martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

26 de octubre de 2005

Cinco Días

Solbes prevé un crecimiento del 3,3% aunque suban los tipos de interés

Así lo cree el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, que ayer inauguró el debate presupuestario con un llamamiento a sindicatos y empresarios para que mantengan la moderación salarial.

Solbes dibujó en el Congreso un panorama optimista para el año que viene, pues está convencido de que la esperada recuperación de la zona euro, apuntada en los últimos datos de producción industrial y de confianza empresarial, ayudará a mejorar la aportación del sector exterior al crecimiento. Además, considera que las reformas que promueve el Gobierno y que tendrán continuidad en el ámbito laboral y en el fiscal, servirán de acicate para una mejora progresiva de la productividad.

El Presupuesto de 2006 no incorpora, a juicio del vicepresidente, 'ni aumentos excesivos de gasto público ni tampoco rebajas de impuestos', pues el Gobierno ha huido de 'ambas tentaciones' pese al buen comportamiento de los ingresos. El superávit previsto para el año que viene, el 0,2% para el conjunto de las administraciones públicas, junto con la reducción del endeudamiento, hasta niveles del 43% del PIB a finales de 2006, aumentarán la capacidad de la economía española para afrontar 'posibles desaceleraciones', señaló Solbes. Más a largo plazo, esta apuesta por la estabilidad generará márgenes de maniobra para encarar también en buenas condiciones, opinó, los retos presupuestarios asociados al envejecimiento de la población.

El vicepresidente concedió una gran importancia al comportamiento de los salarios a la hora de contener el aumento de los precios. Desde este prisma, hizo un llamamiento a los sindicatos y los empresarios para que mantengan la moderación salarial y ayuden a atenuar de esta forma los efectos asociados al encarecimiento del petróleo. 'Los intentos de recuperar vía salarios la pérdida de poder adquisitivo asociada al encarecimiento del crudo no sólo están condenados al fracaso sino que pueden ser muy nocivos para la competitividad exterior de nuestra economía y para la capacidad de generación de empleo', mantuvo el vicepresidente.

El reto de los próximos años, apuntó, es asentar un nuevo modelo de crecimiento, a sabiendas de que toca a su fin el descenso de los tipos de interés y la recepción de fondos comunitarios conocida en los últimos años.

Cuentas autonómicas austeras


En términos de contabilidad nacional y sin tener en cuenta los intereses de la deuda pública, la Administración central gestiona sólo el 20,7% del total del gasto consolidado de las administraciones públicas, frente al 30,7% que representa la Seguridad Social. La proporción de recursos gestionados por las comunidades autónomas y ayuntamientos alcanza el 48,6%. Con estos datos en la mano, Solbes emplazó ayer a las comunidades a hacer 'todo lo posible' no sólo por respetar el objetivo del 0,1% de déficit en términos de PIB que en conjunto tienen establecido para el año que viene, sino, 'si es posible, mejorarlo'.

El vicepresidente acentuó también el escaso margen del que dispone el Gobierno central, teniendo en cuenta que del total del Presupuesto no financiero del Estado para 2006, prácticamente el 63% son gastos obligatorios derivados de la financiación de las administraciones territoriales, los intereses de la deuda, las pensiones, la dotación del Fondo de Contingencia y las aportaciones a la UE.


CiU venderá caro su apoyo


Mucho tendrá que ceder este año el Gobierno en la negociación presupuestaria si quiere conseguir el apoyo de Convergencia i Unió (10 diputados) a las cuentas del Estado de 2006. El líder de CiU, Josep Antoni Durán Lleida, hizo ayer un discurso más contundente que el del PP a la hora de criticar la política económica que pilota Pedro Solbes, en la que ve un grado excesivo de pasividad y riesgos cercanos relacionados con el desboque de los precios, el encarecimiento del petróleo, el elevado déficit exterior, el posible parón en la creación de empleo, el alza de los tipos de interés y la escasa ganancia de productividad.

Durán hizo también un balance negativo de los presupuestos de inversión para Cataluña, que juzga a todas luces insuficientes.

El respaldo de CiU al proyecto de ley no es imprescindible en el Congreso, pero podría provocar su veto en el Senado, como ocurrió el año pasado.

Esquerra Republicana anunció ayer que enmendará los Presupuestos para conseguir más dinero para gasto social.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad