domingo, 15 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

03 de diciembre de 2009

Expansión.com

Rechazo en bloque en el Congreso a la Economía Sostenible de Zapatero

La Ley de la Economía Sostenible se debatió ayer en el Congreso entre la desconfianza generalizada de toda la oposición a que sea la propuesta que necesita España en un momento de recesión aguda.

Eso sí, el texto ha despertado la imaginación semántica de sus señorías. Para el líder del PP, Mariano Rajoy, se trata de un “sarcasmo”, “juego malabar”, “truco propagandístico”, “bagatela de colorines”, incluso habló de un “rótulo luminoso en un solar vacío”. Para el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, hay “mucho envoltorio y poca proteína”.

Josu Erkoreka, por su parte, comparó el proyecto con un barco sin viento, eso sí, con una “escenografía glamurosa de gran show de Hollywood”. En la búsqueda de metáforas, Joan Herrera (ICV) se llevó la palma y avisó al presidente de que no es Astérix, “ni Salgado es Panorámix”, ni la nueva ley, la “pócima” que solucione todos los problemas.

El arrinconamiento dialéctico fue tal que el presidente del Gobierno se sacó de la manga una apuesta decidida por el diálogo social. Incluso dijo que no va a ser un “espectador” del mismo. También abogó por una reforma de la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorros (LORCA), eso sí, sin “demonizar” a los políticos. Hasta se avino a abrir un periodo de debate sobre las centrales nucleares, aunque insistió en que los más “razonable” es limitar a 40 años su vida útil.

Casi una investidura
En muchas ocasiones de su intervención, más que la presentación de una Ley, parecía un discurso de investidura. Zapatero señaló muchas de las carencias de la economía española como si las acabara de descubrir: el excesivo peso de la vivienda, un alto fracaso escolar, la elevada temporalidad o la dependencia energética fueron algunos de los elementos destacados.

Rajoy acusó al Ejecutivo de no saber pasar de “las musas al teatro”. Zapatero, muy ufano, aseguró estar ya instalado en el “teatro”, lo que provocó alguna sonrisa en un hemiciclo, donde hubo muchas ausencias y en el que la bancada popular irrumpió en aplausos nueve veces, por una de la socialista.

Eso sí, el presidente destacó en varias ocasiones la falta de posicionamiento del PP en diversos aspectos económicos, como puede ser un abaratamiento del despido, sin ser debidamente respondido en el turno de réplica. También acusó al líder de la oposición de pretender crear otra burbuja inmobiliaria con sus planteamientos de política económica, y con su rechazo a la eliminación de las deducciones de vivienda que incluye la nueva normativa.

Sin embargo, la Ley Sostenible incluye muchas más medidas para proteger a la construcción que a ningún otro sector. No se trata sólo de los cambios en la Ley del Suelo que mantienen el valor de las operaciones realizadas (ver EXPANSIÓN de ayer); es que también el nuevo Fondo de 20.000 millones para el ICO financiará infraestructuras y rehabilitación de viviendas. “No podemos hacer un debate serio y riguroso si no abordamos las cuestiones relativas a la burbuja inmobiliaria”, subrayó el presidente.

Por su parte, Josep Sánchez Llibre tachó a la norma propuesta por el Ejecutivo de amalgama de cambios “inconexos” de leyes anteriores que, incluso, restan importancia al debate de Presupuestos.

Además de preguntar a Zapatero qué piensa hacer hasta que la Ley entre en vigor en verano, señaló que ésta parece una norma de acompañamiento. Más aún, retrasará seis meses la Ley de Morosidad que ya se debatía en el Congreso.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad