martes, 05 de julio de 2022

Noticias

Buscar

Restaurar

23 de junio de 2022

El Economista

Guindos pide a la banca que "no se ciegue con la ilusión de las subidas de tipos de interés" porque vienen curvas peligrosas

"La morosidad va a subir, la economía se va a ralentizar y la inflación será alta"
Admite que el BCE baraja un escenario de recesión en 2023 de agravarse la situación

Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo, ha pedido cautela en el sector bancario a la hora de 'celebrar' las subidas de los tipos de interés, puesto que estas pueden ser un arma de doble filo. Si bien en una economía fuerte y dinámica, las subidas de tipos moderadas y progresivas suponen un incremento de los márgenes de intermediación y de la rentabilidad de la banca, en un entorno como el actual no resulta tan sencillo realizar este paralelismo. La economía se enfrenta a una serie de vientos en contra que pueden dañar los balances bancarios y ralentizar la demanda de crédito. Además, este ciclo de subidas de tipos podría no ser ni progresivo ni moderado. Todo dependerá de la evolución de la inflación. Por ello, Luis de Guindos, en una ponencia en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha pedido a la banca que mantenga la cautela y que "no se ciegue con la ilusión de la subida de los tipos de interés". El precio de las cotizaciones del sector se han disparado en bolsa ante las fuertes expectativas de subidas de tipos, pero el sector debe tener en cuenta que una subida de tipos de interés también puede afectar a la demanda de crédito y, por ende, al volumen total de concesión de préstamos.

De este modo, aunque los márgenes de intermediación (lo que obtiene el banco por prestar y pedir prestado) se amplíen, la banca debe tener en cuenta que la concesión de crédito debería ralentizarse, lo que podría dañar las expectativas de beneficios, sobre todo en un entorno tan incierto como el actual. El economista español ha asegurado que teniendo en cuenta todas las variables "la morosidad va a subir, la economía se va a desacelerar y la inflación va a seguir siendo alta... por lo tanto, al hacer estas proyecciones, con todos los pros y contras, los bancos deben ser prudentes". Guindos ha pedido a la banca que mantenga colchones y provisiones para lo que pueda venir en los próximos trimestres.

Herramienta antifragmentación
Además, el vicepresidente del BCE ha explicado que la herramienta antifragmentación que prepara el Banco Central Europeo aplacará las subidas de las primas de riesgo no justificadas (cuando los mercados sobrerraccionan) y ha revelado que esta herramienta irá a mercados y jurisdicciones específicas.

El BCE tiene sobre la mesa varios escenarios de trabajo, incluido uno "severo" donde "nos encontraríamos en recesión en Europa en 2023" y el PIB crecería "ligeramente" en 2022.

La hipótesis incluiría factores como un embargo del gas, según desveló. Lo justificó como herramienta para contemplar cualquier coyuntura, aunque descartó que sea la previsión "central" del organismo. El BCE revisó a la baja recientemente las proyecciones de crecimiento para la eurozona desde el 3,7% al 2,8% este año y situó en el 2,1% la de 2023 frente al 2,8% previo, incluyendo la expectativa de que la inflación hoy en el 8% acabe en el 6,8%.

Guindos justificó la rebaja en el impacto de la guerra, los cuellos de botella y el avance de los precios de la energía, en las commodities, en materias primas y otros productos que están "afectando a las familias y afectando al consumo".

Admitió que la previsión central "está sujeta a riesgos a la baja", que han movido al organismo a contar también como hipótesis de trabajo con el escenario agravado, aunque detalló que la proyección sobre la mesa es más positiva gracias también a factores como la evolución del empleo. "La tasa de desempleo es la más baja desde la creación del euro", se congratuló, y lo atribuyó al aumento de la inversión privada y al incremento del empleo público.

En cuanto a la inflación, actualmente alrededor del 8% y con la subyacente "cerca del 4%", y donde "todos los componentes de la cesta han contribuido a la inflación", confió que haya tocado techo. "En los próximos meses esperamos que la inflación sean similar y empiece a desacelarse después del verano" y que, "según el análisis de proyecciones, nos llevaría a que estuviera por debajo del 6% a final de año", confió.

Guindos mostró preocupación por que a los factores que actualmente tensionan los precios se añadan los temidos "efectos de segunda ronda", indicando que ya se observa la traslación en la subida de los salarios de "diversos países" de la eurozona y podría afectar a la negociación colectiva, "y al tener inflación más alta por más tiempo afectar a la demanda".

Para frenar los precios recordó que el BCE prevé subir los tipos en 25 puntos básicos en su reunión de julio y volverá a hacerlo en septiembre, aunque la magnitud de su alza dependerá de los indicadores existentes en ese momento. "Puede ser superior a 25 puntos según las perspectivas de inflación, si se mantienen o se deterioran", apuntó.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad