viernes, 05 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

18 de abril de 2016

Expansion.com

Los productores de petróleo fracasan en su plan para reimpulsar los precios

Las tensiones entre Irán y Arabia Saudí impiden un acuerdo entre la OPEP y Rusia para ajustar el bombeo de crudo. Esto abre la puerta a un nuevo retroceso en los precios del petróleo

Ni recorte de la producción ni siquiera una tímida congelación: punto muerto en las negociaciones. Los grandes países petroleros fracasaron ayer en su enésimo intento de revitalizar los precios del crudo a través de un ajuste de la oferta. La Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), Rusia y otras cuatro naciones hicieron agua en el encuentro de Doha (Qatar), debido en gran medida a las tensiones entre Arabia Saudí e Irán. Riad quería que Teherán asumiera también los sacrificios del recorte de producción, algo a lo que Irán se habría negado en redondo, en el caso de haber asistido finalmente. "Comprendemos que se necesitan más consultas y este es el deseo de los participantes", señaló el ministro de Energía e Industria catarí, Mohamed bin Saleh al Sada, en la clausura de las reuniones, aunque nada parece indicar que los grandes bloques vayan a cambiar sus posturas.

Esta falta de acuerdo aboca al precio del petróleo a nuevas caídas, debido a que la cotización ya descontaba la posibilidad de un pacto. De hecho, el precio del Brent, de referencia en Europa, había subido un 59% desde enero, hasta los 43,1 dólares, animado en parte por la alianza que suscribieron Rusia, Arabia Saudí, Venezuela y Qatar en febrero para congelar su producción. Ahora, el escenario es el contrario, dado que ninguno de los firmantes tiene grandes motivos para ceñirse a aquel texto.

Según fuentes diplomáticas de la cumbre, Riad se habría negado a un recorte en el que no estuviera implicado también Teherán. Por su parte, Irán ya había rechazado meses atrás verse implicado en el ajuste, precisamente cuando el país acaba de recuperar en enero el pleno acceso al mercado internacional. El país fue sometido a un embargo durante los últimos años, por lo que actualmente apenas bombea 3,3 millones de barriles al día, 700.000 por debajo de su potencial.

Aunque Arabia Saudí había aceptado la semana pasada la posibilidad de un pacto en el que Irán no asumiera ningún sacrificio, el país ha cambiado de posición en las últimas horas. Quizá como un preludio de lo que finalmente sucedería, el príncipe saudita Mohamed bin Salman había señalado la mañana del domingo en una entrevista a Bloomberg que quería que todos los grandes del petróleo estuvieran presentes en el acuerdo. "Si los grandes productores no congelan la producción, nosotros tampoco lo haremos. Si no congelamos la oferta, venderemos en todas las oportunidades que tengamos", remarcó. Según el príncipe heredero sustituto, el país tiene capacidad para elevar su bombeo en más de un millón de barriles al día inmediatamente (hasta los 11,5 millones de barriles al día) y podría alcanzar los dos millones en apenas seis meses o nueve meses "si quisiéramos", lo que hundiría todavía más el mercado. "No estoy sugiriendo que deberíamos producir más, pero podríamos hacerlo", señaló como advertencia de cara al entonces eventual fracaso de las negociaciones.

Es cierto que el fracaso de la última cumbre se debe a que Arabia Saudí no quiere costear la vuelta de Irán al mercado, pero cada vez se hace más patente que Riad tampoco quiere dar alas a los productores alternativos, como aquellos dedicados al fracking o a la exploración en aguas profundas. Arabia Saudí declaraba hace unos años que se opondría a un recorte que sólo incluyera a la OPEP; ahora, cuando la postura rusa también es favorable al acuerdo, Riad invoca la carta de Irán para rechazarlo.

Estados Unidos

Con todo, parece que la estrategia saudí de mantener unos precios bajos para expulsar al fracking estadounidense empieza a dar sus frutos. En los últimos seis meses, EEUU ha perdido 250.000 barriles al día, debido a que buena parte de los campos de perforación hidráulica no resultan competitivos a los precios actuales. Además, la Agencia Internacional de la Energía espera que el país reste 710.000 barriles a la oferta en el conjunto del año. De momento, el número de campos petroleros activos se ha desplomado un 77% en el último año y medio, marcando un mínimo histórico en 443 pozos. Además, estos niveles de precios también están haciendo mella en las inversiones en Canadá, Brasil, México o Mar del Norte. Con ello, el exceso de producción (actualmente, 1,7 millones de barriles al día) podría agotarse a lo largo de 2017.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad