martes, 23 de abril de 2024

Noticias

Buscar

Restaurar

14 de marzo de 2024

El Economista

El BCE revoluciona los tipos de interés para afrontar el nuevo ciclo de recortes

El organismo dejará el tipo de refinanciación 15 puntos básicos por encima del de depósito…
…y también ajustará la facilidad marginal de crédito en septiembre de 2024

La revisión del marco operativo del Banco Central Europeo (BCE) ha concluido, y el organismo ha anunciado nuevas medidas que encajan con las expectativas que mantenían muchos expertos. Lo más destacado del cambio del banco central es el ajuste de los tipos de interés que va a llevar a cabo, en septiembre de 2024, que reducirá el diferencial entre lo que paga el BCE a los bancos europeos por dejar su dinero aparcado en el banco central y lo que les cobra por el crédito. De este modo, el organismo pretende incentivar a los bancos a que acudan a sus operaciones de refinanciación para que tomen liquidez en su ventanilla y también tener un control más estrecho de los tipos de interés de corto plazo del mercado. El BCE mantiene sin cambios las operaciones de refinanciación y las TLTRO a 3 meses, así como las exigencias de capital mínimo a la banca, pero lanzará nuevas subastas de más largo plazo en los próximos años. El objetivo del BCE ha quedado claro: quieren atar en corto a los tipos de mercado, y que sus decisiones de política monetaria tengan un impacto más directo en ellos. Para ello, el retoque del diferencial que tendrán los distintos tipos de interés de referencia que tiene el BCE es clave, aunque el resto de las medidas que han anunciado no cambien mucho los mecanismos que utiliza el organismo para afectar a las condiciones financieras de la eurozona.

El retoque de los tipos de interés
El BCE utiliza tres tipos distintos. La referencia es, y seguirá siendo, como ha anunciado el organismo en su revisión, la facilidad de depósito (MFR, por sus siglas en inglés), es decir, el interés que paga el BCE a los bancos que dejen su dinero aparcado en el banco central. Los otros dos tipos gravan lo contrario: lo que el organismo cobra a los bancos por acudir a por crédito. El tipo de refinanciación (MRO) tasa el coste para un banco de tomar prestado a una semana, y la facilidad marginal de crédito (MLF) recoge el precio del crédito a un día. El BCE pretende "incentivar a los bancos a que pujen en las operaciones semanales" de refinanciación, de forma que "los tipos de interés del mercado evolucionen cerca de la facilidad de depósito", recoge el organismo en su comunicado. Para ello, el BCE reducirá el precio que cobra a los bancos por prestarles dinero: lo hará a partir del 18 de septiembre, de forma que el tipo de refinanciación se quede en un diferencial de 15 puntos básicos frente a la facilidad de depósito (el diferencial actual es de 50 puntos básicos), y que la facilidad marginal de crédito ofrezca un diferencial de 25 puntos básicos (frente a los 75 puntos básicos actuales). De este modo, el organismo mantendrá el suelo de los tipos en la tasa que marque la facilidad de depósito. ¿Tendrá consecuencias este cambio en los recortes de tipos que esperan los mercados para los próximos meses? En principio, según el comunicado del BCE, este ajuste de tipos que han anunciado "se hará efectivo el 18 de septiembre de 2024", por lo que todo apunta a que el organismo se adaptará al nivel en el que esté el precio del dinero en ese momento para ajustar en esa fecha su estrategia.

Teniendo esto en cuenta, y también la hoja de ruta que esperan los mercados para el BCE en 2024, en junio se recortarán los tres tipos de interés 25 puntos básicos, lo que dejará el tipo de depósito en el 3,75%, el tipo de refinanciación en el 4,25% y el de la facilidad marginal de crédito en el 4,5%. Posteriormente, en la reunión del 12 de septiembre, se repetirá una bajada del mismo calibre, dejando los tres tipos en el 3,5%, 4% y 4,25%, respectivamente. Una semana después, del 18 de septiembre, el BCE llevará a cabo su nuevo ajuste, dejando las tres referencias en el 3,5% la facilidad de depósito, en el 3,65% el tipo de refinanciación, y en el 3,75% la facilidad marginal de crédito.

Los canales de liquidez para la banca
La otra parte de los cambios que ha anunciado el BCE tienen que ver con la forma en la que reparte liquidez a los bancos en los momentos en los que el organismo quiere ampliar la masa monetaria que hay en el Eurosistema. En este sentido, no ha habido grandes cambios, ya que el organismo ha confirmado que continuará llevando a cabo subastas semanales y trimestrales de liquidez (las semanales son las llamadas operaciones principales de refinanciación, al precio que marque el tipo de refinanciación, y las trimestrales son las LTRO). Aunuqe no se hayan producido giros bruscos en esta pata de la política monetaria, esto, en sí, ya es notorio, ya que los mercados estaban especulando con algunas variaciones en la forma de introducir liquidez en el sistema por parte del BCE.

La novedad que ha anunciado el BCE es que volverá a lanzar nuevas operaciones de refinanciación de largo plazo (las llamadas TLTRO, rondas de financiación de más largo plazo, con vencimientos de hasta 3 años), y que implementará una "cartera estructural de valores". Estos cambios, sin embargo, no se deben esperar para el corto plazo, ya que el organismo ha anunciado que se tomarán "una vez el balance de activos del Eurosistema empiece a crecer de nuevo de forma duradera". En este momento el BCE está en pleno proceso de recorte del balance, y no se espera que este esfuerzo para recortarlo vaya a cambiar en el medio plazo.

Las nuevas operaciones de refinanciación y la cartera estructural de valores "se calibrarán de acuerdo a las necesidades de liquidez de la banca y las reservas mínimas de capital", explica el BCE, y se diseñarán "para evitar que interfieran con el posicionamiento de la política monetaria". Por el momento, el BCE confirma que "la cartera adquirida con el Programa de Compras de Deuda (APP) y con el Programa de Compras de Deuda de Emergencia (PEPP) seguirá reduciéndose".

El BCE concluye confirmando que no cambiará las reservas de capital exigidas a la banca, que seguirán siendo del 1%, y que tampoco retocará la remuneración por estas reservas, manteniéndolas en el 0% actual.

El organismo irá analizando con el paso de los años cómo funciona este nuevo marco operativo, y en 2026, o antes, si es necesario, revisarán "los parámetros principales" de este nuevo marco, además de que llevará a cabo en ese momento "un análisis en profundidad del diseño de las nuevas TLTRO y de la cartera estructural de valores" que acaban de presentar.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad