domingo, 18 de abril de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

07 de abril de 2021

Cinco Días

El FMI mejora la previsión de crecimiento para España pero teme un lustro de déficit excesivo

Considera que en 2026 el déficit seguirá por encima del 4% y la deuda en el 118%
Asume que el nivel de PIB precrisis no se logrará hasta 2023

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró ayer en medio punto sus previsiones de crecimiento para España, colocándola a la cabeza de todas las economías avanzadas en la recuperación de la crisis del Covid-19 junto a EE UU, estimando para ambos países un avance de PIB del 6,4% en 2021. Pese a ello, el Fondo asume que España tardará más que sus vecinos en recuperar los niveles económicos prepandémicos, que no alcanzará hasta 2023, y constata que, si no toma medidas de consolidación, le espera un lustro de déficit excesivo.


El FMI, que identifica a España como la economía avanzada que más retrocedió en 2020 (cerca del 11%), mantiene inalterada su estimación de que la economía crecerá un 4,7% en 2022. A partir de ahí, el crecimiento caería al 2,8% en 2023 y se ralentizaría hasta cerrar 2026 en el 1,4%.

Estas previsiones incorporan ya el impacto positivo de las ayudas europeas para el periodo 2021 a 2024, lo que pone en evidencia la estimación del Gobierno de que el PIB crecerá un 7,2% inercial este año y hasta un 9,8% gracias a las subvenciones comunitarias. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, achacó ayer la mejora de las previsiones sobre España al efecto positivo del paquete de estímulos aprobado por EE UU y al avance en la campaña de vacunación contra el Covid, si bien se abrió a revisar sus previsiones tras el impacto negativo de la tercera ola en enero y febrero.

En paralelo, aunque el FMI no publicará el informe sobre sus proyecciones fiscales hasta hoy, su base de datos ya recogía ayer su temor a que el país no sea capaz de reconducir el desequilibrio de sus cuentas públicas en el medio plazo. Así, estimando que el déficit cerró 2020 en el 11,47% (Hacienda ha anunciado que lo hizo en el 10,9%), el Fondo prevé que el agujero apenas baje al 9% este año, al 5,77% el próximo y que siga por encima del 4% hasta 2026. Es decir, por encima del umbral del 3% que activa el protocolo de déficit excesivo europeo. Aunque esos objetivos han sido suspendidos en 2020 y 2021, y previsiblemente lo serán en 2022, a partir de ahí la UE podría comenzar a exigir planes de ajuste.

Otro tanto ocurre con la deuda pública, que tras crecer del 95,5% al 117% del PIB en 2020 (en realidad al 120%, al sumarse la carga de Sareb, el llamado banco malo) volvería a crecer un punto este año y seguiría en niveles similares para 2026.

El informe del FMI tiene en cuenta las medidas legislativas aprobadas en España en respuesta a la crisis del Covid-19 así como las alzas de pensiones y salarios públicos, la creación del ingreso mínimo vital, y los cambios tributarios aprobados hasta la fecha, pero no proyectan más modificaciones a partir de 2022 a falta de que se concreten.

Comparativa internacional
A corto plazo, eso sí, el incremento de PIB previsto para España en 2021 superaría el 6% estimado para la economía global; el 5,1% de las economías avanzadas; el 4,4% de la zona euro; el 3,6% de Alemania; el 5,8% de Francia; el 4,2% de Italia; el 5,3% de Reino Unido; el 3,3% de Japón y el 5% de Canadá.

Distinto es el caso de las economías emergentes, con un alza promedio del 6,7% que lideran India, con un avance del 12,5% tras la caída del 8% en 2020, y China, con un alza del 8,4%, tras crecer un 2,3% ya el año pasado.

Paro, demanda e inversión
Las perspectivas del Fondo se sustentan en la previsión de que la demanda interna española crecerá un 4,5% este año, tras ceder un 6,5% en 2020, y aportará otro 2,3% en 2022. En el caso del consumo privado, la debacle fue del -12,4% el año pasado y la recuperación de este año será del 6%, pasando al 3,3% el próximo ejercicio. Por su parte, el consumo público, que habría crecido un 4,5% en 2020, seguirá aumentando un 3,9% este año y se moderará al 0,4% en 2022. La inversión, como formación bruta de capital fijo, pasaría a crecer un 8,9% este ejercicio, tras despeñarse un 12,4% el pasado, y aumentaría un 7,5% en 2022.

En el caso de los precios de consumo, el Fondo apunta a que tras el retroceso del 0,3% en 2020, España encarará un alza de un punto en 2021 y de 1,3 puntos en 2022. Para 2026, el avance interanual será del 1,7%.

En el terreno laboral, el FMI estima que tras subir del 14% al 15,5% a cierre de 2020, la tasa de paro escalará al 16,8% este año y se suavizará en 2022 para acabar en el 15,8%. En este campo, el Fondo subraya que los expedientes de regulación temporal del empleo (ERTE) han sido una herramienta clave en la contención de los niveles de desempleo generados por la crisis del Covid-19, como lo han sido también programas similares en otros países. Dado el impacto estructural de la pandemia, los riesgos de la automatización y la reducción del teletrabajo una vez pase la emergencia, el FMI insta a los países a mejorar la empleabilidad de sus trabajadores impulsando programas de formación y generando puestos de trabajo en el ámbito medioambiental.

EL PLAN DE RECUPERACIÓN SE APROBARÁ EL PRÓXIMO MARTES
“Estamos lejos aún de la recuperación total de nuestra actividad económica y de la potenciación de la creación de empleo, pero poco a poco estamos viendo los efectos de la reactivación”, expuso ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que compareció desde La Moncloa para anunciar que confía en reforzar ese crecimiento acelerando la campaña de vacunación y dando luz verde al Plan de Recuperación y Resiliencia en el Consejo de Ministros del próximo martes. Se trata del paquete de inversiones y reformas que España acometerá con los 150.000 millones de euros en subvenciones y créditos europeos, y que él mismo presentará ante el Parlamento un día después, anticipó. “Seremos uno de los primeros países de Europa que presente el fondo de recuperación”, reivindicó, puesto que los socios comunitarios tienen margen para hacerlo hasta finales de abril. Sánchez se comprometió a detallar el contenido y calendario de todas las reformas, que incluyen cambios en el mercado laboral, las pensiones, o el sistema tributario, e inversiones, que “van a permitir afianzar esa recuperación económica a lo largo de este año”, aseveró.

En cuanto a su puesta en marcha, Sánchez detalló que el Gobierno ya aprobó un paquete de 600 millones de euros para la depuración de aguas y confió en agilizar el resto.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad