miércoles, 14 de abril de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

07 de julio de 2016

El Mundo

Los inversores buscan refugio en el oro y la deuda de Alemania y Suiza por la incertidumbre sobre Europa

El Brexit y los nuevos desafíos populistas que pueden surgir a lo largo de Europa; la grave situación que atraviesa la banca italiana y el riesgo de contagio al resto del sector europeo; el débil crecimiento mundial; y las dudas sobre la capacidad de los bancos centrales para afianzar la endeble recuperación económica.

Todos estos puntos, e incluso alguno más que se podrían añadir, representan los retos a los que los inversores europeos están teniendo que hacer frente en los últimos meses y, al mismo tiempo, la razón por la que están buscando refugio de manera casi desesperada. La mejor muestra de ello es que, según los cálculos de Joaquín González-Llamazares, responsable de renta fija de Deutsche AM, "cerca de tres billones de euros están invertidos en deuda pública europea que ofrece intereses negativos". O dicho de otra manera: los inversores han comprado papel con una rentabilidad negativa por un montante que representa casi el triple del Producto Interior Bruto (PIB) de España.

Es cierto que, en esta situación, las compras masivas de deuda del Banco Central Europeo (BCE) han tenido un papel fundamental. Pero, también lo es que esta histórica anomalía supone una muestra inequívoca de la "fragilidad" reinante en el mercado, tal y como apunta González-Llamazares. Como consecuencia de ello, toda la curva de tipos de la deuda de Suiza, incluida su referencia a 50 años, se mueve en terreno negativo. Y también por este mismo motivo, el bund alemán a 10 años está ya en el -0,17% y encadena mínimos histórico tras mínimos histórico.

¿Rally alcista del oro?

No son estos, sin embargo, los únicos activos refugio a los que el mercado está acudiendo. El oro, que es uno de los mayores exponentes de seguridad, lleva ya seis sesiones consecutivas al alza con un repunte del 4%. Además, en lo que va de año la subida llega hasta el 28% y cotiza ya por encima de los 1.365 dólares la onza, algo que no se observaba desde marzo de 2014. Algunas firmas estiman que las fuertes compras puede llevar a este metal hasta el nivel de los 1.400 dólares en el corto plazo, y entidades como UBS estiman que esto no es más que es el inicio de un "rally alcista".

Algo similar está ocurriendo con el yen. La divisa japonesa es sinónimos de protección en los mercados internacionales, y en el último mes se ha apreciado más de un 5% frente al dólar. De esta manera, cada moneda estadounidense compra menos de 102 yenes, algo que no se producía hace más de dos años.

Todos estos movimientos contrastan, y mucho, con las fuertes salidas que se están registrando en la renta variable. En el caso concreto del Ibex 35, el principal índice de la Bolsa de Madrid volvió a perder ayer los 8.000 puntos tras dejarse más de un 4% en dos sesiones. Pero más allá de su comportamiento en las últimas jornadas, lo que sin duda resulta más grave para los ahorradores españoles es que la caída del selectivo en el año roza ya el 17%.

Esta cifra asienta al Ibex entre los peores índices del mundo en el año, sólo superado por los de países como Venezuela, Portugal, Zambia o Italia, cuyo sistema financiero, como ya se ha apuntado, está al borde del rescate. Este sector es, también en España, el que peor se está comportando en el año con caídas muy superiores al 20% entre gigantes como Banco Santander, BBVA o CaixaBank.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad