martes, 02 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

19 de febrero de 2015

Expansion.com

Grecia cede: asume como vinculante el programa de rescate y pagará la deuda

EL EUROGRUPO ACEPTA NEGOCIAR LA PROPUESTA

El Gobierno griego ha presentado hoy una solicitud de extensión por seis meses del programa de rescate actual. En ella se compromete a pagar la deuda contraida y a asumir como vinculante el acuerdo por el que Grecia ha recibido 172.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) a cambio de una serie de condiciones. Hasta ahora, el Gobierno de Syriza, la coalición de izquierda radical que gobierna Grecia desde el 26 de enero, se había negado a solicitar esa prórroga y a asumir las condiciones.
"Las autoridades griegas honraremos las obligaciones financieras de Grecia con todos sus acreedores, a la vez que declaramos nuestra intención de cooperar con nuestros socios para evitar impedimentos técnicos en el contexto del Acuerdo Marco, que reconocemos como vinculante respecto a su contenido de procedimiento y financiero", asegura el documento que Grecia ha enviado al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y al que ha tenido acceso la agencia Reuters.

Dijsselbloem ha convocado para mañana una reunión de ministros de Economía y Finanzas de la zona euro a las 15:00 horas, en las que se discutirá la propuesta griega. El grupo de trabajo del Eurogrupo analizará hoy el documento en una teleconferencia.
Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Finanzas alemán ya ha dicho que espera más concesiones por parte de Atenas y que la carta enviada "no es una propuesta sustancial para una solución".

La negociación

En los últimos días, el Ejecutivo heleno se había mostrado dispuesto a pedir una extensión del crédito asociado al programa de rescate, pero no de todas las condiciones asociadas a él. Sin embargo, el resto de ministros de Economía y Finanzas de la zona euro dejaron claro el lunes pasado que si Grecia quiere una extensión del crédito también debe asumir sus condiciones y que luego, a posteriori, se podrían analizar posibles modificiaciones.

Dijsselbloem trazó el lunes las líneas rojas del Eurogrupo y fijó el viernes como fecha límite para llegar a un acuerdo sobre estas premisas. La primera, Grecia no puede adoptar medidas unilaterales, la eliminación de cualquier medida del Memorando de Entendimiento actual debe ser por consenso con los socios y completamente financiada por contramedidas de ajuste fiscal (más ingresos o menos gastos públicos). La segunda línea roja es que debe respetar los compromisos financieros con sus socios del euro, a los que debe 195.000 millones. Y la tercera línea roja es que Grecia debe comprometerse a mantener la estabilidad de su sector financiero.

Los documentos de la negociación

Ayer el ministerio de Finanzas griego hizo públicos a través de internet sus documentos de negociación en las dos últimas reuniones del Eurogrupo dedicadas al futuro del rescate de Grecia, incluyendo las intervenciones a puerta cerrada ante sus socios europeos del ministro Yanis Varoufakis.

Según estos documentos, de las discusiones entre la troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y BCE) y el Gobierno griego de la semana pasada surgieron "verdaderas diferencias de lógica" en cinco asuntos.

El primero, la reforma laboral de los gobiernos anteriores, que propugna una flexibilización del mercado laboral, una rebaja del salario mínimo y la dilución de la negociación colectiva. Según el Ejecutivo griego, este enfoque "no es apropiado para la actual situación económica griega" y propone una contrarreforma que aumente la protección de los trabajadores.

El segundo punto son las privatizaciones. El plan actual prevé ventas por valor de 50.000 millones hasta 2016, pero el Gobierno de Syriza quiere ralentizarlo. Propone analizar caso a caso cada operación y retrasar el horizonte temporal.

El tercer gran punto de discordia, según Atenas, son los planes para reducir el tamaño del sector público. El Gobierno heleno quiere recontratar a 3.500 empleados despedidos y detener los planes que había en marcha para seguir reduciendo el número de empleados público.

Y el cuarto es la fiscalidad. El nuevo Gobierno quiere aumentar el número de personas exentas de pagar IRPF (especialmente con los ingresos más bajos), evitar subidas de IVA y eliminar un impuesto sobre bienes inmuebles por otro sobre el patrimonio.

El quinto factor de discordia forma parte de una categoría en la que Grecia considera que hay "un acuerdo general sobre los objetivos" pero hay discrepancias sobre los medios. El Eurogrupo quiere que los 10.900 millones destinados a recapitalizar la banca se usen para ese objetivo. En cambio, el Gobierno griego propone crear un banco malo y un banco público.

Borrador polémico

Entre los documentos publicados se encuentra también un polémico borrador de comunicado sobre la extensión del actual préstamo a Grecia atribuido al comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que Varoufakis dijo que estaba dispuesto a firmar pero que según dijo fue retirado antes del inicio del Eurogrupo del pasado lunes y sustituido por otro que Atenas consideró inaceptable y provocó la ruptura de las negociaciones.

En su discurso ante el Eurogrupo, Varoufakis dijo que "nuestro Gobierno está listo y dispuesto a solicitar una extensión de nuestro contrato de préstamo hasta finales de agosto (o cualquier otra duración que el Eurogrupo considere adecuada), a pactar una serie de condiciones sensibles para la duración de este periodo y a comprometerse a una revisión completa por parte de la Comisión Europea al final de este periodo interino".

Este periodo, prosigue el discurso, "permitirá a Grecia y sus socios diseñar juntos un nuevo Contrato para la Prosperidad y el Crecimiento de Grecia".

En concreto, Atenas ofrecía al Eurogrupo respetar los términos del contrato de préstamo, no adoptar ninguna medida que ponga en riesgo el marco presupuestario existente o la estabilidad financiera y no aplicar ninguna quita a su deuda. A cambio, exigía a sus socios que no le impusieran "medidas que consideramos recesivas, como recortes de pensiones o subidas de IVA".

En sus documentos de negociación, Grecia reconoce que "las necesidades de financiación para 2015 y en los próximos meses son una preocupación urgente e inmediata". A finales de enero, los ingresos fiscales eran inferiores en 2.000 millones de euros a lo previsto en el memorándum del rescate. Y los pagos al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y otros acreedores ascienden a 17.000 millones de euros durante este año.

El BCE no ha discutido sobre la imposición de controles de capital en Grecia Por su parte, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no ha discutido sobre la posibilidad de imponer controles de capitales en Grecia para frenar la fuga de depósitos de los bancos del país heleno, según ha informado el instituto emisor de la zona euro.

De este modo, el banco central de la eurozona ha salido al paso de la información publicada por el diario 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' que, citando una fuente sin identificar del propio BCE, afirmaba que la institución se sentiría "más cómoda" si Grecia introdujera controles de capitales.

Un portavoz del BCE consultado por Europa Press a este respecto indicó que en la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad "no hubo discusión sobre controles de capitales" y subrayó que "cualquier información sobre esto es incorrecta".

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad