viernes, 20 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

30 de mayo de 2018

Expansion.com

El Banco de Italia advierte: el país está "a muy pocos pasos" de perder la confianza

El gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, alertó este martes de que si la polarización política y las tensiones acumuladas de las últimas semanas continúan avanzando, la situación financiera del país también empeorará.

Visco advirtió de que el país está a "muy pocos pasos" de perder el activo de la confianza, en un contexto en el que la economía transalpina afronta una de sus peores crisis institucionales que ha desencadenado una 'ola' de tensiones ante la posibilidad de una victoria del frente euroescéptico. "No debemos olvidar de que estamos a unos pocos pasos del riesgo muy grave de perder el activo irreemplazable de la confianza", alertó Visco en un discurso pronunciado en la reunión anual de la institución monetaria, asegurando que cualquier medida que debilite la finanzas públicas podría socavar la confianza y 'echar por tierra' años de reformas económicas. "Para consolidar los resultados alcanzados, lograr un mayor progreso y reducir las debilidades estructurales, hay que seguir adelante con la agenda de reformas", subrayó el banquero, poniendo en evidencia, no obstante, la elevada deuda pública italiana, que considera un elemento de "restricción" y la principal fuente de "vulnerabilidad" para la economía. Al final de año 2017, la deuda pública de Italia ascendió a casi el 132% del Producto Interior Bruto (PIB), una cifra "muy elevada" respecto a los estándares anteriores y más de 50 puntos porcentuales por encima de la media del resto de la zona euro. Esto perjudica a la capacidad del país de generar ingresos, ahorrar e invertir. "Esta situación expone al país a una crisis de confianza, especialmente peligrosa cuando, además de cubrir las necesidades anuales de endeudamiento, grandes volúmenes de títulos con vencimientos próximos deberán ser refinanciados", apuntó. El volumen de títulos que deben ser refinanciados en conjunto en Italia asciende a unos 400.000 millones de euros anuales, según datos del banco. En este sentido, Visco explicó que después de haber aumentado considerablemente durante la crisis de deuda soberana, el diferencial entre el coste medio de la deuda y el crecimiento del PIB se redujo a alrededor de un 1%. "Se podría reducir aún más en los próximos años, siempre y cuando la situación económica siga siendo positiva", indicó. Preservar la credibilidadSin embargo, el banquero añadió que si la polarización política y las tensiones acumuladas de las últimas semanas continúan avanzando, la situación financiera del país también empeorará. Al contrario, si el entorno se relaja, el coste de la deuda también caerá, aunque sea solo un poco. "A este respecto, es esencial preservar la credibilidad del proceso de consolidación de las finanzas públicas", apostilló.La rentabilidad exigida en el mercado secundario al bono italiano con vencimiento a diez años subió este martes al 3,388%, frente al 2,682% del cierre del lunes, lo que representa el mayor coste de financiación para el país transalpino desde marzo de 2014. En lo que va de año el interés del bono italiano a diez años ha subido en 140 puntos básicos, puesto que despidió 2017 en el 1,998%. De su lado, la prima de riesgo ofrecida por la deuda italiana a diez años en relación con el bono alemán equivalente se ampliaba hasta los 310,60 puntos básicos, frente a los 234,60 de ayer. De hecho, la prima de riesgo de los bonos italianos a diez años con respecto a los españoles, es decir el sobrecoste del país transalpino para financiarse a diez años en comparación con España, alcanzaba los 165,90 puntos básicos durante algunos momentos de la sesión, marcando así la mayor diferencia desde enero de 2012. "Hay que subrayar una vez más que no hay atajos en el recorte de la deuda. Una gran parte de los ahorros financieros acumulados de parte de los italianos deben ser utilizados para respaldar los 2,3 billones de euros que conforman nuestra deuda pública. Si el valor de su riqueza se ve puesto en peligro, los italianos huirán buscando refugio en otro lugar. Los inversores extranjeros seguirán su ejemplo pero aún más rápido", alertó. "La crisis financiera que se produciría mancharía la reputación de Italia para siempre", prosiguió Visco, aseverando que el país no es que esté limitado por las normas europeas, sino por la lógica económica y la obligación de no comprometer el futuro de las próximas generaciones.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad