jueves, 13 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

07 de junio de 2007

Invertia.com

España debe a los inmigrantes más del 90% del crecimiento medio del PIB de los últimos cinco años

España debe a los inmigrantes que residen y trabajan en España más del 90% del crecimiento medio del Producto Interior Bruto (PIB) de los últimos cinco años

según datos recogidos en el estudio "Ensayos sobre los efectos económicos de la inmigración en España" de la Fundación de Estudios de Economía aplicada (Fedea) presentado hoy.

Las cifras arrojan que la contribución de la inmigración en el decenio que abarca los años 1996 y 2005 supone el 39% del crecimiento medio del PIB español, mientras que si se reduce el periodo a los últimos cinco años, desde 2001 a 2005, esta aportación supera el 90% del crecimiento total.

Además, la inmigración ha ayudado a controlar la inflación gracias a su capacidad de ahorro, de forma que España sin inmigrantes tendría un 0,5% más de inflación media, lo que supondría una cifra mucho menos contenida, en torno al 3% (el último dato de inflación interanual la situaba en el 2,4% en mayo), según indicó uno de los editores y coautor del libro, Juan José Dolado.

Dolado afirmó que la inmigración es el "milagro" de la economía española y aunque aseguró que es "completamente cierto" que los inmigrantes han contribuido a contener el crecimiento de los salarios, aclaró que los beneficios que aportan "son mayores".

LAS REMESAS SE CUADRUPLICAN EN 6 AÑOS, HASTA 6.500 MILLONES

Las remesas de dinero que los inmigrantes mandan a sus países de origen se han más que multiplicado por cuatro en seis años, pasando de los poco más de 1.500 millones de euros del año 2000 hasta los 6.500 millones de euros contabilizados en el año pasado.

Estas remesas, según Dolado, ayudan a "resolver el problema de la inmigración". "El efecto de las remesas en los países de destino es el de una gran fuente de ingresos que beneficia al crecimiento económico del país y a la capacidad adquisitiva de quienes las reciben, lo que favorece una progresiva reducción de las desigualdades", explicó.

QUE LOS INMIGRANTES PAGUEN POR VENIR A TRABAJAR

La solución para erradicar la inmigración ilegal en España pasa por la concesión de visados de trabajo temporal que fijen, además, el pago de hasta 2.500 euros por venir a trabajar, según la propuesta lanzada por Dolado y el también editor, coautor y director ejecutivo de Fedea, Pablo Vázquez.

En concreto, se establecerían dos tipos de visados, uno para los que vengan con un puesto de trabajo con un periodo inicial de dos años ampliable a tres, y otro para los que vengan a buscar empleo, que tendrían seis meses para hacerlo y optar al modelo anterior. Este modelo, según preciso Dolado, que es profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, no es una invención propia sino la adaptación de lo aplicado por Israel tras la Segunda Guerra Mundial.

La forma de pago sería de unos 1.000 euros sólo por entrar, a lo que habría que sumar un depósito de otros 1.500 euros que sería devuelto al inmigrante en caso de que abandonara el país (un proceso similar al de la fianza en un alquiler de inmuebles). La intención de la "fianza" es la de promover la inmigración de ida y vuelta para no "descapitalizar" al país de origen, según Dolado, que para justificar el pago indicó que "los inmigrantes ya pagan un importe similar" para llegar a España de forma irregular.

El pago del depósito podría ser financiado por la empresa que decida traer al trabajador a España que, según Dolado, sería la más interesada en no cobrárselo si es productivo y para propiciar que se quede, pero que podría recuperar el importe pagado si éste se marcha.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad