miércoles, 13 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

22 de diciembre de 2009

Expansión.com

La UE prorroga hasta 2011 los aranceles al calzado chino

La Unión Europea prorrogará otros 15 meses, a partir de enero de 2010, los aranceles a las importaciones de calzado de cuero procedente de China y Vietnam para protegerse de la venta de estos artículos en la UE

La extensión de estos recargos 'antidumping' ha sido posible tras el cambio de postura de Alemania, Austria y Malta, que en un primer momento apoyaron eliminarlos. Estos aranceles, que se establecieron en 2006, ascienden al 16,5% del valor de los artículos en el caso del calzado importado de China y al 10% en el caso de Vietnam.

La prórroga de 15 meses fue aprobada formalmente este martes por los ministros de Medio Ambiente y entrará en vigor en enero de 2010. Alemanes, austriacos y malteses han obtenido garantías informales de que el nuevo plazo será suficiente para completar el ajuste de la industria europea del calzado y de que por tanto no habrá nuevas extensiones de los aranceles.

España estaba entre los promotores de la prórroga, que también ha sido apoyada por otros países productores de calzado como Francia, Italia o Portugal. En cambio, los países nórdicos, Reino Unido o Países Bajos reclaman que se supriman los aranceles alegando que perjudican a distribuidores y consumidores.

La Comisión Europea propuso la prórroga de las tarifas tras realizar, a petición de la industria, una nueva investigación para determinar si seguían siendo necesarias y su conclusión fue positiva.

A pesar de los recargos, en el mercado europeo sigue habiendo 'dumping' con calzado de cuero de China y Vietnam, según Bruselas. Si bien las medidas mitigaron los efectos del dumping, estas prácticas contrarias a la competencia siguen causando un perjuicio significativo a los fabricantes de la UE, que está haciendo grandes esfuerzos para ajustar sus modelos empresariales.

A juicio de la Comisión, la supresión de medidas traería consigo más dumping y más perjuicio, y podría detener el proceso de ajuste de una industria que emplea a más de 260.000 trabajadores en la UE.

Por otra parte, en la investigación no se observó ningún efecto nocivo importante para los consumidores o los distribuidores. Los precios al consumo "permanecen prácticamente estables, y los distribuidores obtienen beneficios que, si bien son más moderados, siguen siendo saneados y superan el 20 %".

La estabilidad de los precios refleja, según Bruselas, el nivel relativamente bajo de los derechos (entre el 9,7 % y el 16,5% de los precios de importación), que son por término medio de menos de 1,5 euros por par, para zapatos que se venden al consumidor a 50 euros, tras importarse a precios que rondan los 9 euros por par.

No obstante, la Comisión recomienda una extensión de quince meses --en vez de cinco años, el máximo permitido por la normativa-- porque "la investigación ha mostrado que el proceso de ajuste de la industria va por buen camino". "Por tanto quince meses parece un periodo razonable para facilitar el ajuste del sector y al mismo minimizar cualquier impacto en otras partes interesadas", dijo el Ejecutivo comunitario.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad