domingo, 07 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

14 de junio de 2017

Expansion.com

Bruselas amenaza con exigir el traslado de negocios de la City a la UE

La Comisión Europea ha lanzado una propuesta de legislación que, cuando se consume la salida del Reino Unido de la UE, dará a Bruselas el poder de exigir el traslado a territorio comunitario de las cámaras de compensación de valores financieros que actualmente operan en la City londinense. Esta propuesta llega cuando Bruselas y Londres están ultimando los detalles técnicos para empezar formalmente las negociaciones del Brexit, para lo que todavía no hay una fecha confirmada. Las estadísticas varían en función de lo que se mida, pero alrededor del 75% de las transacciones financieras en derivados denominadas en euros acaban ejecutándose en Reino Unido. París, segundo del ránking, apenas copa el 11% del mercado.

Las cámaras de compensación son un elemento clave de las cañerías del sistema financiero. Son las instituciones que se encargan de cruzar efectivamente las transacciones que se cierran entre los participantes del mercado.

Es decir, los que cogen literalmente el dinero del comprador y los valores financieros del vendedor y los entregan a la otra contraparte. Como estas cámaras se asumen el riesgo de impago en caso de que comprador o vendedor no asuma su compromiso, su quiebra puede suponer un riesgo sistémico para la economía de un país.

El Ejecutivo comunitario ha planteado la reforma del Reglamento relativo a los derivados extrabursátiles, más conocido por su acrónimo en inglés, EMIR. Si la propuesta recibe el visto bueno del Consejo Europeo y el Parlamento Europeo reforzará los poderes de la UE para controlar las cámaras de compensación que se encuentran en territorio extracomunitario.

Riesgos sistémicos

Este reglamento dará a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (conocida por su acrónimo inglés ESMA) la potestad de decidir si una cámara de compensación tiene riesgo sistémico o no. Si lo tiene, tendrá que cumplir una serie de requisitos para mitigarlos.

Entre ellos, cumplir con los requisitos fijados por el Banco Central Europeo en cuanto a requisitos de colateral, segregación de activos o acuerdos de liquidez, y ofrecer toda la información relevante que exija la ESMA, incluidas las inspecciones in situ.

Pero además, la Comisión se guarda una tercera carta. En caso de que esa cámara de compensación sea clasificada por la ESMA como significativamente sistémica, la Comisión Europea, bajo petición de la propia ESMA y con acuerdo del BCE, podrá exigir que esa cámara de compensación traslade su actividad a territorio de la UE. Según explican fuentes comunitarias, llegado el caso, se crearía un periodo de transición que podría situarse entre 12 y 18 meses.

Sin embargo, este traslado tendrá ventajas e inconvenientes. Entre las primeras, la Comisión Europea destaca que el sistema será más seguro. Pero entre las segundas están los costes de financiación para empresas.

La razón de que ahora mismo Londres cope el mercado se debe a que ofrece un servicio más eficiente y conveniente para los inversores, gracias, en parte, a las economías de escala que ofrece la City. Un cambio en este sentido podría encarecer este tipo de operativa y, por extensión, la financiación.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad