domingo, 19 de mayo de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

04 de noviembre de 2009

Expansión.com

Bruselas ve dos años más de déficit en el 10% y desempleo en el 20%

La Comisión Europea (CE) publicó ayer sus previsiones de otoño para la economía comunitaria y puso en barbecho los brotes verdes del Gobierno español

Bruselas confirma la recuperación gradual en casi todos los países para 2010, excepto en tres. España será uno de ellos y seguirá en recesión hasta 2011.

El déficit público español alcanzará este año cotas del 11,2% del PIB y dentro de dos años se mantendrá en un 9,3%.

El Gobierno de Zapatero se sitúa muy lejos del 3% al que se ha comprometido con Bruselas para 2012 (una distancia presupuestaria de más de 63.000 millones de euros). La deuda española pasará de 36,1 puntos de PIB en 2007 a 54,3 este año y a un imponente 74 en 2011. Esto es, se habrá más que duplicado en cuatro años.

España presentará además un triste récord europeo, el de la mayor tasa de paro consecutiva desde 2008 hasta 2011, por encima del 20% en 2010 y en 2011, por lo menos.

Según Bruselas, la economía europea saldrá de la recesión en el segundo semestre de este año, aunque el PIB caerá en un 4% en 2009. A partir de entonces se prevé una recuperación lenta, con un crecimiento del PIB del 0,75% en 2010 y alrededor del 1,5% en 2011.

Esta mejora de derivará de las mejoras del comercio exterior y de las condiciones financieras, así como de las importantes políticas de estimulo. Según el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, la situación no es clara, por la debilidad de la demanda, tanto en el consumo como de la inversión, por lo que existe una elevada incertidumbre sobre la economía europea.

Los tres países que seguirán en recesión en 2010, Irlanda (-1,4%), España (-0,8%) y Grecia (-0,3%), sólo lograrán la recuperación en 2011. Y eso con unas perspectivas que se reconocen como inseguras y sujetas a riesgos importantes. En el caso español la CE detalla que la principal incertidumbre es la elevada tasa de paro, que puede contribuir a reducir la confianza de las familias. Esto ha provocado ya un aumento importante de la tasa de ahorro, que se sitúa en el 19% de la renta bruta disponible, cuando en 2007 era del 10%.

Otras incertidumbres, según Bruselas, dependen de las medidas fiscales decididas por el Gobierno. El aumento del IVA y la reducción de las deducciones fiscales pueden tener un impacto importante sobre el consumo, lo que podría unirse a las dificultades para obtener créditos para la inversión. Además el horizonte de la economía española, sigue diciendo la CE, se oscurece por el temor de que esta situación se complique con los problemas de muchos ciudadanos pueden tener en el momento de devolver sus créditos hipotecarios, lo que tendría un grave impacto en la economía real. Así, el déficit público duplicará el de la media europea.

Recuperación
La CE considera en su informe de previsiones económicas de otoño que la reducción de los déficits públicos es clave para reforzar la confianza de los agentes económicos y reactivar la inversión productiva y el consumo. España toma el camino diametralmente opuesto. Así, la CE quiere favorecer el recorte del gasto público y mejora la competitividad, dos elementos que favorecerán el crecimiento económico y la creación de empleo, mientras siga en una tenue situación la demanda interna, por la elevada tasa de paro, y no se hayan superado los desequilibrios externos.

Mercado laboral
Al hacer referencia a la tasa de paro, Almunia insistió en la necesidad de hacer cambios en el mercado laboral español para mejorar su funcionamiento. Por otro lado, el informe de la CE señala como causa de esa elevada tasa de paro en España la elevada segmentación y los inadecuados mecanismos de negociación, que llevan como en el pasado, a un importante aumento del paro de larga duración y reducir el potencial de crecimiento de la economía española. Almunia teme que el paro de larga duración se consolide, ya que es un riesgo en todos los países europeos.

Productividad
La productividad española mejorará en 2009. Según la CE, crecerá alrededor del 5,5%. Este aumento se debe a un fenómeno estadístico, por la fuerte destrucción del empleo en diversas actividades, incluidas algunas de baja productividad como la construcción. De hecho, en los próximos años volverá a desacelerarse, hasta situarse alrededor del 0,75% de media en 2010 y en 2011, volviendo casi a los niveles de la ultima década, cuando creció un 0,5% anual . Para acabar con esta situación, Bruselas ve imprescindible apostar por la innovación y la inversión en las empresas, y la formación de los trabajadores.

Competitividad
La CE reitera la necesidad que tiene la economía española de efectuar las reformas necesarias para cortar el deterioro constante de su competitividad, como consecuencia de que los salarios crecen por encima de la productividad, al seguir utilizándose las cláusulas de revisión salarial. Según la CE, la competitividad podría mejorarse a través de la moderación salarial.
Bruselas recomienda que se instaure una conexión entre la mejora de la productividad y el alza salarial, ya que lo contrario seguir con la conducta actual no hará más que disminuir la competitividad.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad