domingo, 18 de abril de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

14 de marzo de 2012

Invertia.com

Fin de la crisis financiera… ¿Cuándo llegará la recuperación a la economía real?

El mundo financiero empieza a mandar señales de bonanza que todavía no se han hecho realidad en el mundo económico. Las bolsas suben, la deuda se recupera y la mejoría financiera podría adelantar el renacimiento económico

Las voces que hablan del final de la crisis financiera se han multiplicado en los últimos meses. Ayer mismo, los ministros de finanzas de Alemania y Francia decían que lo peor de la crisis financiera ha pasado. También Santiago Satrústegu, presidente de Abante Asesores, explicaba que lo peor de la crisis financiera ya había pasado aunque habría que seguir afrontando los riesgos para la economía real. Borja Durán, consejero delegado de Wealth Solutions, también habla de un mundo económico que “manda señales muy malas” y otro financiero que “está leyendo otras que son más positivas”.

Entre las señales positivas, destacan la mejoría de la cotización de la deuda periférica –aunque no se encuentra libre de riesgo ni tras el acuerdo griego- pero sobre todo, el buen desempeño bursátil. Los principales parqués del mundo se revalorizan desde finales de septiembre, caso del Dow Jones, Eurostoxx, Francfort, París o Londres, o desde finales de noviembre, como el Nikkei.

En el actual ejercicio, las subidas son bastante apreciables: Alemania y Japón se acercan al 20% de ganancias, mientras que París supera el 10% y el Eurostoxx y Londres se aproximan a esta cifra. La bolsa estadounidense oscila entre el 6% del Dow Jones y el 14,5% del Nasdaq.

¿Anticipan las bolsas el futuro escenario macro? “Es lógico pensarlo así: la mejoría de las condiciones financieras se deberían filtrar a la economía real del mismo modo en que se han filtrado las malas circunstancias”, señala Marián Fernández, responsable de Estrategia de Inversis Banco. Pero las cosas no son tan evidentes.

Pero España parece no haber encontrado ni siquiera la senda de la mejoría financiera. La bolsa española se desmarca de la prosperidad generalizada que viven los mercados más relevantes. El Ibex cae más del 3% en 2012, registro negativo que sólo comparte en Europa con parqués muy secundarios como el de Eslovaquia, Bulgaria, Ucrania o Malta.

”El mercado descuenta que España se va a llevar la peor parte en el proceso de recesión de Europa”, explica Víctor Alvargonzález, director general de Profim. “España cae porque ha tomado un camino peligroso en la corrección del déficit: subir impuestos y bajar pensiones, desmotivando a empresarios y trabajadores. Ha optado por adelgazar el músculo en vez de la grasa”.

Precisamente, la corrección del déficit explica en parte las últimas bajadas del Ibex, a contracorriente con Europa. “El esfuerzo de ajuste en los dos próximos años supone una importante presión para la economía que se traduce en falta de expectativas de crecimiento de los beneficios, lo que explicaría la debilidad de la Bolsa”, destacan en M&G Valores, que de todas formas restan dramatismo a las caídas: “Mientras el tono internacional se mantenga positivo como hasta ahora tampoco esperaríamos caídas demasiado importantes en nuestro mercado.”

La consolidación de la mejoría financiera en España está todavía “en mantillas”, puntualiza Marián Fernández. “Falta completar la regulación del sistema financiero, la finalización del proceso de ampliaciones de capital, fusiones…” Aunque la situación ha mejorado y ya empieza a fluir el crédito y a mejorar la financiación de bancos y empresas.

La bolsa española ya anticipó la recesión que sufriría la economía durante la crisis. El Ibex empieza a reflejar caídas trimestrales desde el tercer trimestre de 2007 y no volvería a rendir en positivo hasta el segundo trimestre de 2009. El PIB registró su primera tasa de contracción trimestral en el tercer trimestre de 2008 (un año después) para volver a números de crecimiento en el primer trimestre de 2010, casi un año más tarde que la bolsa.

Con posterioridad, la bolsa se ha comportado de forma más errática, alternando caídas con subidas trimestrales, mientras que el PIB vivía moderados crecimientos. ¿La mayor abundancia de retrocesos bursátiles, algunos de ellos bastante pronunciado, anticipaba la nueva caída de PIB y la más que probable nueva recesión?

Posiblemente. Pero está por ver todavía que una eventual mejora de la renta variable y del mundo financiero se traslade a la economía real. En todo caso Marián Fernández estima que el proceso podría durar unos dos años. 2012 aparece casi completamente descartado como escenario de recuperación para los expertos.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad