martes, 11 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

08 de septiembre de 2016

Expansion.com

El BCE afronta el Brexit con sus últimos estímulos en la recámara

Los analistas dudan a la hora de vaticinar si el BCE quemará en su reunión de hoy algunos de sus últimos cartuchos para intentar apuntalar la recuperación

Después de la reunión de marzo el mercado dio prácticamente por agotado el margen de maniobra del Banco Central Europeo. Entonces sacó su artillería con rebajas en los tipos y en la facilidad de depósito, con una ampliación de su programa de compra de deuda y con la incorporación de los bonos corporativos.

Seis meses después, las incógnitas no se centran en si volverá o no a intervenir, sino cuándo. Algunos analistas no descartan que hoy mismo el BCE anuncie nuevas medidas de estímulo. Otras firmas, en cambio, consideran más viable que espere a final de año, a la reunión de diciembre, para lanzar nuevos guiños al mercado.

El triunfo del Brexit ha alterado, una vez más, la hora de ruta del BCE. Al término de la reunión del 21 de julio, en la que no se aprobó ninguna medida adicional, Mario Draghi destacó en rueda de prensa que "no tenemos suficiente información para tomar decisiones". El triunfo del Brexit se conoció sólo un mes antes, y apenas había datos macro significativos para calibrar su impacto en la economía de la eurozona.

Mes y medio después de su última reunión, el BCE cuenta ya con más variables para evaluar si es conveniente introducir nuevos refuerzos en su política monetaria. Este debate se produce en una cita en la que tendrá que actualizar sus previsiones macroeconómicas.

Nuevas previsiones macro

Antes del triunfo del Brexit los analistas auguraban una revisión al alza en las nuevas previsiones macro que anunciará hoy el BCE. Ahora esta posibilidad de mejora se ha diluido, y no descartan incluso una rebaja en su proyección de crecimiento para 2017, desde el 1,7% previo.

Las estimaciones para 2016 podrían mantenerse en línea con las anteriores, que anticipan un crecimiento del 1,6% y una inflación del 0,2%. La proyección de IPC para 2017, del 1,3%, se queda todavía lejos del objetivo fijado por el propio BCE, un nivel próximo pero inferior al 2%.

Alternativas para reforzar el QE

Para acercarse a sus objetivos de inflación, el BCE podría recurrir una vez más a su programa de compra de deuda. Entre las opciones que baraja figura la de prorrogar el plazo del QE más allá de marzo de 2017, lo que supondría extender al menos hasta el próximo verano los 80.000 millones de euros mensuales que destina a adquisiciones.

Los ajustes en las restricciones fijadas en su programa de deuda serían otra de las alternativas barajadas para reforzar sus estímulos. En este sentido, podría flexibilizar la restricción que impide la compra de más de un 33% de una emisión de bonos, así como ampliar el límite del -0,4% de rentabilidad (el nivel establecido en la facilidad de depósito) para la adquisición de títulos. Este último tope contrasta con la cotización de deudas como la alemana, donde todos los bonos hasta el vencimiento de siete años presenta rentabilidades superiores al -0,4%.

Si el BCE no modifica hoy o en los próximos meses estas restricciones, los analistas consideran que podría tener problemas para cumplir con su objetivo de comprar 80.000 millones de euros mensuales, debido a que cada vez queda menos oferta de bonos elegibles dentro del QE.

Pero al mismo tiempo el mercado teme los efectos que podría tener este tipo de política monetaria ultraflexible a medio y largo plazo, y analistas como los de Bank of America-Merrill Lynch consideran incluso que ya se han superado algunas líneas rojas, como la entrada en tasas negativas de interés de la deuda alemana a diez años.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad