domingo, 15 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

16 de abril de 2009

El País

Las cajas urgen la creación del fondo para recapitalizar el sector financiero

La patronal del sector defiende "catalanizar" las entidades españolas

El Gobierno ha prometido aumentar la velocidad de crucero de sus medidas contra la crisis. Las cajas de ahorros reclamaron ayer que sea así. El presidente de su patronal, la CECA, Juan Ramón Quintás, avisó, y celebró, ayer que el fondo de apoyo a la recapitalización de bancos y cajas estará listo "en semanas".

El Gobierno ha prometido aumentar la velocidad de crucero de sus medidas contra la crisis. Las cajas de ahorros reclamaron ayer que sea así. El presidente de su patronal, la CECA, Juan Ramón Quintás, avisó, y celebró, ayer que el fondo de apoyo a la recapitalización de bancos y cajas estará listo "en semanas".

Quintás lanzó su mensaje a la nueva ministra de Economía, Elena Salgado, que hereda el proyecto de Pedro Solbes, y le urgió a ponerlo en marcha cuanto antes, aprovechando que la Comisión Europea está haciendo la vista gorda a sus habituales recelos a las intervenciones públicas. "En Europa se está haciendo todo lo imaginable para apoyar a entidades en apuros y Bruselas no pone problemas, pero cuando se recuperen, la ventana se cerrará y ya no se podrá pedir nada. Así que el fondo tiene que ser ambicioso y estar lo antes posible", recalcó tras la asamblea de la CECA celebrada ayer en la sede de Caixa Sabadell, que celebra este año su 150 aniversario. La cadena de televisión Cuatro afirmó ayer que este fondo dispondrá de entre 20.000 y 30.000 millones.

El presidente de la CECA no es partidario del "manguerazo" generalizado al sector, doctrina defendida en algunos ámbitos, sino de un fondo "versátil". Algo así como medicina especializada: un capote a la solvencia del que lo necesite (avales preferentes a las cuotas participativas, entre otras fórmulas), intervención directa o impulsos a fusiones entre aquellas entidades que quieren fortalecerse con vistas a la salida de la crisis.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández, Ordóñez, prefirió ayer no pronunciarse. "Esto lo decidirá el Gobierno, yo me limito a pasarle papeles a diario sobre la opinión del banco", dijo, aunque urgió a una reestructuración, privada o con intervención pública, porque "el volumen de negocio ya no será el que era", informa Bernat García. "Algunas entidades han empezado a cerrar oficinas y otras se plantean otras opciones", dibujó en referencia a posibles fusiones.

Otros viejos problemas, como la hasta hace poco trivializada injerencia política de las cajas, no se solucionan con dinero. A Quintás no le dolieron ayer prendas en Sabadell para reclamar una reforma de la ley de cajas que "corte por lo sano" los intentos de control en ciertas entidades, aunque ya ve un compromiso "formal" por parte de los partidos.

Todo fueron alabanzas al modelo catalán. "Habría que catalanizar las cajas españolas, porque aquí la Generalitat ha autolimitado en un 25% la presencia de políticos en los órganos de gobierno (cuando la ley estatal lo sube al 50%) y jamás ha nombrado a un solo representante en ninguna caja", defendió. Tras años quitando hierro a la politización de las cajas, el vodevil político en Caja Madrid, al que ayer hizo varias referencias veladas, ha abierto la caja de los truenos.

"La mayoría de legislaciones autonómicas han sido tan generosas con la presencia de políticos en los órganos que sueñan con controlarlas y cuando son dos partidos distintos, se han dado imágenes muy negativas", lamentó. La reforma que Solbes dejó pendiente restringía la presencia política en las entidades y algunas comunidades recelan de una invasión de competencias autonómicas y Quintás lo defiende.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad