lunes, 08 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

24 de junio de 2016

El Mundo

El Gobierno rescatará 7.000 millones de la 'hucha' de las pensiones para la extra de junio

El Gobierno en funciones aprobará la próxima semana otra disposición del Fondo de Reserva para pagar la extra de junio de los pensionistas

El Gobierno está preparando una nueva disposición de la hucha de las pensiones para hacer frente a la doble paga de junio, la ordinaria y la extra, que debe abonar a primeros de julio. Se aprobará en la primera reunión del consejo de ministros en funciones tras las elecciones del 26-J.

Aunque todavía no se sabe la cifra exacta, la disposición será como mínimo similar a la del año pasado. Es decir, se situará cerca de los 7.000 millones de euros ya que ha aumentado en 109.000 el número de pensiones en el último año (hasta 9,4 millones) y los nuevos pensionistas que se incorporan al sistema consiguen una retribución media de 1.400 euros mensuales ya que cotizaban por bases reguladoras elevadas. Además, la prestación media total (incluyendo el resto de pensiones) supera ya los 903 euros mensuales, un 1,9% más que en junio de 2015.

Según los datos facilitados ayer por el Ministerio de Empleo, el coste mensual alcanzó casi los 8.500 millones a primeros de junio (nómina de mayo), un 3,08% más que hace un año (254 millones). Lo que significa que la Seguridad Social necesita para pagar la doble paga de finales de junio unos 17.000 millones mientras que sólo recauda de media mensual 8.577 millones (hasta abril, últimos datos conocidos) ya que los ingresos por cotizaciones no dan más de sí pese al alza del empleo. Es la consecuencia de los bajos salarios, el empleo precario y la inflación negativa, así como de las bonificaciones existentes a la contratación para mejorar la estadística de los indefinidos. En concreto, mientras la afiliación interanual creció en abril un 2,68%(455.540 personas), los ingresos por cotizaciones sólo subieron un 1,3%. Es decir, crecieron en porcentaje a menos de la mitad que el empleo.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha calculado que durante 2016 las cotizaciones al sistema público crecerán a un ritmo anual del 1,9% con un crecimiento de la afiliación del 2,8%. Para cumplir el ambicioso objetivo previsto por el Gobierno de un aumento de los ingresos por cotizaciones del 6,7%, la afiliación debería crecer un 8,9%. Lo que supondría unos 1,2 millones de empleos en el año, algo prácticamente imposible.

Los técnicos de la Seguridad Social están evaluando la tesorería existente para ver qué cifra hace falta exactamente y si esos más de 7.000 millones necesarios para la paga se extraen íntegramente del Fondo de Reserva o, como sucedió el año pasado por estas fechas, si parte se sufraga con los excedentes de la segunda hucha de las pensiones: las reservas de las mutuas.

En todo caso, el Gobierno volverá a dar un nuevo tijeretazo al saldo del Fondo de Reserva que ya a finales de 2015 se situó en 32.481 millones, aunque el valor de los activos en que está invertido este dinero (deuda pública española) esté en 35.035 millones. Esos 32.481 millones eran ya menos de la mitad de los 66.815 que había a finales de 2011 cuando la Seguridad Social empezó a coleccionar déficits y llegó el PP a La Moncloa.

Si, como sucedió hace un año, el Gobierno dispone de al menos unos 4.000 millones del Fondo de Reserva, y el resto sale de los excedentes de las mutuas de accidentes laborales, el saldo de esta hucha se situaría en el entorno de los 28.000 millones o quizá por debajo si es mayor el rescate. Lo que significaría que de cada cien euros que había en la caja en 2011, ahora sólo quedarían unos 40.

Con esta nueva disposición, el Gobierno actual habría utilizado más de 60.000 millones de euros (de principal e intereses) tanto del Fondo de Reserva como de los excedentes de las mutuas. En concreto, entre 2012 y 2014 sacó 33.951 millones y otros 13.250 en 2015. A ellos, hay que sumar otros 8.621 millones procedentes de las mutuas. Queda aún por computar el nuevo pellizco de ahora, que deberá completarse con otro similar o más alto en diciembre para la extra de ese mes y el pago de las retenciones del IRPF.

A este ritmo, según los cálculos de la Airef, el saldo del Fondo de Reserva de la Seguridad Social se extinguiría en 2018 ya que, además de su disposición, sus rendimientos están cayendo espectacularmente (un 33% en 2016) como consecuencia de la reducción del dinero de la hucha y de la caída de los intereses de la deuda en que está invertido. Ya en 2021 tendría un saldo negativo de al menos cuatro puntos del PIB, es decir, de más de 45.000 millones. En este supuesto, es el Estado quien debería financiar estos desfases.

Por ello, el Gobierno ya ha planteado la necesidad de convocar un nuevo Pacto de Toledo para que los partidos decidan, como hacen otros países, que la caja de los impuestos aporte ingresos al sistema y que se reduzca prestaciones no contributivas para su viabilidad.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad