domingo, 07 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

20 de diciembre de 2013

El Economista

España podría entrar en una tercera recesión en 2014, según expertos

La suma de la deuda pública, privada y bancaria supera el 428% del PIB

No todos los expertos coinciden en que los indicios de mejora económica que estamos observando a lo largo de los últimos trimestres son síntomas de una recuperación real. De acuerdo con el informe de perspectivas elaborado por la Escuela Europea de Dirección y Empresa (Eude), España podría encontrarse a las puertas de una tercera recesión.
Si nada lo impide, tres factores pueden originar una tormenta perfecta en nuestro país: la crisis de deuda, la crisis bancaria y la deflación por endeudamiento. Lorenzo Dávila, director de Eude Finanzas y Juan Laborda, responsable de Mercados, advierten de que ésta sería la principal consecuencia del fracaso de las políticas económicas ortodoxas y de un diagnóstico erróneo de la actual crisis sistémica.
Ambos economistas alertan de que, si los mercados incrementan la aversión al riesgo, los tipos de interés a largo plazo se dispararán, las bolsas registrarán importantes caídas, se ampliarán los diferenciales de crédito, se debilitarán las materias primas y aumentará la volatilidad. Ese escenario sería muy pernicioso para aquellas economías que, como la española, están muy endeudadas.
Una situación peor
Lorenzo Dávila explica que el último dato de mora dado a conocer el pasado miércoles por el Banco de España (BdE), y que eleva el porcentaje de créditos dudosos en nuestro país al 13%, debería ser en realidad superior e incluir los activos de la Sareb o banco malo. Así, la tasa de mora española se situaría realmente en el entorno del 21%. Este escenario empeora aún más la posibilidad de que el crédito se recupere y, si a esto sumamos un fortísimo incremento de la deuda, del 40% a lo largo de los últimos cinco años, los economistas de Eude prevén que la economía española se contraiga al menos un 1% en 2014.
Con ese deterioro de la actividad, la caída de la demanda interna a causa del descenso de las rentas del trabajo, la deflación, la ausencia de incentivos a la inversión y unas Administraciones en mitad de un duro proceso de ajuste, estos expertos estiman que el déficit escalará el año que viene hasta el 6,8% (tres décimas más de lo que Bruselas nos exige para el actual ejercicio y un punto por encima de lo establecido para 2014). El paro apenas se reducirá hasta el 25%, aunque no por una mejora del empleo, sino por una caída de la población activa.
Los economistas de Eude inciden en que con el sobreendeudamiento español, y la fatiga que una banca con problemas de morosidad, el sector financiero no va a poder acompañar al exterior dando crédito que facilite la recuperación.
La deuda, disparada
La deuda española ha crecido en torno al 40% desde 2008 y supera ya el 428% del PIB, incluyendo la deuda pública, la privada y la bancaria. En el caso de la del sector financiero, Dávila incide en que ha variado su composición una vez que fue aceptado el Memorandum de Entendimiento (MoU), que conllevó el rescate europeo a nuestra banca.
Los expertos inciden, además, en que cualquier rescate bancario en adelante deberá hacerse a costa de los acreedores, porque España ya no puede inyectar más dinero público a sus entidades. La reforma fiscal debería aportar mucho para solventar el problema de descenso de los ingresos. Por ello, sería necesaria, desde su punto de vista, una recomposición de la carga impositiva en nuestro país.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad