martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

27 de junio de 2005

Invertia.com

Solbes prevé que el crudo supere los 50 dólares en 2005 y dice que los consumidores deben asumirlo

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, aseguró hoy que la hipótesis más probable que maneja el Ejecutivo es que el precio del crudo se sitúe este año por encima de los 50 dólares el barril.

Durante su intervención en el Foro ABC, Solbes indicó que, pese a este encarecimiento del crudo (el Gobierno estimó un precio en torno a los 45 dólares en su programa de estabilidad), la economía española está creciendo a un ritmo del 3,3% en el primer trimestre, y según dijo, se espera que se "acelere" en los próximos meses. A lo que sí ha afectado es, en su opinión, a la tasa de inflación, aunque señaló que todavía se encuentra en niveles "relativamente manejables".

En cualquier caso, admitió que "no es deseable" trabajar con precios del petróleo "tan altos", por lo que indicó que es necesario que España sea más eficiente en términos de consumo energético, a lo que tampoco contribuye, según dijo, el hecho de que los impuestos sean más bajos que en otros países de la UE. En este contexto, el ministro dijo que tal vez sea necesario adoptar medidas para que los consumidores "internalicen" este encarecimiento, aunque eludió especificar las medidas concretas.

Pese al "riesgo" que supone para la economía española el precio del crudo, Solbes destacó que la actual coyuntura económica es "positiva", e incluso llegó a calificarla de "envidiable", y destacó el crecimiento en el entorno del 10% de la inversión en bienes de equipo y la buena evolución de la creación de empleo.

Factores de riesgo

No obstante, admitió que existen elementos que pueden lastrar el crecimiento futuro y, además del encarecimiento del crudo, destacó la "difícil" situación económica de los principales socios comerciales de España (Francia, Alemania, Italia y Portugal) y la "fuerte" contribución negativa del sector exterior al crecimiento, del que aseguró que todavía no muestra "señales de corrección". Además, advirtió de la caída de las barreras comerciales en China y los países del Este.

Junto con ello, apuntó que el diferencial de precios de España con la zona euro, en el entorno de un punto, está aún por encima "de lo deseable", y alertó de la posibilidad de que este aumento se "contagie" a los costes laborales unitarios y merme la capacidad de España de competir en precio con otros países.

Además, el titular de Economía dijo que la productividad del trabajo está creciendo a tasas del 0,5% en los últimos años, lo que demuestra, a su juicio, la "limitación" del patrón de crecimiento económico, basado en la demanda interna y la construcción. Por todo ello, apostó por reforzar la estabilidad presupuestaria y por mejorar la inversión en I+D, consiguiendo la inserción del mundo científico en el mundo empresarial, más que a través de incentivos fiscales.

Nueva ley de defensa de la competencia
También abogó por mejorar el funcionamiento de los mercados, ya que considera que aún existen "trabas y obstáculos" y marcos regulatorios no del todo "eficientes". Así, dijo que el Gobierno presentará en el segundo semestre del año una nueva Ley de Defensa de la Competencia para mejorar el funcionamiento de los mercados de bienes y servicios. En cuanto al sector eléctrico, reiteró que necesita más "dosis de competencia" ante las "importantes distorsiones" en la formación de precios.

Finalmente, Solbes defendió la "estabilidad en el marco regulatorio fiscal", ya que, según dijo, no conviene olvidar que en cada sector económico hay un importante volumen de inversión de acuerdo con la fiscalidad vigente, por lo que cualquier cambio fiscal puede generar "frustración o desconfianza" hacia las inversiones futuras.
"La estabilidad en la normativa fiscal debe ser un elemento fundamental de la política económica, aunque no debe confundirse con la pasividad", añadió el ministro, quien indicó que, por ello, el Gobierno ha "dosificado" los cambios en materia fiscal y ha renunciado a la Ley de Acompañamiento.

Sobre la reforma del IRPF, insistió en que el Ejecutivo la presentará en el Congreso en la segunda mitad de este año para que sea debatida en 2006 y pueda entrar en vigor el 1 de enero de 2007. La reforma, añadió, contemplará una rebaja del número de tramos, igualará más la fiscalidad de las rentas del trabajo y las del capital y mantendrá con "algunos matices" las deducciones por vivienda y planes de pensiones. "Y no mucho más", reconoció.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad