martes, 25 de junio de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

09 de enero de 2019

El Economista

Trump anticipa que las negociaciones comerciales con China "van muy bien"

El presidente ha aprovechado para atizar una vez más a la Reserva Federal

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha expresado en Twitter que "¡Las conversaciones con China van muy bien!" tras dos días de negociaciones entre las dos administraciones que terminan hoy. Los principales índice de Wall Street abren con subidas superiores del 1% tras el tuit. Está previsto que esta noche conceda una rueda de prensa y que Pekín haga un comunicado público.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, afirmó ayer que el gigante asiático está actuando de "buena fe" para buscar una salida a las disputas comerciales con el país norteamericano. El representante indicó a los periodistas que su delegación publicará un comunicado con los detalles de la negociación. Y Wilbur Ross, secretario de Comercio estadounidense, afirmó que "hay muchas probabilidades" de que los dos países alcancen "un acuerdo razonable" antes de que finalice el 'alto el fuego' en el que se encuentran.

Es más, si EEUU y China no logran un pacto, reanudarán su guerra arancelaria y el aumento del proteccionismo, incrementando los problemas para la economía a nivel global (que a lo largo de 2019 se enfrentará a una desaceleración).

Las negociaciones finalizarán hoy con la mirada puesta en el calendario y en la cuenta atrás de la tregua comercial que ambos países se dieron a partir del 1 de diciembre.

Concesiones chinas a Trump desde la cumbre del G20
Desde que los dos presidentes se reunieron el 1 de diciembre en Argentina, China ha hecho varias concesiones a las demandas de Trump, incluida la reducción temporal de los aranceles para los automóviles fabricados en los EEUU y la aprobación de una ley para evitar las transferencia forzosa de tecnología de otros países.

Cómo China aplicará esas medidas será clave para cualquier acuerdo futuro. Los funcionarios estadounidenses han acusado repetidamente a China de no cumplir con los acuerdos, y Ross dijo el lunes que "el verdadero problema es cuáles son los mecanismos de cumplimiento, cuáles son los castigos si las personas no hacen lo que se supone que deben hacer".

Los negociadores estadounidenses están presionando a Pekín para que establezca un mecanismo para garantizar las medidas anunciadas, con fechas específicas de implementación. Uno de los principales escollos es eliminar las barreras con las que se encuentran las empresas estadounidenses cuando invierten en China.

Seis meses después de que Trump introdujera por primera vez los aranceles a los productos chinos, las señales de que la guerra comercial está cobrando un gran coste económico y financiero aumentan los incentivos para que ambas partes firmen la paz.

La semana pasada Apple lanzó un profit warning para el próximo trimestre por la desaceleración de las ventas del iPhone en China, mientras que los datos sobre la actividad de las fábricas y las ventas minoristas en la nación asiática también fueron débiles de lo previsto.

Se esperan más reuniones de alto nivel para el Foro de Davos
Trump le dio al representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, hasta el 1 de marzo para negociar un acuerdo con China que suponga "cambios estructurales" al modelo económico impulsado por Pekín. Las dos partes han mostrado signos de un terreno común en el último año, solo para que el progreso se detenga.

Las discusiones son las primeras interacciones cara a cara entre los EEUU y China desde que ambos presidentes se reunieron en Argentina y acordaron una tregua temporal en su guerra de aranceles. Más discusiones de alto nivel podrían llevarse a cabo este mes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China confirmó el lunes que Wang daría un discurso de apertura en Davos, aunque no confirmó ningún plan para que se reuniera con Trump.

Donald Trump ha aprovechado su intervención en Twitter para ensalzar su gestión económica. Antes de escribir sobre China, el presidente ha vuelto atizar a la Reserva Federal: "Los números económicos son buenos, ¿se imagina si tuviera tipos cero como la anterior administración?". Además ha publicado las declaraciones de un líder sindical de la industria siderúrgica. "El presidente es el mayor y mejor partidario de la industria siderúrgica en muchos años. Ahora lo estamos haciendo muy bien y las actuales tarifas nos permiten competir, era injusto que la industria siderúrgica perdiese sus puestos de trabajo con leyes comerciales injustas", ha escrito.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad