viernes, 05 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

23 de junio de 2005

El Mundo

Fuerte descenso de la inversión extranjera directa en España en 2004

La inversión extranjera directa en la mayor parte de Europa occidental, especialmente en Alemania, España y Francia, experimentó una fuerte caída en 2004, frente al señalado aumento en el Reino Unido y Estados Unidos.

En España, el flujo de entrada de inversión extranjera directa (IDE) en 2004 se redujo sustancialmente comparado con el año anterior. Durante el pasado ejercicio la IDE se limitó a 9.900 millones de dólares (8.165 millones de euros), frente a 25.600 millones de dólares en 2003 (21.113 millones de euros) y 35.900 millones de dólares en 2002(29.608 millones de euros), señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Además, si se excluyen las inversiones a través de compañías financieras creadas específicamente para servir de conducto para la inversión, España recibió menos de mil millones de dólares de IDE en 2004, después de flujos de entre 7.000 y 9.000 millones en los años precedentes.

Sin embargo, cabe destacar que entre los cuatro países de Europa occidental con el mayor nivel de inversión directa en el extranjero en 2004, España fue el único que la aumentó sobre 2003.

Las inversiones españolas directas en el extranjero se cifraron en 42.000 millones de dólares (34.639 millones de euros), frente a 23.400 millones de dólares (19.299 millones de euros) en 2003, un aumento que refleja en buena parte la compra del Grupo Santander de la entidad británica Abbey National, pero también la continua actividad de las empresas españolas en países vecinos y en Latinoamérica (México, Chile y Brasil figuran entre los primeros 10 destinos de IDE española).

Dónde se va el dinero

En Alemania, los inversores extranjeros retiraron 38.600 millones de dólares, comparado con la entrada de 27.300 millones en el país en 2003, y en Francia la IDE se redujo a la mitad, pasando de 42.500 millones en 2003 a 24.300 millones en 2004.

En el otro extremo de la balanza se cuenta el Reino Unido, que registró un fuerte aumento: 78.500 millones de dólares, frente a 20.400 millones en 2003, con lo que se sitúa en segundo lugar mundial después de Estados Unidos.

En EEUU, 2004 marcó "una vuelta" a la normalidad, ya que ese país recobró su papel de primer destino mundial de inversiones directas que ha tenido en la mayor parte de las últimas dos décadas: recibió 107.000 millones de dólares en IDE, tras 67.000 millones en 2003.

Las inversiones directas de EEUU en el extranjero alcanzaron un récord de 252.000 millones el año pasado, frente a 141.000 millones en 2003, lo que traduce en cierta medida la debilidad del dólar y el interés de sus empresas por adquirir activos en el extranjero.

China, en el punto de mira

Según la OCDE, China recibió en 2004 buena parte de la IDE hacia los países en desarrollo, con un récord de 55.000 millones (47.000 millones en 2003). Hong Kong y Singapur recibieron 50.000 millones.

Sin embargo, otras regiones han progresado en la captación de IDE, como América del Sur, que parece salir del bache que siguió a la crisis en Argentina, país que recibió 4.000 millones de dólares en IDE, Brasil, 18.000 millones y Chile, 8.000 millones.

Ello supone en torno a dos veces más que en 2003 para estos tres países, indica la OCDE, que señala que ciertos países en desarrollo cobran más importancia como inversores en el extranjero.

Así, en América Latina, grandes sociedades mexicanas y brasileñas parecen lanzarse en un primer tiempo en un proceso de integración regional por medio de inversiones antes de pasar a la implantación de redes de grupos realmente internacionales.

Por su parte, un creciente numero de sociedades chinas realizan inversiones "estratégicas" en el extranjero, en particular para tener acceso a materias primas.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad