jueves, 05 de diciembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

19 de noviembre de 2019

Expansion.com

El PIB crece próximo a su potencial pero los factores de oferta restan al crecimiento desde finales de 2018

Los factores de oferta de la economía española han pasado a contribuir negativamente al crecimiento desde finales del ejercicio 2018, tras la revisión realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de la Contabilidad trimestral, así como la evolución de los márgenes salariales, y la economía española se encuentra próxima a una situación cíclica neutral, creciendo alrededor de su potencial.

Estas son algunas de las conclusiones del tercer número del 'Observatorio del Ciclo Económico en España', una iniciativa conjunta de la Fundación Rafael del Pino, BBVA Research y Fedea, que analiza y cuantifica la influencia de un amplio conjunto de factores que determinan los ciclos económicos. En concreto, observa que, dentro de las perturbaciones de oferta, en los últimos trimestres pierde fuelle la contribución positiva al ciclo económico procedente de la eficiencia de la generación de capital productivo, que muestra en qué medida el proceso de inversión es capaz de generar más capital y reasignarlo para que contribuya a aumentar el PIB.

Aunque por el lado positivo destaca la contribución de las perturbaciones relacionadas con la eficiencia en la inversión y la acumulación de capital, constata que distintos aspectos ligados a la competencia en los mercados y, especialmente, la evolución de los márgenes de salarios, han aumentado también su contribución negativa al crecimiento durante los últimos trimestres.

En este sentido, explica que el empuje positivo de la eficiencia del capital se ha visto más que contrarrestado por el aumento de márgenes salariales, consistente con un tensionamiento de la relación vacantes/desempleo, el aumento del salario mínimo y el de los empleados públicos, mientras que las perturbaciones que afectan a los márgenes de precios tienen una aportación neutra.

En promedio, los factores económicos relacionados con la competencia en los mercados detrajeron unos tres puntos al crecimiento del PIB por población en edad de trabajar.

Por el contrario, los factores relacionados con la demanda agregada han aumentado su contribución positiva al ciclo, pero solo han sido capaces de compensar parcialmente la contribución negativa de los factores de oferta, de manera que el PIB por persona en edad de trabajar "se desacelera y crece a una tasa similar a la de su promedio histórico", sostiene el observatorio.

Dentro de los factores de demanda agregada, los factores relacionados con el crédito al sector privado (principalmente empresas) ha ganado peso en detrimento de la demanda de bienes de consumo y vivienda del sector privado. También ha perdido importancia la contribución del consumo público y la inversión pública, con una contribución neutral en los últimos trimestres.

Mercado de trabajo
Por lo que respecta al mercado de trabajo, el observatorio apunta que la desaceleración del PIB por persona en edad de trabajar es consistente con la evolución del empleo, ya que en los dos últimos trimestres la tasa de desempleo ha aumentado ligeramente en términos desestacionalizados, mientras el aumento de la relación vacantes/desempleo muestra un mercado de trabajo "más tensionado".

De esta forma, concluye que la economía española se encontraría cercana a una situación cíclica neutral, creciendo alrededor de su potencial.

Esta edición del observatorio amplía el objetivo para analizar los efectos sobre el ciclo de reglas macroprudenciales en el capital bancario, como la que instrumenta el Banco de España.

Entre los resultados muestra que la activación durante las últimas décadas de una regla macroprudencial, que hubiera reaccionado a una combinación de la brecha en producción y en crédito, habría tenido durante los dos últimos ciclos un impacto limitado en el crecimiento y "mucho más estabilizador" sobre el ciclo del crédito.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad