lunes, 18 de noviembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

16 de marzo de 2011

Cinco Días

El coste laboral repunta pese a la caída de los despidos

El cómputo total de 2010 refleja un pequeño repunte de la variable que realmente mide la factura laboral de las empresas: el coste por hora de trabajo efectiva.

El coste laboral ha registrado crecimientos cada vez más moderados durante los tres años largos de crisis, y se ha acercado prácticamente a la estabilización, con un par de trimestres en los que incluso ha contabilizado descensos interanuales. Pero el cómputo total de 2010 refleja un pequeño repunte de la variable que realmente mide la factura laboral de las empresas: el coste por hora de trabajo efectiva. Esta variable ha aumentado en el año un 1,1% por un nuevo repunte en el cuarto trimestre, según Estadística.

Los componentes del coste han tenido comportamientos bien diferenciados, para ofrecer un incremento del coste laboral total del 0,3% en el año. La factura estrictamente salarial se ha mantenido estable, mientras que el resto de los costes, los no salariales, han descendido un 1%. Y en tal descenso está la moderación del agregado, que en ningún caso evita un aumento de las remuneraciones abonados por hora de trabajo efectivo.

El principal causante del descenso de los otros costes (unos 650 euros por trabajador y mes frente a los 1.993 euros por trabajador y mes de salario) es la indemnización abonada por despidos en las empresas en la última parte de año. En concreto tal partida ha descendido en un 4%, y asciende a 106,6 euros por trabajador, con una cantidad agregada (según el Banco de España en este caso) que no llega a los diez mil euros por rescisión. La carga de las cotizaciones también descendió un 0,4%.

Por tanto, si quien ha sostenido los costes laborales con avances impropios de una crisis han sido los despidos masivos y sus indemnizaciones en los últimos años, ahora, una vez que los ajustes de las plantillas se acercan a su fin, han contribuido a la moderación de la factura. Pero finalmente, casi haciendo abstracción de tal variable, el factor trabajo efectivo sigue incrementando su coste por hora trabajada.

La industria y la construcción (los dos sectores que más empleo siguen destruyendo) contabilizaron en el año aumentos del coste laboral total, con un avance del 2,3% en la industria manufacturera y un ligero 0,2% en la construcción. Sólo los servicios bajaron los costes agregados del factor trabajo. En la industria el coste supera ya los 3.000 euros al mes, de los que 2.277 son salario puro. También fue la industria y la construcción quienes impulsaron más el coste laboral por hora de trabajo, aunque los servicios aportaron un avance ligerísimo del 0,8%.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad