domingo, 07 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

30 de diciembre de 2005

Expansión

Trabajo advierte del impacto del “estallido de la burbuja inmobiliaria”

El Ministerio de Trabajo teme lo que pueda pasar en las cifras de empleo y de paro cuando descienda la actividad en la construcción.

“La fuerte concentración del crecimiento económico y del empleo de los últimos años en el sector de la construcción supone un riesgo importante de cara a una posible (y esperada) contracción de este sector”. Y, en esta línea, el Departamento califica como “amenaza” un “posible estallido de la burbuja inmobiliaria”.


Así se recoge en un informe interno que el secretario general de Empleo, Valeriano Gómez, manejó el pasado día 15 en la reunión que mantuvo con el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla. El informe es lo que técnicamente se conoce como Análisis DAFO sobre el mercado laboral español, es decir, una descripción de la situación en la que se destacan “las debilidades, las amenazas, las fortalezas y oportunidades” del mercado de trabajo.

El análisis acompañaba al documento de trabajo discutido por el Departamento de Jesús Caldera con el Ministerio de Economía sobre las Orientaciones Estratégicas de la Comisión Europea para [aprovechar mejor] el Fondo Social Europeo en el periodo 2007-2013. Por esta razón, Gómez trató el documento con Spidla el mismo día que el Consejo Europeo de Bruselas comenzaba la discusión sobre los presupuestos comunitarios del próximo septenio.

En cabeza de la ocupación
El informe recalca que “desde finales de los años noventa la construcción es el sector que ha encabezado la creación de empleo en España, aunque su ritmo ha pasado del 9,5%, en tasa interanual, en 2000, al 3,7%, en 2004”. Sin embargo, la revisión de la Encuesta de Población Activa a principios de este año, que dio mayor relevancia a la inmigración y reformó las consideraciones de ocupación y paro, permitió un repunte del empleo en el sector que, en el tercer trimestre, elevó su tasa interanual de crecimiento al 5%. Desde 2000 a 2005, la construcción ha crecido en 640.000 trabajadores. Ahora ocupa a 2,4 millones de personas.

La actividad en este sector se mantiene elevada por los créditos hipotecarios a largo plazo, con bajos tipos de interés, y la fuerte creación de empleo en el conjunto de la economía. Todo ello aumenta las expectativas de las familias para contraer compromisos de gasto a largo plazo. Otra reflexión relevante que recoge Trabajo sobre el mercado laboral es el impacto del envejecimiento de la población. En este punto, el informe refleja que el crecimiento de la población activa –quienes tienen empleo o lo buscan por cualquier medio– “se centra exclusivamente en los mayores de 25 años, ya que el volumen de personas más jóvenes se está reduciendo a tasas anuales que rondan el 2%, reflejando de forma acusada el envejecimiento de la población y sus efectos sobre el mercado de trabajo”. Sorprendentemente, y en contra de lo que se suele creer, el informe refleja que en el quinquenio 2000-2004 es la población activa de más de 55 años la que ha experimentado “un crecimiento más intenso”, aunque el documento también señala que en los últimos años ha perdido fuerza. Ha pasado de crecer un 5% en 2000 a un 3,7% en 2004.

Los problemas del mercado
Trabajo ratifica que el mercado laboral español adolece de los siguientes problemas: se trata de un modelo que propicia el crecimiento del empleo de “ baja calidad”, porque más del 30% de los asalariados tiene trabajo temporal. Esta circunstancia ha creado un mercado “fuertemente segmentado” entre trabajadores indefinidos y temporales, y “la limitación de los deseos de trabajar de una gran parte de la población; fundamentalmente, de las mujeres y más aún de las que cuentan con bajos niveles de formación y tienen responsabilidades familiares”.

En este contexto, el Ministerio de Trabajo dice que “se hace necesaria una revisión de los sistemas de protección social, no sólo ante situaciones de desempleo, sino también de protección a la familia”. Una revisión “en la que se tengan en cuenta los posibles efectos positivos y negativos [de la protección social] sobre el acceso a un empleo”. Otras “amenazas” para el mercado laboral que recoge el citado informe son “la limitada movilidad geográfica” de los trabajadores y la excesiva burocracia que hay que hacer para crear una empresa. Trabajo teme la creciente competencia de los países del Este y el consiguiente peligro de desvío de inversiones y de traslado de la producción.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad