miércoles, 25 de abril de 2018

Noticias

Buscar

Restaurar

13 de abril de 2018

Expansion.com

Lagarde advierte a China sobre su iniciativa para reactivar la Ruta de la Seda

El FMI ve riesgos para la balanza de pagos de los países receptores de la inversión china.

Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, advirtió ayer a los legisladores chinos sobre la financiación de proyectos innecesarios e insostenibles en países con altas deudas. Lagarde explicó en una conferencia en Pekín que aunque el programa "One Belt, One Road (OBOR) para resucitar la Ruta de la Seda podría aportar infraestructuras muy necesarias, "los proyectos también pueden derivar en un incremento problemático de la deuda, limitando potencialmente otros gastos al aumentar la deuda a devolver, y creando desafíos para la balanza de pagos".La iniciativa multimillonaria de Pekín proporciona financiación para carreteras y otros proyectos a países de Asia central y oriental, Europa y África, pero ha recibido críticas por la deuda que asumen los receptores de los fondos.El FMI también reveló sus primeras medidas de apoyo al OBOR, y Lagarde anunció la apertura de un Centro de Desarrollo de Capacidad de China y el FMI, que ayudará a formar a los funcionarios chinos de desarrollo para trabajar en el extranjero. Las primeras clases empezaron en la ciudad de Dalian el mes pasado. El proyecto tiene como fin dar el apoyo del FMI al OBOR, la gran iniciativa de desarrollo en el extranjero de Pekín lanzada hace cinco años, que prevé la inversión de cientos de miles de millones de dólares en la financiación de infraestructuras y el desarrollo, y va dirigida en la actualidad a unos 70 países.El respaldo del FMI se ha recibido con escepticismo en algunos países occidentales, como EEUU, que se preguntan si el plan oculta una ofensiva de China para ganar influencia en Eurasia y África. La deuda es también el eje de un debate en los círculos de desarrollo económico sobre la mejor forma de gestionar el aumento de la inversión china en muchos países con economías frágiles.Según un informe del mes pasado del Washington Center for Global Development, ocho países en la ruta del OBOR pueden tener ya dificultades para pagar su deuda debido a los altos niveles de financiación obtenidos de China, entre ellos Pakistán, Yibuti, la República de las Maldivas y Laos. El estudio halló que 23 países "corren riesgo de sufrir problemas de deuda en la actualidad" debido a la nueva Ruta de la Seda.Lagarde señaló que "en los países donde la deuda ya es alta, es fundamental una gestión cuidadosa de los términos financieros". Otro reto, añadió, era "garantizar que la Ruta sólo viaje donde sea necesaria" -haciendo referencia a posibles operaciones interesadas. "Ante una inversión a gran escala, a veces existe la tentación de sacar ventaja del proceso de selección y licitación", advirtió.Las autoridades chinas deseaban obtener el visto bueno del FMI y de otras agencias de desarrollo tradicionales al OBOR. Yi Gang, el gobernador del Banco Popular de China, aseguró en un discurso de bienvenida a Lagarde que "es muy importante garantizar la sostenibilidad de la deuda". No obstante, indicó que era igual de importante analizar "cómo expandir la inversión interna en infraestructuras y cómo mejorar la inversión pública aprovechando los recursos externos".China ha aceptado aportar 50 millones de dólares en cinco años a un programa del FMI para formar a funcionarios de China y otros países, muchos de ellos de África. Además de anunciar el centro de formación FMI-China, Lagarde elogió el deseo de poner la toma de decisiones del OBOR bajo el paraguas de una nueva Agencia Internacional de Cooperación para el Desarrollo, que se encargará de la ayuda exterior de China.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad