martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

24 de febrero de 2006

Expansión

Los alemanes afrontan la mayor subida de impuestos de su historia

El Gobierno de coalición cristiano–demócrata y social–demócrata (CDU-CSU y SPD) de Angela Merkel aprobó ayer la mayor subida de impuestos en la historia de Alemania.

Al aumento del IVA desde el 16% al 19% a partir de 2007, Berlín añadió un paquete de ajuste para sanear las precarias finanzas públicas. Parece una ironía que, pese a ello, los alemanes aprueben el trabajo de esta gran coalición cuando van a cumplirse los cien primeros días del Ejecutivo que dirige la primera canciller del país, según se desprende de las encuestas realizadas.

Claro que la popularidad de Angela Merkel se debe básicamente al buen papel de la canciller en el ámbito internacional y los ciudadanos destacan que, por el momento, su gran coalición está muy lejos de haber impreso a las anunciadas reformas el ritmo requerido.

La ausencia de una oposición efectiva ha favorecido lo que Merkel califica de “política de pasos cortos”, ya que la fuerza parlamentaria de liberales, Verdes y del Partido de la Izquierda es prácticamente simbólica.

El Consejo de Ministros aprobó también ayer los primeros presupuestos de la gran coalición. “No sólo se trata de subir impuestos, sino también de ahorrar y consolidar”, justificó el ministro de Hacienda, el socialdemócrata Peer Steinbrück. Como estaba previsto, los presupuestos recogen una nueva transgresión del Tratado de Maastricht, la quinta consecutiva.

Sin embargo, Steinbrück ha tenido la suerte de poder presentar un déficit mucho más moderado –el 3,3%– del que se había pronosticado el pasado otoño (3,9%), todavía bajo el Gobierno del ex canciller Gerhard Schröder.

Pese a ello, el Gobierno de Merkel cuenta con que la Comisión Europea endurecerá, de momento, el procedimiento de sanciones
contra Alemania, pero “confiamos” , dijo el ministro, en que a partir de mediados del año que viene se pueda detener el proceso.

El titular de Hacienda dejó entrever que si la economía germana se recupera como los indicadores apuntan, Alemania podría incluso cerrar el ejercicio con un déficit cercano al 3% del PIB.

Según los pronósticos de la mayoría de los expertos, el PIB experimentará este año un crecimiento del 2%, frente a la previsión oficial del 1,4%.

En total, los gastos del Estado aumentarán el 0,7% respecto a 2005, hasta sumar un total de 262.000 millones de euros, frente a unos ingresos que crecerán en 2.000 millones, hasta situarse en 192.000 millones de euros.

La ley de equilibrio presupuestario germana recoge también severos recortes en la remuneración de los funcionarios.

La deuda y el Pacto de Estabilidad
Con las medidas de ajuste, el Gobierno de Merkel quiere asegurar que Alemania cumpla, por fin, con las reglas de estabilidad del euro en 2007, al tiempo que el presupuesto estatal debería volver al marco constitucional. Y es que las cuentas públicas germanas de este año incumplen también el precepto de que el endeudamiento sea inferior a las inversiones, ya que éstas sumarán 23.200 millones de euros, mientras que los créditos públicos alcanzarán la cifra de 38.300 millones.

La Constitución germana sólo permite un endeudamiento superior a las inversiones en caso de que haya un desequilibrio de la economía, un argumento al que prácticamente todos los gobiernos, con independencia de la filiación política, han recurrido en alguna ocasión.

El Ejecutivo de Merkel anuncia para este año varias privatizaciones, y para 2007 el aumento del IVA. Con los mayores ingresos tributarios que proporcionará este incremento, Alemania pretende, además de sanear las cuentas, reducir las cotizaciones sociales, con el objeto de abaratar los costes laborales a las empresas.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad