martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

15 de marzo de 2006

El Mundo

El déficit por cuenta corriente bate todos los récords

Pese a que crece un 23% la inversión neta del exterior en España

El déficit por cuenta corriente, que mide el conjunto de ingresos y pagos en los intercambios en el exterior, creció un 55,1% en 2005 y alcanzó el pasado año los 68.952 millones de euros, una cifra equivalente al 7,6% del Producto Interior Bruto (PIB).

Las cifras muestran que la balanza continúa su deterioro. En términos proporcionales, el déficit corriente supera al de EEUU, el líder tradicional del mundo desarrollado en el desequilibrio de la balanza de pagos.

El pasado año, el déficit por cuenta corriente de EEUU se situó en el 6,4% del PIB. Según el Banco de España, la ampliación del déficit corriente se debió, principalmente, al aumento del déficit comercial y, en menor medida, a la evolución en el mismo sentido del saldo de la balanza de rentas.

La disminución del superávit de la balanza de servicios y el crecimiento del déficit de la balanza de transferencias corrientes también contribuyeron al avance del déficit por cuenta corriente, dice el Banco de España.

Los expertos no auguran mejoras
Los expertos creen que el déficit comercial no tiene visos de mejorar a corto o medio plazo, señalaron a EFE varios expertos, que lamentaron que España no sólo pierda competitividad, sino también "atractivo" para conseguir una mayor inversión directa extranjera.

El alto crecimiento económico, junto con el aumento del consumo, siguen generando una subida de las importaciones, que no se compensa con la de las exportaciones, y los analistas insisten en que sólo un cambio del modelo económico podría hacer variar las cosas.

Así, según Ángel Laborda, director de Coyuntura de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS), es necesaria una "reconversión" de la industria, que con un nivel medio/bajo en tecnologías se dedica en buena parte a la misma producción que las economías emergentes, con las que no puede competir ni en precios ni en salarios.

Carencias tecnológicas
El Servicio de Estudios de las Cámaras de Comercio incidió en el mismo sentido, por entender que pese al avance de los últimos años persisten "importantes carencias" tecnológicas, estratégicas o en recursos humanos que impiden una mayor expansión de las empresas españolas en el exterior.

Laborda también advirtió de que la repercusión negativa de la inflación es "acumulativa", crece "como una bola de nieve" y hace empeorar aún más la competitividad.

En 2005 las ventas al exterior aumentaron el 4,3%, un incremento insuficiente y "muy por debajo del ritmo de crecimiento del comercio mundial", por lo que España sigue perdiendo cuota de mercado, según advirtió Meritxell Soler, de Analistas Financieros Internacionales.

Turismo más barato
Tanto Soler como Sergio Díaz, del servicio de Estudios de Caja Madrid, subrayaron también que el déficit comercial no está siendo compensado como antes por el superávit de la balanza de servicios.

Y es que dicho superávit, en el que pesa sobre todo el turismo, ha caído porque el turismo "es cada vez más barato", según Díaz, y el gasto medio diario por turista se ha reducido, mientras que, los españoles viajan más al exterior.

A estas causas Laborda añadió la factura del petróleo, que según dijo supone un 30% del aumento del déficit comercial. Este experto consideró además que sólo un ajuste "brusco", una recesión económica, haría reducirse el déficit comercial.

Inversión extranjera
Por otra parte, aunque las inversiones en España han aumentado con respecto a 2004 -un 23,42%, hasta los 62.755,2 millones de euros-, los expertos consideran este incremento insuficiente, que demuestra que el país está perdiendo atractivo.

Como recordó Soler, son las inversiones directas, como la instalación de plantas industriales o empresas en el país, las que generan riqueza para España a medio y largo plazo, cosa que no hacen las inversiones en cartera, muy superiores.

El año pasado, las inversiones en cartera extranjeras alcanzaron los 124.426 millones de euros, y buena parte de ellas, según Soler se ha destinado a la titulización de hipotecas, que supone la conversión de los créditos en bonos que los bancos españoles venden después a entidades extranjeras.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad