domingo, 09 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

15 de septiembre de 2014

Expansion.com

La nueva Cámara de Comercio incluirá a las grandes del Ibex, El Corte Inglés y Mercadona

Las grandes empresas españolas estarán sentadas en la mesa de gobierno de la nueva Cámara de Comercio de España, que sustituirá al Consejo Superior de Cámaras como órgano rector de las organizaciones camerales. Según la orden ministerial a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN, el Ministerio de Economía ha propuesto que en el pleno de la Cámara se sienten 28 vocales que representarán a pesos pesados del Ibex 35 como Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola, Repsol, Inditex, ACS, FCC, Indra, Mapfre, Planeta, Barceló o Meliá. También estarán incluidas compañías no cotizadas pero igualmente potentes como El Corte Inglés o Mercadona.
La presencia de representantes directos de estas empresas es una de las principales novedades de la remodelación de las cámaras españolas. La orden ministerial aprobada por Economía indica que las 28 compañías han sido seleccionadas en función de la cantidad de dinero que han aportado en la última cuota -el pago obligatorio fue suprimido en 2010– y garantizando «que estén representados los diferentes sectores económicos y las grandes empresas de ámbito nacional con mayor facturación».
La Ley de Cámaras aprobada el pasado abril establece un cambio tanto en la orientación de las organizaciones camerales –que estarán mucho más centradas la internacionalización y la formación– como en el diseño de su organismo rector. El Consejo Superior, hasta ahora presidido por el empresario aragonés Manuel Teruel, pasará a llamarse Cámara de Comercio de España. El Gobierno ha propuesto la encabece el presidente de Freixenet, el catalán José Luis Bonet.
Nuevo pleno
El nuevo pleno, cuya sesión constituyente se celebrará antes del próximo 15 de diciembre, estará compuesto por 78 vocales. Además de las 28 empresas, estarán los 19 presidentes de cámaras de cada comunidad y ciudades autónomas, ocho representantes de cámaras de las comunidades con mayor número de empresas, nueve representantes de organizaciones empresariales (incluyendo la CEOE), diez miembros de diferentes ministerios, dos representantes de federaciones de cámaras españolas en el exterior y dos representantes de las organizaciones de autónomos.
Una vez convocado el pleno y constituida la Cámara de España, se formará una mesa electoral presidida por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, que recibirá las propuestas de candidaturas. En cada candidatura figurarán los cargos de presidente, tres vicepresidentes, el tesorero y 27 miembros más. Para resultar elegido será necesaria la mayoría de los vocales presentes y, de no lograrse, se celebrará una segunda votación, siendo elegida la candidatura más votada.
Si se cumple este proceso según lo previsto, finalizará así la dura travesía que han protagonizado las cámaras de comercio a lo largo de la crisis para comenzar una nueva etapa. La desaparición de la cuota obligatoria en 2010 disparó un proceso de ajuste por el que se recortó el 60% de la plantilla de estas organizaciones. Y aunque en un principio el Gobierno planteó inyectar un crédito de 100 millones de euros para ayudarlas en su transición, finalmente las cámaras se han servido de préstamos bancarios por el cauce ordinario.
Disputa
Ese trayecto tampoco se ha librado de polémica. La apuesta del Gobierno por las cámaras como principales instrumentos de apoyo para la salida al exterior de muchas empresas españolas causó cierto escozor en un sector de la CEOE, que constituyó un departamento llamado CEOE Internacional con fines muy similares, cobrando a las empresas por recibir asesoramiento.
No obstante, las cámaras siguieron adelante en su empeño de ayudar a las empresas en cuatro frentes concretos: formación dual, mediación y arbitraje, internacionalización y competitividad. Las organizaciones y el Gobierno se han inspirado especialmente en el modelo alemán de cámaras para emprender esta reforma.
El Ejecutivo propone a José Luis Bonet, presidente de la histórica firma de cava Freixenet, para liderar el nuevo modelo. Bonet es de los pocos destacados empresarios catalanes que se han mostrado claramente en contra del proceso soberanista.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad