viernes, 15 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

28 de octubre de 2009

Expansión.com

El fraude y la caída de la demanda hunden un 34% los ingresos por IVA

La recaudación por IVA se desploma. La culpa: de la espiral deflacionista que asola a la economía y del presumible aumento del fraude fiscal.

Según los datos de ejecución presupuestaria presentados ayer por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, los ingresos por este tributo indirecto han caído un 33,9% entre enero y septiembre, en comparación con el mismo periodo de 2008.


Este fuerte retroceso contrasta con las optimistas previsiones de Salgado, que prevé recaudar 7.650 millones de euros extra por IVA en 2010. Hacienda estima que sólo con el alza del tipo general del IVA del 16% al 18% y del tipo reducido del 7% al 8% se sumarán 5.150 millones de euros más a las arcas públicas, un dato que los expertos creen que está sobrevalorado.

Pero los cálculos de Hacienda se basan en que la demanda nacional repuntará antes de lo previsto: prevén que esta partida caerá un 1% en 2010, un retroceso medio punto menor al que augura el consenso de analistas.

Según las cifras que maneja el Gobierno, se pasará de recaudar 29.281 millones de euros por IVA en 2009 a 36.931 millones en 2010. Hasta ahora, los ingresos totales acumulados en 2009 son sólo de 23.816 millones de euros "4.624 millones por operaciones exteriores y 19.192 por la interiores". Según Ocaña, si no se hubieran tomado medidas como la devolución mensual y el mayor número de aplazamientos, la caída de los ingresos por IVA no habría sido del 33,9%, sino del 21,2%.

Fraude fiscal
La vicepresidenta tampoco tiene en cuenta que, cuando el ex ministro socialista Carlos Solchaga subió el IVA en dos fases, la recaudación se redujo, algo que se achacó al fraude. Ayer mismo, la asociación de técnicos de Hacienda (Gestha) alertó de que el Estado debería haber recaudado 71.000 millones por IVA desde el 2000. Este colectivo cree que la Agencia Tributaria podría recaudar aún 42.139 millones correspondientes al IVA no prescrito de los últimos 4 años. Gestha aventura que "la evasión fiscal es un fenómeno que se acentúa en épocas de crisis".

Pero, a pesar de las amenazas, Salgado ha reducido un 6,1% los recursos de la Agencia Tributaria (AEAT) en medio de un escenario de recesión propicio para la economía sumergida. Asimismo, la AEAT tendrá que lidiar con el crecimiento del fraude con 252 personas menos en la plantilla y con un 16,8% menos de recursos para inversiones reales.

Esta situación se suma a un panorama ya de por sí sombrío: los ingresos no financieros del Estado han caído un 16,2% y los gastos se han disparado un 25,3%. Esto ha llevado al déficit público de la Administración estatal al 5,96% del PIB hasta septiembre, una cifra similar, a falta de contabilizar 3 meses más, a la de 1993, la peor la historia reciente. ¿La razón? Que el déficit se ha multiplicado por cinco sólo en un año.

Pese a que el Gobierno sigue aferrándose como un clavo ardiendo a que el agujero del conjunto de las administraciones será del 9,5% a finales de 2009 y del 8,1% en 2010, Salgado ya ha comenzado a recular. Ya no garantiza que las CCAA y los ayuntamientos vayan a respetar el objetivo de estabilidad presupuestaria que exige la Comisión Europea en 2012.

La situación financiera de la Seguridad Social tampoco es demasiado halagüeña: obtuvo un superávit de 12.015,63 millones de euros hasta septiembre, lo que supone el 30,4% menos con respecto al mismo periodo de 2008, según las cifras del Ministerio de Trabajo.

El IRPF y Sociedades, en caída libre
La recaudación de las principales figuras tributarias siguen en caída libre por culpa de la recesión más intensa de la historia reciente. En concreto, hasta septiembre, el Estado recaudó 46.839 millones de euros por el IRPF, un 10,9% menos que en el mismo periodo de 2008. Asimismo, es significativa la caída de los ingresos por el Impuesto de Sociedades.

Este tributo, que grava los beneficios empresariales, ha recaudado 14.404 millones de euros en los primeros 9 meses de este año, es decir, un 30,4% menos en términos interanuales. Tampoco es deseñable el ajuste de los ingresos procedentes de los Impuestos Especiales, pese a que ya está en vigor el alza de los impuestos sobre las labores del tabaco y sobre hidrocarburos que aprobó el Consejo de Ministros antes de la temporada de verano.

Gracias a estos impuestos indirectos, el Estado recaudó 14.316 millones hasta septiembre, un 2,5% menos que el año pasado. El ajuste más significativo fue el del gravamen a bebidas alcohólicas, cuya recaudación descendió un 13,4%. Le sigue, a cierta distancia, los ingresos por el impuesto sobre hidrocarburos, que cayeron un 4,4% hasta septiembre en comparación con los primeros 9 meses de 2008. Asimismo, la recaudación por el impuesto de las labores del tabaco cayó un 0,6% en el mismo periodo.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad