miércoles, 01 de febrero de 2023

Noticias

Buscar

Restaurar

19 de enero de 2023

La Información

El BCE mantendrá el ritmo de subidas de los tipos con la inflación en el 9,2%

La entidad capitaneada por Christine Lagarde contempla "varias" alzas de 50 puntos básicos tras la aplicada en diciembre, según apunta Klaas Knot, miembro del Consejo de Gobierno del ala dura

La inflación apenas da tregua a la Eurozona. El alza de los precios fue del 9,2% el mes pasado, lo que supone una fuerte moderación con respecto al 10,1% al que avanzaron en noviembre, pero sigue suponiendo un esfuerzo notable para familias, empresas y para los propios estados. El encarecimiento del coste de la vida mete presión al Banco Central Europeo (BCE) y los miembros más ortodoxos de su Consejo de Gobierno, los conocidos como 'halcones', muestran las garras.

En este sentido, la presidenta del organismo, Christine Lagarde, ha admitido que la tasa del IPC en la zona de la moneda única continua siendo elevada, restando importancia al menor avance del aumento de los precios. Durante un coloquio en Davos, la máxima responsable de la política monetaria en la eurozona ha recordado que la misión del banco central pasa por evitar el riesgo de desanclaje de las expectativas inflacionistas, en línea con su objetivo de mantener la estabilidad de precios en torno al 2%. Pese a ello, Lagarde se muestra optimista con respecto a las perspectivas económicas y confía en que la contracción de la actividad será modesta durante 2023, un ejercicio que será "mejor de lo esperado", al calor de los datos del mercado laboral europeo. Algo más tajante ha sido el gobernador del Banco de Países Bajos, Klaas Knot, quien ha dejado claro que la entidad no va a contentarse con un único aumento de 50 puntos básicos de los tipos de interés en sus próximas reuniones de política monetaria. En una entrevista a la cadena CNBC estadounidense Knot ha dejado claro que el emisor "no se detendrá después de un solo aumento de 50 puntos básicos, eso es seguro", en referencia al incremento en esa cuantía que la entidad capitaneada por Christine Lagarde aplicó el mes pasado y que dejó la tasa de referencia en el 2,5%, su nivel más elevado desde finales de 2008.

La entidad empezó a elevar el precio del dinero más tarde que otros bancos centrales (como la Reserva Federal estadounidense), por lo que ese endurecimiento se está reflejando en la inflación, pero tardará en situarla en tasas más próximas al objetivo del 2%. Esto es así por el decalaje de entre dieciocho meses y dos años que existe en la transmisión de la política monetaria. La tasa anual de IPC tocó techo en octubre en el 10,6%, su nivel más elevado desde la creación del euro. El banco central sitúa el alza de precios en el 6,3% de media este año -frente al 5,5% que había calculado previamente- con una economía estancada, que apenas avanzaría un 0,5% en el conjunto del ejercicio según sus propios cálculos.

"No puedo decir de antemano dónde va a terminar ese ritmo de alzas de 50 puntos básicos, pero está muy claro que nuestra presidenta ha usado el plural en sus palabras", ha añadido Knot. En la entidad preocupa ahora la inflación subyacente, la que excluye de su cálculos los componentes más volátiles como la energía y los alimentos, dado que tiende a reflejar unas tensiones más estructurales. Esta se situó en diciembre en el 5,2%, de acuerdo con los datos publicados el miércoles por Eurostat y marca así un nuevo máximo histórico en la región. La presión de los precios energéticos y de los alimentos
Al mismo tiempo, la presión de los precios energéticos y la de los alimentos (sobre todo los elaborados) obliga a los gobiernos a tomar medidas para evitar un parón mayor de las economías. El tope al gas y el resto de medidas en el ámbito energético han permitido a España colocarse por segundo mes consecutivo como el país con la inflación más baja, del 5,5% en tasa armonizada, que es la que toma en cuenta la oficina de estadísticas comunitaria para hacer sus comparativas entre países.

Sin embargo, el alza de los alimentos -que aún no refleja la bajada del IVA aplicada por el Ejecutivo desde principios de este mes- se mantiene en niveles récord tanto en territorio nacional como en el conjunto de la región, donde escalaron al 13,8% el mes pasado. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha advertido esta misma semana de la desventaja competitiva que el alza de los precios de la energía supone para la industria europea, más aún que la nueva Ley para la Reducción de la Inflación (IRA) estadounidense, que amenaza con provocar una oleada de deslocalizaciones al país.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha venido advirtiendo a los gobiernos del Viejo Continente que adopten las medidas necesarias para prepararse de cara al próximo invierno, que podría ser más complicado en términos energéticos que el actual en la medida en que persistan las tensiones geopolíticas por la guerra de Ucrania y dado que Europa ha optado por un camino de no retorno al desligarse de los hidrocarburos rusos.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad