lunes, 18 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

21 de abril de 2005

Cinco Días

Los sindicatos exigen límites legales a la temporalidad

Lo que sí proponen es que la ley limite el número máximo de contratos temporales que se puedan hacer a un mismo trabajador.

El Gobierno ha centrado el debate de la reforma laboral en la generalización del contrato de fomento del empleo con España hay un millón de trabajadores temporales a los que se les hacen repetidamente contratos temporales en una misma empresa y para el mismo puesto de trabajo. Si se atajara esta situación en cinco años la tasa de temporalidad, anclada ahora en el 30% caería diez puntos.

Así lo explicó ayer el secretario general de UGT, Cándido Méndez quien presentó junto al líder de CC OO, José María Fidalgo, las propuestas sindicales para la próxima reforma laboral.

Para atajar la temporalidad, fundamentalmente para los jóvenes, los sindicatos proponen de manera general que la ley diga el número máximo de contratos temporales que un empresario puede hacer a un mismo trabajador. Si el empresario infringe la ley y supera el límite, los sindicatos buscan un método 'ágil' que de forma automática obligue al empresario a hacer fijo al trabajador.

Junto a esta medida pretenden aumentar la cotización por desempleo de los contratos temporales. Esta última propuesta, que defiende ahora principalmente UGT y el Gobierno, ya fue impuesta por el Gobierno del PP en 2001, cuando encareció la cotización de los contratos temporales un 36% y además estableció una indemnización de ocho días por término de contrato, pero los efectos han sido completamente nulos para luchar contra la temporalidad.

Aunque estas son medidas generales contra la temporalidad, CC OO y UGT insisten en que este problema sólo disminuirá si se combate de manera particular en los sectores afectados (construcción, el comercio, la hostelería, la agricultura, el sector público y el empleo doméstico) que agrupan a casi dos tercios del empleo temporal.

Para actuar sobre la construcción piden que se cambie en el Estatuto de los Trabajadores el contrato de obra y servicio, para que prohiba su carácter mercantil y sea exclusivamente laboral, así como aumentar la responsabilidad empresarial en materia de subcontratas.

Al margen de las propuestas concretas lanzadas ayer por Fidalgo y Méndez, los líderes sindicales transmitieron ayer un claro mensaje: casi más importante que cualquier reforma laboral pactada serán los compromisos de inversión pública del Gobierno en I+D+i y en educación y formación. 'El Gobierno no puede limitarse a ser árbitro entre las iniciativas de sindicatos y patronal, debe hablar de lo que va a hacer fuera de la mesa', dice Fidalgo.

Alemania apuesta por la temporalidad


Mientras en España se habla de penalizar el uso abusivo de contratos temporales, en Alemania se ha escogido, precisamente esta vía, para crear empleo.

El Gobierno socialdemócrata-verde flexibilizará la normativa de los contratos de trabajo temporales, de manera que pueda haber sucesivos acuerdos entre un mismo trabajador y empresario. Según el proyecto de ley recientemente aprobado por el Ejecutivo alemán, un empresario podrá contratar repetidamente a un mismo empleado, siempre que entre el inicio del nuevo contrato y el final del anterior hayan transcurrido dos años. La norma fue anunciada en marzo por el canciller Schröder, junto a otras medidas destinadas a favorecer la creación de empleo, entre ellas la rebaja del impuesto de sociedades. El ministro de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, presentó este martes, a su vez, una iniciativa para favorecer la reincorporación al mercado de los parados mayores de 58 años. Se pretende incentivar a los desempleados a aceptar puestos de baja remuneración sin por ello perder sus subsidios. El ministro confía en crear 50.000 empleos.


Otras propuestas sindicales


Bonificación y tasas de temporalidad

Los sindicatos comparten la propuesta del Gobierno de reordenar las bonificaciones al empleo estable pero van más allá y proponen que 'se vinculen a la tasa de temporalidad de la empresa beneficiaria y a los esfuerzos realizados para reducirla'. Esto dejaría fuera a muchas empresas que ahora las reciben. Y piden que estas ayudas se financien con impuestos y no con cotizaciones.

Más seguridad para el tiempo parcial

Los trabajadores rechazan los contratos a tiempo parcial porque son inseguros. Eso es lo que dicen los sindicatos, que reclaman una nueva reforma de este contrato que 'asegure el derecho a la concreción del horario y a la distribución de la jornada, estableciendo ambos parámetros en el contrato de trabajo' y asegurar la voluntariedad y la igualdad de trato respecto a la jornada completa.

Una Inspección como en Hacienda

'Tenemos que tener una Inspección de Trabajo como la que tiene Hacienda para la Agencia Tributaria', dijo ayer José María Fidalgo. De hecho, la mayoría de las propuestas contra la temporalidad no servirán de nada sin la acción de la Inspección para atajar el fraude, que afecta al 50% de la contratación temporal. Por ello exigen reforzar enormemente el papel de la Inspección.

Igualdad de género y de salarios

Los líderes sindicales quieren establecer 'los medios legales convencionales para que la estructura salarial sea lo más transparente y sencilla posible' y tratar de atajar así la discriminación salarial contra la mujer. Además proponen otras medidas como 'extender el permiso de paternidad a los padres' y que 'a igualdad de méritos haya preferencia para contratar a las mujeres'.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad