viernes, 19 de julio de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

29 de septiembre de 2011

Cinco Días

El Parlamento alemán aprueba con una amplia mayoría el incremento del fondo de rescate

Supone un espaladarazo al liderazgo político de Merkel dentro de su propio partido

El Parlamento alemán (Bundestag) ha dado su visto bueno a la ampliación del fondo de rescate europeo con una amplia mayoría en la que, según la prensa germana, no han participado 15 diputados de la formación que lidera Angela Merkel. Una deserción insuficiente para evitar un sí que ya estaba garantizado de antemano al contar con el apoyo del SPD y de Los Verdes. Prueba superada. El Parlamento alemán ha dado su visto bueno a la ampliación del Fondo de Estabilidad Financiera (EFSF, en sus siglas en inglés) con 523 votos a favor, 85 en contra y 3 abstenciones. Un resultado que ha superado las expectativas de Angela Merkel. Aunque la canciller tenía asegurada el éxito de la votación, tras recabar el apoyo del SPD y de Los Verdes, el temor era que se produjese una revuelta en las filas de su propio partido que transmitiese una imagen de debilidad.

Cada vez hay más sectores de la sociedad teutona que piensan que Berlín no tiene por qué pagar los platos rotos de sus vecinos díscolos. Este enrarecido ambiente está empezando a causar que algunos miembros de la CDU, formación que dirige la dirigente germana, empiecen a poner en duda el papel de su líder. Por esta razón, el mensaje transmitido por Merkel a sus filas ha sido de una extraordinaria dureza en los últimos días, lanzando repetidos avisos y exigiendo la disciplina de voto.

De los resultados de la votación, filtrados por la prensa alemana, se deduce que la idea ha cuajado pero con cautelas. Las deserciones se han producido pero han sido insuficientes para provocar que se dependiese de los votos de la oposición que aun así ha apoyado la reforma. Los abandonos han ascendido a 15 siendo 19 la cantidad a partir de la cual serían imprescindibles los apoyos exteriores.

En concreto, de los 330 parlamentarios con los que cuenta la coalición que apoya a Merkel en la Cámara Baja (237 de la CDU/CSU y 93 del FDP) 315 han votado a favor de la reforma. Por su parte, el SPD tiene 146 escaños; el Partido de Izquierda, que ya anunció que votaría en contra, tiene 76; y Los Verdes, 68.

Con el objetivo de evitar las deserciones el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha insistido durante su intervención parlamentaria en el "momento extraordinariamente difícil que están viviendo los mercados financieros". Además, el dirigente germano ha hecho especial énfasis en la necesidad de actuar de forma responsable y asumir de forma seria su papel en Europa. A pesar de esta firmeza, el responsable económico no ha querido perder la ocasión para lanzar una amenaza soterrada a Grecia: "la liberalización del próximo tramo de ayudas a Atenas no esta asegurado, dependerá de que la troika pueda asegurar el cumplimiento de sus compromisos".

Un paraguas para evitar romper el euro
Creado en 2010 y ampliado el pasado 24 de junio, este fondo temporal de rescate está dotado de 780.000 millones de euros en avales y garantías, aunque su capacidad efectiva de préstamo para socorrer a países en dificultades asciende a 440.000 millones.

En el caso de Alemania, la ampliación del régimen de garantías supone un incremento de su aportación desde los 123.000 millones de euros iniciales hasta los 211.000 millones, equivalente a prácticamente dos tercios de los presupuestos nacionales.

El pasado 21 de julio, los jefes de Estado y de Gobierno de los 17 países del Eurogrupo acordaron otorgar mayor flexibilidad al EFSF, a fin de garantizar la estabilidad financiera de la zona euro y generar confianza en los mercados.

Esta reforma permitirá al EFSF prestar dinero a los países con problemas financieros para evitar que se deteriore aún más su situación, financiar la recapitalización de los bancos y, en casos excepcionales, comprar bonos soberanos de países en dificultades en los mercados secundarios.

El fondo de rescate temporal será sustituido en 2013 por otra instancia financiera de carácter permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MES y ESM, por sus siglas en inglés), cuya capacidad efectiva de crédito ascenderá a 500.000 millones de euros.

Con la votación favorable ayer por parte del parlamento de Finlandia son ya diez los países de los 17 que forman el Eurogrupo en ratificar el acuerdo, después de España, Bélgica, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Portugal y Eslovenia.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad