domingo, 17 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

21 de abril de 2005

El Mundo

España puede perder hasta 42.000 millones de euros con el nuevo reparto de fondos europeos

España podría perder de 16.000 hasta 42.000 millones de euros en el período 2007-2013 con el nuevo reparto de los fondos europeos con relación a los recursos percibidos entre 2000 y 2006.

El informe, que fue presentado hoy en rueda de prensa por el presidente de la FEF, Aldo Olcese, y el director del estudio, Miquel Nadal, ex secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, pretende contribuir al debate público y ofrecer una serie de aportaciones para que el Gobierno negocie "lo mejor posible" esta cuestión en Europa.

Aunque las negociaciones sobre el nuevo reparto de los fondos europeos están abiertas, el FEF cree que en cualquier caso es previsible una pérdida de recursos "considerable" para España, que vendrá determinada finalmente por la posibilidad o no de que España siga beneficiándose del Fondo de Cohesión, y por la intensidad de las ayudas que al final se decida dar a las regiones de los países de la ampliación.

"El gran perdedor"

Según explicó Nadal, España será "el gran perdedor" de fondos europeos con relación al período 2000-2006. La pérdida de ayudas entre 2007 y 2013 será para nuestro país de 16.000 millones si sigue percibiendo del Fondo de Cohesión, de 25.000 millones si deja de percibir, y de hasta 42.000 millones en el escenario más negativo (si las ayudas comunitarias que reciban los países de la ampliación se sitúan en el 4% de sus respectivos PIB, como reclaman algunos).

Cualquiera que sea el resultado final de la negociación, Castilla y León y Valencia, que dejarán de ser Objetivo 1, serán las regiones más afectadas, con pérdidas de recursos comunitarios que alcanzarán los 3.500 y 2.000 millones, respectivamente. Si al final Galicia y Castilla-La Mancha dejan también de ser regiones Objetivo 1, también estarían entre las grandes perdedoras de fondos.

De esta manera, según el informe de FEF, España será, en conjunto, "uno de los mayores pagadores de la ampliación, ya que, con la política de cohesión que propone la Comisión Europea, en cifras absolutas España seguiría siendo el segundo receptor más importante de fondos europeos, pero en términos de PIB pasaría a ocupar la posición número 14.

Ayudas al I+D

Por todo ello, la FEF cree que la estrategia del Gobierno español en esta negociación debe intentar minimizar la pérdida de recursos, convenciendo a los demás socios de que hay margen para que España siga recibiendo, al menos parcialmente, Fondos de Cohesión, ya que, aunque el PIB per cápita de España se situará por encima del 90% de la media de la UE-25, estará por debajo del 90% de la media de la UE-15.

Según los cálculos de Nadal, que cree que la propuesta actual del nuevo reparto de los fondos europeos de la Comisión es "una oportunidad perdida", existe un remanente en los Fondos de Cohesión de entre 5.000 y 10.000 millones de euros, por lo que hay margen para que España siga recibiendo ayudas. Pero la FEF cree obtener el mayor volumen posible de fondos estructurales no puede ser el único objetivo en esta negociación.

A su juicio, el Gobierno español debe defender un concepto mucho más amplio de la política de cohesión, que tenga en cuenta, además del PIB per cápita, otros indicadores, como el nivel educativo, el nivel tecnológico y la inversión en I+D, entre otros, aspectos en los que existe una brecha importante entre España y la UE y que son factores fundamentales del nivel de desarrollo de un país.

En concreto, Nadal reclamó la creación de un Fondo de Convergencia en I+D para los países menos desarrollados de la UE en esta materia, como es el caso de España. También propuso la creación de un Banco Regional de Desarrollo para los países mediterráneos, que permitiría a las empresas españolas instaladas en Marruecos, por ejemplo, beneficiarse de ayudas.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad