miércoles, 12 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

27 de junio de 2016

Expansion.com

Reino Unido, en peligro de entrar en recesión por el Brexit

Los bancos de inversión anticipan un dramático frenazo de la economía británica tras el voto por salir de la Unión Europea. Para combatirlo, esperan que el Banco de Inglaterra baje los tipos de interés a cero en verano.

Los economistas de los principales bancos de inversión internacionales han rebajado drásticamente sus previsiones de crecimiento de Reino Unido tras el referéndum en favor del Brexit (salida de la Union Europea), con varios de ellos advirtiendo que el país puede entrar en recesión de manera casi inmediata.

La incertidumbre creada por la consulta del pasado jueves 23 de junio, en la que un 52% de los británicos votó por abandonar la UE, va a generar un frenazo en las inversiones empresariales y el consumo familiar que desplomará el PIB británico de los próximos trimestres, dicen los analistas.

"Votar por el Brexit ha sido un suicidio económico", indica un inversor de la City de Londres. "Es como si los pavos hubiera votado por ser el plato fuerte en la comida de Navidad".

Merrill Lynch, por ejemplo, cree que Reino Unido afronta tres trimestres de bajadas del PIB. "Esperamos que Reino Unido entre rápidamente en recesión", afirma Robert Wood, analista de la entidad. "La incertidumbre va a ser prolongada y llevará a que los inversores -incluidos los pequeños inversores- pospongan decisiones. Por ello, la economía girará pronto a la baja". En total, el Brexit restará 2,5 puntos al crecimiento esperado de los próximos doce meses, calcula ese banco.

Según Goldman Sachs, la recesión se producirá en el primer semestre de 2017. En sus nuevas estimaciones, rebaja en 0,5 puntos su previsión del PIB de 2016 y en 1,8 puntos el del próximo año.

Philip Rush, de Nomura, anticipa una recesión que supondrá una caída de 2 puntos en el PIB de Reino Unido. Pero advierte de que "si no se toman medidas para evitar el deterioro de las condiciones de financiación y éstas se endurecen significativamente, las perspectivas serán mucho peores".

Para evitar esta crisis financiera, la City espera una rápida intervención del Banco de Inglaterra. "El banco central reducirá en verano sus tipos de interés de referencia a cero (ahora está en el 0,5%), y podría reiniciar su programa de compra de activos en el mercado antes que ir hacia tipos negativos", prevé la gestora de fondos BlackRock.

El principal problema que ven los analistas es que nadie sabe cuál será el marco legal de la economía británica en el futuro, ya que afronta un largo periodo de negociación para salir de la UE. Para empezar, ni siquiera se sabe la fecha en que el Gobierno británico realizará la petición formal a Bruselas para activar el proceso, momento a partir del cual se abrirá un proceso de ruptura de dos años. "Esperamos que el divorcio sea caótico, agotador y costoso", señala BlackRock.

Simon Wells, economista del banco británico HSBC, teme además que el resultado final de esa separación sea una "salida dura", en la que Reino Unido pierda el acceso al mercado único europeo para poder frenar a su vez la llegada de inmigrantes. De momento, esta entidad ha rebajado su previsión de crecimiento del PIB británico en 2017 del 2,1% al 0,7%.

Esta incertidumbre, además de frenar la economía, puede disuadir la entrada de capital internacional, necesario para financiar el déficit exterior británico. Esta tensión se refleja en la fuerte caída de la libra tras conocerse el resultado del referéndum.

Otro problema que ven los analistas es el contagio al resto de Europa. Además del posible parón en las relaciones comerciales con Reino Unido, HSBC apunta al "contagio político", si los inversores ven riesgo de que otros países de pidan la salida de la UE.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad