miércoles, 13 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

11 de junio de 2019

Expansion.com

El PIB británico cae por el tortuoso proceso del Brexit

La actividad bajó un 0,4% en abril y los analistas elevan el riesgo de una recesión.

El tortuoso proceso del Brexit hizo que la economía británica sufriera una caída de actividad del 0,4% en el mes de abril, como consecuencia sobre todo del cierre temporal de varias fábricas de producción de automóviles.

Plantas de compañías como Jaguar Land Rover, Honda, Peugeot y BMW realizaron paradas programadas de sus factorías al comienzo de abril, por el temor que tenían a que Reino Unido dejara la Unión Europea (UE) sin acuerdo en la fecha prevista del 29 de marzo, lo que hubiera afectado a sus cadenas de suministro. Aunque el día del Brexit se retrasó al 31 de octubre, los fabricantes mantuvieron esos cierres.

Como resultado de ello, el número de vehículos producidos en las instalaciones británicas bajó un 24% en abril. Además, otras fábricas que habían hecho acopio de inventario en previsión de un Brexit duro durante el primer trimestre, también moderaron su actividad en ese mes, haciendo que el conjunto de la producción industrial descendiera un 3,9%. El sector servicios se mantuvo estancado, según los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas publicados hoy.

Pese al revés mensual, el PIB agregado de los tres meses hasta abril todavía arroja un crecimiento positivo del 0,3%. Sin embargo, los analistas son negativos respecto al resto del ejercicio. El Instituto Nacional de Análisis Social y Económico (Niesr, por sus siglas en inglés), anticipa que el segundo trimestre de 2019 se saldará con una contracción del PIB del 0,2%. "Los últimos sondeos de empresas señalan que no se ha producido una recuperación material de la producción en mayo", señala Garry Young, analista de esa organización. Además, "el escenario subyacente es también bastante débil, con la incertidumbre del Brexit a nivel doméstico y las tensiones comerciales en el exterior frenando las inversiones y el crecimiento económico".

De una opinión similar es Sreekala Kochugovindan, de Barclays. "Incluso teniendo en cuenta un posible rebote de la actividad industrial, el mantenimiento de la debilidad en construcción y servicios implica una moderada contracción en el segundo trimestre". Si durante el verano se mantiene la incertidumbre del Brexit, de cara a la nueva fecha de salida de la UE del 31 de octubre, el país podría ir a una recesión técnica, con dos trimestres consecutivos de contracción.

La libra bajó hoy frente al euro y el dólar tras conocerse los datos del PIB, ya que éstos fueron peores de lo previsto por los analistas.

Según James Smith, de ING, "es improbable que el Banco de Inglaterra pueda subir tipos en 2019". Junto al frenazo económico, "la creciente preocupación por un Brexit sin acuerdo, así como la mayor probabilidad de unas elecciones generales anticipadas este otoño, hacen probable que el banco central se mantenga a la espera durante todo el año".

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad