lunes, 08 de agosto de 2022

Noticias

Buscar

Restaurar

21 de julio de 2022

El Economista

La cesta de alimentos en España es un 4% más cara que en la eurozona

La escalada de precios hace que la comida suba un 17,6% en un año
El 'ticket' medio de productos básicos es ahora 640 euros más elevado

La escalada de los precios en Europa afecta directamente al consumo de los ciudadanos, y lo hace en uno de los elementos más delicados: la comida. En la media de los países del euro, el elemento concreto de la alimentación ha crecido un 10,7% y la presión de los precios se incrementa incluso con los bienes de la cesta que son más básicos. La cesta básica de la alimentación en la eurozona alcanza una inflación del 13,5%. Eso sí, entre las grandes economías del viejo continente, España sale peor parada y suma más de cuatro puntos de inflación en alimentos básicos: un encarecimiento en 12 meses del 17,6%. Y por el camino, la cadena alimentaria hace perder dinero a los productores. En este sentido, la inflación amenaza un bien básico universal y pone en riesgo la alimentación. Tomando como referencia una cesta general que calcula Eurostat con hasta 26 elementos, entre los países de la Unión Europea los precios han crecido más que en la eurozona, si bien, ambas cestas se colocan en torno al 11%. En las últimas estadísticas facilitadas por Eurostat y por el propio Instituto Nacional de Estadística (INE) en España, la subida de los precios de la comida se posiciona como uno de los elementos de mayor presión. Así, el IPC deja de asociarse tanto a los precios energéticos que encarecen las facturas y se comienza a relacionar también con el ticket de los mercados, los supermercados o los restaurantes. Si un hogar español quiere comprar pan y cereales, carne, pescado, leche, huevos, queso, aceite, frutas y verduras, el ticket medio que tendrá que abonar en caja resulta casi un 18% más caro que hace un año. Entre los productos de esta cesta básica de la compra en cuanto a alimentos se refiere destaca un dato: salvo la carne, todos los elementos superan el doble dígito... de forma holgada. La leche y los huevos superan el 20% en ambos casos, y en el caso de los aceites y grasas este crecimiento sube un 37%.

En el aceite de girasol, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cuantifica un alza de la botella de un litro del 117,8%, pasando de 1,46 euros a 3,18 euros, lo que supone más que duplicar el precio de un producto básico de la cocina de España; eso sí, ni Francia ni Italia sufren un encarecimiento del aceite tan severo como España, pese a ser nuestra economía un gran productor de aceite. De hecho, la propia OCU recoge que el 90% de los alimentos ha subido su precio este año.

Los productores de la cesta de la compra -carnes, cereales, leche de oveja o de vaca- y asociaciones agrarias como la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) reclaman cada año mejoras y critican que la Ley de cadena alimentaria no está siendo efectiva para repartir unos costes al alza de forma ecuánime.
Mayor gasto familiar
Las encuestas estadísticas que facilita el INE permiten cuantificar el sobrecoste que provoca la inflación en el presupuesto familiar destinado a la compra de alimentos. El gasto total de un núcleo familiar promedio es superior a 29.200 euros, y los alimentos y bebidas no alcohólicas (16,4%) son la segunda partida más predominante, únicamente por detrás de los gastos relativos a la vivienda (33,8%). La carne (3,7%), el pan y cereales (2,2%), el pan y marisco, (2%) y la leche, queso y huevos (1,9%) son los elementos con más peso en el gasto de las familias.

A nivel general, una familia gastó en 2021 unos 4.800 euros en alimentos y bebidas no alcohólicas. Con los datos actuales de inflación en este aspecto, una familia afronta un pago extra de 640 euros según este cálculo o mayor incluso, según calcula la OCU, con un sobrecoste de más de 830 euros en el gasto anual de alimentación.

¿Y en otros países?
La inflación es una tónica en Europa, sí. Pero no está teniendo el mismo impacto, tal y como muestran las estadísticas de un elemento diario. La cesta de la compra se ha encarecido de media un 15,6% en Alemania, un 10,6% en Italia y un 7,6% en Francia. Esto supone que España soporta, actualmente, un nivel de precios en la comida dos puntos mayor a la de Alemania, siete más que Italia y diez más que Francia.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad