viernes, 22 de marzo de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

08 de marzo de 2019

Expansion.com

Draghi saca la artillería monetaria ante un escenario cada vez más sombrío

Se esperaba un gesto y Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), acudió con un bazuka a la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria.

El banquero italiano ha pensado "ahora o nunca" y ha soltado toda la munición en forma de estímulos monetarios que le quedaba disponible para contener la desaceleración del crecimiento de la zona euro.
El paquete de medidas anunciado se compone de un aplazamiento de las expectativas de la primera subida de tipos de interés, hasta 2020; un nuevo programa de macropréstamos a la banca en condiciones muy ventajosas, TLTRO III; y el anuncio de que la barra libre de liquidez se mantendrá al menos hasta marzo de 2021."La decisión ha sido unánime, algo que, dado la complejidad del paquete de medidas, es muy significativo", ha señalado Draghi, que ha reconocido que "esta decisión añade expansión monetaria".El presidente del BCE ha ido más allá de lo que los mercados esperaban en una decisión que ha justificado por la sustancial rebaja de las proyecciones de crecimiento, especialmente significativas en lo que respecta a 2019. Si este escenario se cumple, la zona euro crecerá este año un 1,1%, seis décimas menos que lo calculado en diciembre del año pasado.Con este nuevo comunicado Draghi ha buscado un efecto amplificador de sus herramientas basado en la sorpresa que, sin embargo, puede haber acabado siendo contraproducente a tenor de la reacción de los mercados. Porque como ha señalado hoy él mismo: "en habitaciones oscuras [en relación a la elevada incerditumbre] se deben dar pasos pequeños, no correr". Pero el BCE ha optado por un sprint para tratar de salir de esa situación incómoda traducida en datos macroeconómicos sistemáticamente más débiles de lo esperado.Pero es que, además, el reconocimiento de los límites de la política monetaria junto con un escenario más sombrío podría hacer mella en la economía y volverse en su contra. Draghi ha señalado que el BCE no dispone de herramientas para acabar con la incertidumbre global que golpea a la zona euro, y que se materializa en una desaceleración del comercio global, y que lo único que puede hacer es "conseguir que la zona euro sea más resiliente", algo que no ha evitado que el banco central haya rebajado las proyecciones de crecimiento por cuarta vez consecutiva."Todos los miembros del consejo de Gobierno están de acuerdo en que las probabilidades de recesión son bajísimas", quiso calmar Draghi, que, sin embargo, con este nuevo anuncio confirma que será el primer presidente de un gran banco central que no sube los tipos de interés durante todo su mandato. Que la estrategia del BCE dé o no resultado dependerá de si los agentes económicos se quedan más con las ventajas de los estímulos que con el panorama sombrío que se ha pintado para justificar su puesta en marcha de golpe.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad