domingo, 22 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

25 de febrero de 2019

Expansion.com

BBVA Research estima que el déficit no bajará del 2% del PIB hasta finales de 2020

Cree que se necesitará un ajuste de unos 25.000 millones y no espera una mejora del saldo estructural de las cuentas.

BBVA Research estima que, en un escenario sin cambios en la política fiscal, el déficit no bajaría del 2% del PIB a finales del bienio 2019-2020, periodo en el que será necesario un ajuste de 2,2 puntos porcentuales del PIB (unos 25.000 millones de euros) para cumplir con los objetivos de déficit exigidos por la Comisión Europea. En concreto, calcula que el desajuste alcanzará el 2,3% del PIB este año y el 2,1% el próximo, muy por encima de las metas del 1,3% y el 0,5% del PIB comprometidas. Así figura en el observatorio fiscal del primer trimestre del año elaborado por el servicio de estudios de la entidad, en el que prevé que el ciclo económico continúe corrigiendo el deterioro en las cuentas públicas, pero a un ritmo menor al de años anteriores, dadas las previsiones de moderación del crecimiento para los próximos años. En un escenario sin cambios en la política fiscal, calcula que el déficit se reducirá hasta alcanzar el 2,3% del PIB en 2019 y 2,1% en 2020, cifras que situarían el saldo primario ajustado de ciclo en torno a -0,2% del PIB de 2017. De esa forma, BBVA Research no espera una mejora estructural de las cuentas públicas, lo que implicaría una orientación de la política fiscal neutral. En este escenario, la política fiscal del bienio 2019-2020 "va a estar condicionada por la situación política actual", que ha impedido aprobar los Presupuestos de 2019 y ha precipitado el adelanto de las elecciones generales. "Todo ello profundiza en la incertidumbre existente sobre la política económica y fiscal de los próximos años, y sobre la capacidad de llegar a consensos alrededor de las medidas necesarias para abordar los desequilibrios y limitaciones que todavía muestra la economía española", avisa. 2,7% del PIB en 2018 El incumplimiento de los objetivos de déficit previsto por BBVA Research para este año y el próximo se producirá después de haber cerrado 2018 sin alcanzar la meta del 2,2% del PIB fijada, ya que habría cerrado en el 2,7% del PIB. Estas cifras vendrían a confirmar el ajuste esperado a comienzos de año (en torno a cuatro décimas del PIB), aunque con un impacto de la recuperación cíclica de la economía algo mayor. De hecho, estima que los estabilizadores automáticos y la menor carga de intereses podrían haber corregido el déficit en 2018 en 1 punto del PIB (frente a las ocho décimas previstas a comienzo del año). Ello implica que el saldo estructural primario se habría deteriorado en 0,4 puntos porcentuales del PIB, en gran medida debido al impacto de las políticas expansivas aprobadas en los PGE de 2018. Como consecuencia, BBVA Research estima que los ingresos públicos de 2018 se habrían situado en el 38,9% del PIB, superando el cierre de 2017 y las previsiones de principios de año (un 37,9% y un 38,4%, respectivamente). Respecto al gasto, la ejecución presupuestaria apunta a un ajuste menor de lo previsto hace un año, dado que las subidas de los salarios de los empleados públicos y de las pensiones se aprobaron en julio, junto con los PGE de 2018. La mejora del mercado laboral y de las condiciones financieras habría favorecido una caída de una décima en las prestaciones por desempleo y de los intereses. Según BBVA Research, esto no sería suficiente como para compensar el aumento estructural del gasto en pensiones y en remuneración de asalariados. Junto a ello, la inversión habría vuelto a crecer en términos nominales a lo largo de 2018, a un ritmo muy superior al de la actividad. Así, el gasto público habría aumentado en 2017 en torno a seis décimas del PIB hasta el 41,6% del PIB, registrando el tercer mayor aumento entre los países de la zona euro, y sólo por detrás de Malta y Letonia. Por administraciones, mientras que las comunidades autónomas y las corporaciones locales habrían cumplido con sus objetivos de estabilidad (cuatro décimas y estabilidad presupuestaria, respectivamente), ve "probable" que la Seguridad Social haya cerrado 2018 con un déficit por encima del suyo su objetivo (1,1%). Por su parte, espera que la Administración central haya reducido su déficit, pero no con la intensidad suficiente como para cumplir el 0,7% del PIB del objetivo. El dinamismo de los ingresos no compensa el gasto El servicio de estudios de la entidad subraya que las medidas expansivas de gasto de 2018 deterioran el saldo estructural primario y llevan al incumplimiento del objetivo de estabilidad, por tercera vez en los últimos cinco años. No obstante, constata un incremento de los recursos que está favoreciendo el ajuste del déficit público. En el caso de la Administración Central, parte del fuerte aumento de los ingresos se estaría compensando por una expansión del gasto, más intensa en la inversión pública y en la remuneración de asalariados. En los fondos de la Seguridad Social, el aumento de los ingresos se ha intensificado por la transferencia recibida del Estado para "apoyar el equilibrio financiero" de los fondos. El gasto de la Seguridad Social también aceleró su crecimiento debido al mayor pago de pensiones contributivas, que reflejan desde julio la subida de las pensiones aprobada en los PGE de 2018, apunta el observatorio.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad