domingo, 22 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

10 de mayo de 2011

Eleconomista.es

Zapatero, abocado a una subida de impuestos por no cumplir el crecimiento

Economía asume que con un crecimiento del 0,8% no llega al objetivo de déficit

Aunque la pesadilla recurrente del presidente del Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero, según confesión propia, es la prima de riesgo española (ayer habrá tenido otra ocasión para preocuparse), a los responsables de la economía de su gabinete y a su grupo parlamentario lo que les preocupa en realidad es el flojo crecimiento de la economía española.


Acaba de consumirse el primer cuarto del año y el crecimiento económico apunta no al escenario central de sus previsiones, con un crecimiento del 1,3% del PIB en el año, sino que se aproxima mucho más a las de la mayoría de los organismos de análisis públicos y privados (ver en página 31 las previsiones de la OCDE) que se sitúan en el 0,8%.

No es una sorpresa
Para el Gobierno es una preocupación, pero no es una sorpresa, ya que el Ministerio de Economía, en los llamados "ejercicios de sensibilidad", presenta como escenario alternativo al recogido en el plan de Estabilidad y en los Presupuestos Generales del Estado, una hipótesis de crecimiento del 0,8%, es decir, medio punto menos del escenario central.

Asimismo, plantea otro escenario en el que se consideran los tipos de interés a la baja y al alza (ya parece seguro que la hipótesis del alza va a ser la que se cumpla, aunque no sea en una subida de 100 puntos básicos este año, como recoge el cuadro). De todas formas, la subida de tipos se considera como una sustracción de crecimiento. Si en la peor hipótesis, suben los tipos y no crece la economía lo previsto, las dificultades para cumplir el objetivo de déficit se multiplican.

El crecimiento del PIB limitado al 0,8% acarrea un aumento del déficit de 0,2 puntos. Esta cifra, en términos absolutos sería de 2.000 millones. Si durante todo el horizonte de previsión, la diferencia de crecimiento se mantiene 0,5 puntos por debajo, el Ministerio destaca que no se llegaría a un crecimiento del 2% hasta 2014. Como consecuencia de ello, se comprometerían los objetivos de déficit tanto en 2012 como en 2013 y en 2014.

Si el escenario trazado por el Ministerio de Economía sobre los tipos de interés, que ya han comenzado a subir, alcanzara los 100 puntos básicos, el escenario de déficit sería de 0,3 puntos más del previsto, esto es, unos 3.000 millones de euros. En ambos escenarios se produciría una subida de la deuda pública hasta el 67,7% del PIB y hasta el 67,6%, respectivamente.

¿Es suficiente el ajuste?
La posición inquebrantable del Gobierno es que se cumplirá el compromiso de reducir el déficit del Gobierno central hasta el 2,3% del PIB, ya que en ello le va el crédito internacional.

La decisión inicial será reducir aún más el gasto, aunque como se ha visto en algunas partidas, como la de personal, las reducciones son cada vez más difíciles. Baste decir que en los tres primeros meses del año y pese a la reducción de los salarios del 5%, los gastos de personal han subido el 0,8% sobre el primer trimestre de 2010. También han subido los gastos financieros del orden del 11% en el primer cuarto del año. Por otra parte, las inversiones reales se han reducido en el primer trimestre más de una cuarta parte, sobre cifras ya ajustadas rigurosamente en 2010.

El esfuerzo puede venir de los gastos, pero de manera limitada e insuficiente. Por lo que hay que detenerse en los ingresos, en los impuestos.

En lo ejecutado del año, la conclusión es que el incremento de la parte del Estado se presenta muy problemático. De hecho, la foto fija del primer trimestre habla de caídas en el IRPF (-19,4%); en Sociedades (-42,7%); en el IVA de Operaciones Interiores (- 22,4%) y del -40% en Impuestos especiales, pese a las subidas. En resumen, los ingresos caen el 16,2%, cuando lo previsto es que retrocedan el 12,8% en el conjunto del ejercicio.

IVA e Impuestos Especiales
La impresión en las filas socialistas es que no quedará más remedio que volver a tocar los impuestos. IVA o Impuestos Especiales o, como el año pasado, todos un poco. Ese es el debate. Sobre el coste de oportunidad, no hay duda. Habrá que hacerlo en el segundo semestre.

El horizonte electoral de las generales a unos meses vista no hará temblar la mano a Elena Salgado, que además, con ello, ejemplarizará a los nuevos gestores, donde los haya, de las comunidades autónomas, para sacudirse el acoso por los fondos de Compensación.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad