración que dirige el demócrata ha diseñado un programa para incentivar la contratación de personal en las pymes estadonidenses que incluyen desgravaciones por trabajador contratado.

La caída de la popularidad en los últimos meses del presidente afroamericano, demasiado centrado en sacar adelante su proyecto de reforma sanitaria, ha provocado que vuelva la mirada al debilitado mercado laboral. “La gente se queda sin trabajo. Están muy dolidos y necesitan nuestra ayuda”, ha llegado ha manifestar Obama en una de sus últimas comparecencias públicas para explicar estas medidas de fomento del empleo.

Para lograr este objetivo, la Casa Blanca movilizará unos presupuestos récords para el ejercicio 2011, con una movilización de unos 3,8 billones de dólares y una previsión de déficit que alcance la cifra récord de 1,56 billones este año, un 10,6% del PIB. Parte de los fondos de este presupuesto para el año que viene irán destinados a realizar inversiones "críticas" en áreas como educación, energías renovables, infraestructura e innovación.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad