viernes, 20 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

23 de mayo de 2005

Cinco Días

La productividad es negativa en cinco de los ocho principales sectores

Cinco de los ocho principales sectores de la actividad española cuentan con tasas de productividad negativa, debido al aluvión de empleo de baja cualificación incorporado en los últimos años.

La nueva Contabilidad Nacional que acaba de hacer público el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha puesto en evidencia un detrimento de la productividad de la economía más agudo aún de lo que se presumía inicialmente.

La revisión estadística hecha por el organismo que preside Carmen Alcaide presenta un crecimiento de la productividad aparente por ocupado (relación entre la producción global y el número de trabajadores) de sólo el 0,4% en 2004, dos décimas menos que el ya de por sí exiguo 0,6% calculado con la base anterior (año 1995).

Un análisis detallado de esta ratio, con cifras desagregadas por sectores a las que tuvo acceso Cinco Días, pone en evidencia la crisis del actual modelo de crecimiento, excesivamente centrado en la explotación de empleo poco cualificado.

Cinco de los ochos principales sectores de actividad de la economía española tienen tasas de crecimiento de la productividad negativas (caídas reales), que han sido incapaces de corregir en los últimos cuatro años.

Sólo se salvan la industria, el transporte y otros servicios mercantiles. El resto (construcción, agricultura, comercio, hostelería e inmobiliario) cuentan con tasas en negativo, que oscilan entre el -0,8% y el -1,5% en el último año.


Hostelería, agricultura y comercio, los de peor comportamiento


En el vagón de cola se encuentra la hostelería, uno de los refugios tradicionales de la mano de obra poco cualificada, y en donde más se está notando la llegada masiva de inmigrantes.

Pero incluso en la industria, en donde la productividad es aún positiva, la evolución en el último quinquenio ha sido descendente.

La construcción, por su parte, mejora sus perspectivas pero se mantiene todavía en números rojos. El factor fundamental que tiñe de rojo y explica estas pésimas estadísticas es un incremento del empleo en una intensidad muy superior al aumento de la producción. De hecho, coinciden las caídas de productividad con los sectores en donde más se ha aflorado empleo, en su inmensa mayoría inmigrante.

En esta línea, los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) revelan una afloración de 137.000 inmigrantes en la hostelería, otros 162.000 en el personal doméstico (servicios) y 237.000 en construcción.

Todos los expertos resaltan que la productividad hubiera tenido una evolución muy diferente si los empleos creados se hubieran concentrado en sectores intensivos en capital, que son los que generan más producto por empleado. Esta es, precisamente, la asignatura pendiente de la economía española.

A la mitad del objetivo previsto por el Gobierno


Los peores datos sobre productividad que arrojan las nuevas estadísticas del INE suponen, además, un jarro de agua fría sobre las estimaciones del Gobierno.

El Ministerio de Economía y Hacienda había previsto acabar este año con un crecimiento del 0,8% de la productividad aparente, justo el doble de donde acabó en 2004, con los nuevos datos. Cumplir con estas expectativas, entregadas, por otra parte a Bruselas en el programa español de Estabilidad y Crecimiento, es algo que se presume inalcanzable, sobre todo, teniendo en cuenta que sigue aflorando población a un ritmo muy superior al de la producción. De hecho, en la nueva contabilidad nacional no se tiene en cuenta todo el aumento poblacional a fecha de hoy. Falta otro millón de inmigrantes, aflorados por el INE en los últimos trimestres (en España ya hay contabilizados oficialmente 3,7 millones). Para el Gobierno, las estadísticas revisadas del INE corroboran que el diagnóstico oficial del Ejecutivo es el acertado. 'La mejora de la productividad debe ser una de las prioridades para esta Legislatura', insiste el secretario de Estado de Economía, David Vegara, recordando el plan de dinamización de la economía aprobado hace tres meses para, precisamente, impulsar la productividad.

Además de este plan, el Gobierno está estudiando para el próximo año rebajar las cotizaciones a las empresas que inviertan en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). La rebaja se extendería a las sociedades de nueva creación. El camino por recorrer es largo. España está a la cola de Europa en lo que se llama sociedad de la información, y a años luz de EE UU, el país con mayor productividad en los últimos diez años.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad