domingo, 09 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

11 de junio de 2015

Expansion.com

BdE: el crecimiento potencial de la economía española será del 1,5% en la próxima década

El Banco de España ha asegurado en su informe anual que las estimaciones disponibles proyectan una recuperación del crecimiento potencial de la economía española hasta alrededor del 1,5% de media entre 2014 y 2026.

El organismo ha explicado que esta tendencia de crecimiento se basaría en el mantenimiento de una contribución positiva de la productividad y de la acumulación de capital, unida a una aportación positiva del empleo.

De esta forma, el crecimiento potencial de España se sitúa ligeramente por encima del de la Unión Europea que se prevé alcance el 1,3%.

Eso sí, el dinamismo de la economía española para los próximos años seguirá siendo inferior al registrado en la etapa anterior a la crisis, cuando estaba cerca del 3%. Hay que recordar que durante la recesión el crecimiento potencial cayó hasta el 1% y los efectos de este periodo todavía van a seguir lastrando la economía. El Banco de España ha explicado que las perspectivas a medio plazo va a estar condicionadas por el necesario proceso de desapalancamiento público y privado, el elevado nivel de desempleo, el bajo crecimiento de la productividad y el envejecimiento poblacional.

El Banco de España ha dicho que estas cifras hay que tomarlas con cautela por "las estimaciones de crecimiento potencial están sujetas a una elevada controversia, derivada, entre otros aspectos, de su habitual prociclicidad y de la dificultad de su cálculo en tiempo real".

La incertidumbre rodea la evolución del empleo

"La evolución del empleo potencial volverá a estar muy condicionada por los desarrollos demográficos", ha apuntado el organismo en su informe. En concreto, ha destacado que de acuerdo con las proyecciones del INE, se prevé un descenso continuado de la población en edad de trabajar a lo largo de los próximos años (-0,4% en promedio anual entre 2014 y 2026).

"Estos desarrollos son similares a los previstos para otros países europeos, como Alemania, aunque más negativos que los esperados para Italia o Francia. En un horizonte de más largo plazo, se espera que estas tendencias se intensifiquen, en paralelo al proceso de envejecimiento poblacional, dando lugar a un descenso muy acusado de la población en edad de trabajar", según recoge el análisis.

Factores que pueden mejorar el mercado laboral

Eso sí, el Banco de España ha matizado que esta dinámica de la población activa puede mitigarse por una evolución algo más favorable de los flujos de inmigración que la anticipada en estas proyecciones, sobre los que siempre existe una elevada incertidumbre, en particular en un contexto de recuperación de la actividad y de reducción de la tasa de paro, lo que permitiría un aumento más elevado del crecimiento potencial.

Además, el organismo ha señalado que "las reformas laborales han ido dirigidas a aumentar el grado de flexibilidad del mercado de trabajo y, de esta forma, deberían contribuir a un menor nivel de paro estructural".

En este sentido, la entidad presidida por Luis María Linde ha abogado por una mayor diferenciación salarial entre empresas y trabajadores que contribuiría a "una más ágil absorción de las diferencias de desempleo que se observan por niveles educativos o entre regiones, a lo que debería contribuir una mayor descentralización de la negociación colectiva que aumente la sensibilidad cíclica de los salarios y su relación con las condiciones específicas de los trabajadores y las empresas".

Una de las conclusiones del estudio realizado por el Banco de España es que "si bien en el corto plazo el potencial de crecimiento vendrá muy condicionado por la capacidad de reducir la tasa de desempleo, en el largo plazo el principal factor que limita el crecimiento potencial es la evolución de la productividad, que depende, entre otros factores, de la capacidad de la economía para reasignar eficientemente los recursos entre ramas y entre empresas".

En este punto, el documento ha realizado un análisis de cómo ha cambiado la estructura de la economía española tras la crisis. De esta forma, ha resaltado que la participación del sector de la construcción en la economía ha seguido una tendencia descendente en España a lo largo de los últimos 20 años, al igual que la agricultura y la industria. Por el contrario, la ganancia de peso de los servicios, con la única excepción de la rama de comercio, transporte y hostelería, "se enmarca también en un contexto de crecimiento continuado en las últimas décadas, al que habrían contribuido fenómenos como la externalización de algunas de las actividades de las empresas industriales", ha explicado.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha hecho un comentario específico sobre el sector de la construcción y ha asegurado que el ajuste "parece haber culminado en 2014, tras una reducción drástica de su aportación al PIB y una severa corrección de precios". "Su trayectoria de recuperación está rodeada de alguna incertidumbre, dados el elevado volumen de viviendas sin vender, su distribución geográfica y las dudas respecto a la incidencia de la evolución demográfica sobre la demanda potencial de vivienda", ha añadido.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad