jueves, 17 de octubre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

09 de febrero de 2005

Invertia.com

Solbes cree que el déficit de 2004 será menor del 0,8% PIB y estará cerca del 0,5%

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, dijo hoy que el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas en 2004 fue "considerablemente menor" al 0,8% del PIB previsto.

En su comparecencia ante la comisión de Economía y Hacienda del Congreso, Solbes explicó que esta mejora se debió a la contención del gasto público, a la positiva evolución de los ingresos y a un superávit de la Seguridad Social mayor que el inicialmente previsto (del 0,8%).

En declaraciones a los medios, añadió que también será algo inferior a lo previsto el saldo negativo del Estado y los Organismos Autónomos (1,8% del PIB), lo que unido al superávit del 0,2% esperado para las Administraciones Territoriales, arrojaría un déficit total cercano al 0,5%.

Respecto al crecimiento, dijo que el año pasado se situó entre el 2,6% y el 2,7% y para 2005 reiteró que estará en torno al 2,9%, aunque si las variables externas -precio del petróleo y crecimiento de la zona euro, principalmente- evolucionan mejor de lo previsto por la Comisión Europea, podría alcanzar el 3% calculado anteriormente por el Gobierno.

Solbes se mostró "optimista" sobre la evolución futura de la economía española, valoró especialmente el elevado ritmo de creación de empleo y vaticinó una moderación de la inflación.

Auguró que la composición del crecimiento tenderá a ser más equilibrada, con menor detracción del sector exterior -según el Programa, en 2004 recortó 1,5 puntos al crecimiento, en 2005 restará un punto y se reducirá progresivamente los ejercicios siguientes-.

En opinión de Solbes, la evolución económica que apunta España es muy positiva, teniendo en cuenta el contexto internacional "no sencillo", con débil crecimiento en la zona euro y un precio del petróleo relativamente elevado. Subrayó el compromiso del Ejecutivo con la estabilidad presupuestaria y reiteró que el cambio en la previsión de ejecución del año pasado, de superávit a déficit, no fue resultado de una nueva orientación política, sino de aplicar ajustes contables y asumir compromisos de gasto.

Si se excluyeran esos gastos no recurrentes, dijo, el saldo final de las administraciones públicas hubiera sido de superávit, objetivo que sí se alcanzará en 2005, reseñó. Entre los retos a que se enfrenta la economía española, subrayó el avance de la productividad y la reducción del diferencial de inflación con la UE.

En este contexto, explicó, la política económica apuesta por la estabilidad presupuestaria, el aumento de la productividad y la mejora de la transparencia y calidad del marco regulador. Reiteró los efectos positivos de mantener las cuentas públicas en equilibrio y avanzó que, en la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, se separará la Seguridad Social del resto de administraciones para fijar el objetivo de estabilidad y éste será a lo largo del ciclo.

Para impulsar la productividad, se acometerán a lo largo de la legislatura reformas estructurales de los mercados de productos y factores y se fomentará el clima empresarial y el espíritu emprendedor. En el mercado laboral, las prioridades serán reducir la temporalidad, aumentar la ocupación femenina, modernizar la negociación colectiva, mejorar la formación y perfeccionar la protección social.

Desde el PP, el diputado Miguel Arias Cañete consideró que el cuadro macroeconómico es "excesivamente optimista" así como que la estabilidad presupuestaria está en "entredicho" y reclamó medidas para promover la productividad e impulsar el sector exterior, "en caída libre" desde que llegó el PSOE al Gobierno.

El diputado de CiU Josep Sánchez-Llibre pidió "concreción y no incertidumbres" sobre las medidas económicas y fiscales, mientras que el portavoz del PNV, Pedro María Azpiazu, mostró su preocupación por la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El parlamentario de CC Luis Mardones abogó por incentivar el sector turístico y la diputada del BNG, Olaia Fernández, pidió un esfuerzo para compensar a las regiones más afectadas por la futura pérdida de fondos europeos.

El portavoz del PSOE, Ricard Torres, agradeció al representante del PP que se hubiera limitado a tratar el tema de la comparecencia, pero criticó su catastrofismo al evaluar la coyuntura española.

Solbes rechazó en su réplica que se culpe al PSOE del deterioro del sector exterior y del actual diferencial de inflación, pero aseguró que el Ejecutivo "va a hacer lo que le corresponde" para combatirlo y reiteró que la clave está en mejorar la productividad.

Sobre la reforma de la Ley de Estabilidad, dijo que recogerá las preocupaciones de todos, pero respetando los principios fundamentales, y añadió que debería estar lista ante la elaboración del próximo presupuesto.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad