martes, 17 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

28 de junio de 2006

El Mundo

La Asociación Hipotecaria alerta del agotamiento del modelo crediticio en España

La fiebre inmobiliaria ha hecho que en menos de 10 años el número de hipotecas se haya triplicado.

Sin embargo, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) alerta que el modelo de crédito que ha permitido este avance presenta síntomas de agotamiento y advirtió del "grave problema" que supone que la mayor parte de las hipotecas estén referenciadas a tipos variables.

En su informe anual, el presidente de la AHE, Gregorio Mayayo, destaca que la actividad emisora en España volvió en 2005 a situarse a la cabeza de los mercados hipotecarios europeos. No sólo eso. El pasado ha sido el año más expansivo desde que en 1996 comenzara el "largo" ciclo de crecimiento en el mercado hipotecario español y todavía mantiene un fuerte ritmo de aceleración en los tres primeros meses de este año.

El saldo hipotecario gestionado creció en 2005 a una tasa del 26,9%, para cerrar con un volumen de 739.296 millones de euros, de los que 475.570 millones correspondieron a las familias, con un incremento del 23,6%.

Pero Mayayo también incide en que "se aprecia un cierto síndrome de agotamiento" de un modelo que, pese haber funcionado eficazmente hasta el momento, precisa de un ajuste que le permita enfrentarse a la tendencia alcista en los tipos de interés, entre otros factores. Es necesaria una "reflexión seria" que impulse una reforma del marco regulatorio del sector, afirma.

El riesgo de los tipos variables
Hasta ahora, los bajos tipos de interés reales en el mercado español, sustancialmentente inferiores a los de los países de su entorno y que en los dos últimos años han bordeado el valor cero, ha favorecido una excepcional capacidad de endeudamiento de los hogares.

A ello se suma la evolución en las modalidades de préstamo, que han pasado de estar mayormente referenciados a tipos fijos a depender casi en su totalidad de los tipos variables. Mientras que en la zona euro un tercio del total del crédito hipotecario es variable, en España el porcentaje se eleva al 98,25%.

"El problema grave del mercado español es el exceso de tipos variables con el riesgo de interés que conllevan y la imposibilidad legal para el sistema financiero de poder ofrecer a los consumidores españoles toda la gama de productos hipotecarios que circulan normalmente en el resto de países europeos", afirmó Mayayo.

Repercusión en el bolsillo
España depende de una política monetaria dictada desde Bruselas que no siempre ha estado en sintonía con las necesidades españolas. Ahora, la subida de tipos de interés iniciada en los últimos meses se dejará sentir en el bolsillo de muchos españoles.

La AHE, que representa a las grandes entidades financieras del país, estima que una subida de un punto porcentual en los tipos de interés produce un crecimiento del 7% en las cuotas de amortización en los préstamos a 15 años; de un 12,5% en los créditos a 30 años y de un 16,6% en los realizados a 45 años.

De hecho, Mayayo subrayó que "existe algún riesgo de que la nuevo política monetaria genere tensiones" en un sector de las familias que adquirieron su primera vivienda durante los dos últimos años.

Necesidad de reforma
Ante esta situación, el presidente de la AHE explicó que las entidades financieras "tienen que seguir apurando todas las posibilidades" para mantener el ritmo de concesión de créditos ante la "tardanza" del Gobierno en abordar una reforma del mercado hipotecario que, según dijo, "el mercado está necesitando urgentemente desde hace más de cinco años".

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha fijado para después del verano la presentación del borrador del proyecto de reforma del mercado hipotecario que acordó el Consejo de Ministros del pasado 31 de marzo de 2006.

"La asociación confía sinceramente en que el borrador responda con realismo y rigor técnico a las necesidades que tiene el mercado hipotecario español, que lo son de los consumidores reales y que, en buena parte, han sido causadas por inadecuadas modificaciones de un marco normativo que, curiosamente, en su creación (1981-82) mereció la calificación del mejor de Europa", señaló Mayayo.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad