lunes, 14 de junio de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

04 de junio de 2021

El Economista

La deuda total externa alcanza máximos históricos

El año pasado estuvo cerca de multiplicar por dos el PIB al colocarse en el 199,4%, según el Banco de España

La crisis más grave de la economía española desde la Guerra Civil ha colocado en máximos históricos la deuda externa del conjunto de los agentes económicos -públicos y privados- hasta duplicar la economía, en un 199,4% del PIB (2,236 billones de euros) a cierre del pasado año, según el Banco de España. Frente al año anterior, la suma de la deuda pública y privada aumentó 29 puntos porcentuales del PIB.

Este endeudamiento, que como matiza el Banco de España comprende todos los pasivos frente al resto del mundo con una obligación futura de pago, se debe principalmente al descenso del PIB (cayó un 11%, la mayor bajada desde la Guerra Civil). Según explica el regulador financiero en el informe de la Balanza de Pagos y la posición de inversión internacional de España en 2020 dado a conocer ayer, de los 29 puntos porcentuales de incremento, la caída de la economía es responsable de casi 20 puntos.

Los otros nueve puntos restantes del incremento se explican a la contratación de nuevas deudas, en especial por parte del Banco de España -consecuencia del aumento de las posiciones del banco frente al Eurosistema por la aplicación de sus programas de compras de activos- y, en menor medida, al aumento del valor de los pasivos asociado a la caída en los tipos de interés. La financiación de este abultado endeudamiento externo se ha visto favorecida, según el Banco de España, por las condiciones "holgadas" de financiación. Un 10,6% y un 26,5% de la deuda externa bruta corresponden, respectivamente, a la asociada a la inversión directa y a la del Banco de España, cuyo riesgo de refinanciación es muy reducido o nulo. Del 62,9% de la deuda externa restante, el 79% vence a largo plazo, más del 90% está denominada en euros y casi la mitad (48%) ha sido emitida por las Administraciones públicas, cuyo nivel de riesgo, apunta el regulador español, es inferior al de los emisores privados nacionales.

Por otro lado, apunta que la economía española presentó, en 2020, una capacidad de financiación del 1,1% del PIB, "sensiblemente inferior" a la del año previo cuando se situó en el 2,5%.

Elemento de vulnerabilidad ante cambios
Este elevado nivel de deuda supone un elemento de vulnerabilidad ante cambios en las condiciones de los mercados financieros internacionales, que se ve mitigado, en cierta medida, por su composición en términos de rúbrica, sector, plazo de amortización y divisa de denominación, según el análisis del Banco de España sobre la balanza de pagos de 2020.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad