viernes, 05 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

11 de enero de 2012

Cinco Días

El BCE no moverá los tipos en la reunión de mañana, salvo sorpresa

Los analistas coinciden: el precio del dinero se mantendrá en el 1%

La frenética actividad en la sede alemana del BCE durante el mes de diciembre parece que cesará durante los primeros compases del nuevo año. Todo apunta a que Mario Draghi, presidente de la entidad, permanecerá atento al efecto que surten las últimas medidas encaminadas a sacar de la UVI al sistema financiero de la zona euro. En la última reunión del año, el banquero italiano estiró la barra libre de liquidez hasta los 3 años de vencimiento, amplió el abanico de activos que admite como garantía en los préstamos y redujo la facilidad marginal de crédito, (el mecanismo por el que presta dinero a los bancos durante un día) hasta el 1,75%.

Hasta ahí las conocidas como non standard measures (medidas excepcionales). En cuanto a la estricta política monetaria, los tipos de interés bajaron en un cuartillo de punto, del 1,25% al 1% con el objetivo de apuntalar el crecimiento en la eurozona. El banquero italiano corrigió así las dos subidas (una en abril y otra en julio) acometidas por su antecesor en el cargo, Jean-Claude Trichet, y volvió a dejar el precio oficial del dinero en el mínimo histórico en el que inició 2011.

Pero las cifras trimestrales de las economías del Viejo Continente (salvo Alemania) y las previsiones del propio emisor comunitario no son nada alentadoras. Europa camina al filo de la recesión. "No esperamos bajadas de tipos de interés. Es previsible que el BCE espere a ver si hay recesión en Europa antes de acometer más medidas. Probablemente esperarán también a ver el efecto de las dos bajadas de tipos anteriores. El diagnóstico que hagan de la situación económica es importante", comenta Marian Fernández, de Inversis Banco.

Una opinión que coincide con la de otros expertos. "Este jueves no esperamos cambios en materia de tipos porque hay que esperar a que se digieran las últimas medidas", añade José Luis Martínez, de Citi. La repuesta automática de los bancos al jugoso banquete de dinero barato anunciado por el BCE fue acudir en masa. Más 500 entidades solicitaron cerca del billón de euros.

No son precisas nuevas más medidas excepcionales. Es una idea compartida por los expertos. Lo realmente necesario es que el crédito fluya a la economía real, eslabón indispensable para que la cadena del crecimiento vuelva a ponerse en marcha. Europa camina al filo de una segunda recesión.

"Falta de liquidez no hay, como demuestran los récords consecutivos de depósitos bancarios en el BCE", señala Miguel Paz, de Unicorp. El dinero que guardan los bancos en el BCE marca un récord tras otro desde la subasta a tres años de diciembre, una muestra inequívoca de la desconfianza que reina entre el sector.

Una posible medida sería que el BCE recortara el tipo de la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, actualmente en el 0,25%, para desincentivar su uso por parte de las entidades bancarias. Algo que los expertos no ven demasiado probable. "Bajarlo al cero desincentivaría en cierta medida a los bancos pero no lo espero y no sería una solución definitiva para normalizar el mercado", añade Martínez. "Esta medida ayudaría algo aunque lo que realmente ayudaría sería que bajara la percepción de riesgo entre entidades y aumentara la seguridad de la deuda pública. Es importante que se tomen medidas para ajustar el déficit pero sin hundir las economías en recesión. Si las medidas van acompañadas de estímulos al crecimiento, el miedo de los inversores irá desapareciendo", recuerda Nuria García Manteca, de Ahorro Corporación.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad