viernes, 07 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

10 de enero de 2011

Invertia.com

El repunte del precio del crudo pasa una factura de 7.000 millones en 2010

El sobrecoste podría ser similar este año

El repunte del precio del petróleo ha descuadrado las cuentas del Ejecutivo. El barril de Brent cerró 2010 con una cotización media de 80,3 dólares, 13,2 más de lo previsto en los Presupuestos Generales del Estado. Esto supondrá un sobrecoste de 7.000 millones de euros, que deberá ser asumido también por consumidores y empresas. La fuertedependencia energética de España (que importa el 70% de lo que consume) supone un lastre para las cuentas públicas cuando la volatilidad se adueña del precio del petróleo y este se dispara. El barril de Brent, de referencia en Europa, tocó máximos en julio de 2008, al superar los 146 dólares, impulsando a niveles récord también el precio de los combustibles. A partir de esa fecha, el precio fue bajando hasta los 36 dólares a finales de diciembre de 2008. Una bajada de 110 dólares en seis meses que difícilmente pudo responder a factores como la demanda, la oferta o las reservas. En 2009, el precio creció muy suavemente hasta cerrar en una media de 62 dólares.

Corrección de Economía

Nada hacía prever que las cosas cambiaran drásticamente en los siguientes doce meses por lo que el Ejecutivo fijó sus previsiones para el barril de Brent en 67,2 dólares para 2010. Si se tiene en cuenta que España consume 1,5 millones de barriles al día, el Gobierno preveía asumir una factura de 36.892 millones de euros. Sin embargo, el precio del petróleo repuntó con fuerza y cerró el ejercicio en una media de 80,3 dólares. Por lo tanto, el sobrecoste que debe asumir el Ejecutivo por el cálculo erróneo es de 7.000 millones. Posteriormente, Economía se vio obligada a corregir esa previsión en el avance de las cuentas públicas para 2011 y la situó en 77,1 dólares. Pese a ello aún se quedaba tres dólares por barril por debajo del cierre oficial.

Y esa diferencia entre lo que estima el Gobierno y lo que varía el precio del barril de crudo todavía se mantiene para este año. Consciente del fuerte incremento experimentado, el Ejecutivo ha presupuestado una media de 81,8 dólares para el conjunto de 2011. En los cinco primeros días de cotización, el precio medio se ha ido a 94,5 dólares. Si se mantiene esa tendencia en todo el ejercicio, el sobrecoste se elevará a 7.000 millones, lo que supondría una factura conjunta de 14.000 millones.

El incremento del precio del petróleo también va a tener un impacto negativo en el poder adquisitivo de los ciudadanos, como consecuencia del fuerte repunte del precios del gasóleo de automoción y de la gasolina de 95 octanos en 2010.

Ambos se han situado es enero en 1,25 y 1,18 euros por litro, respectivamente, lo que representan las cifras más altas desde la segunda mitad de 2008 y les acerca a los máximos históricos que marcaron ese mismo año. En el actual escenario, llenar un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta 69 euros, unos ocho euros más que los 60,9 euros que costaba de comienzos de 2010. En el caso del gasóleo, el llenado asciende a 65,2 euros, lo que supone un incremento de 9,8 euros con respecto a los 55,4 de la primera semana de 2010.

Además del crudo en el fuerte incremento del precio de los carburantes también ha jugado un papel decisivo la subida de los impuestos que gravan los hidrocarburos, aprobada en julio de 2009, que se ha ido transmitiendo de forma progresiva al precio de venta al público.

La AIE advierte de un frenazo en la recuperación
La Agencia Internacional de la Energía ha advertido en su último informe sobre los elevados riesgos que entraña un barril de petróleo cuyo precio ya se acerca a los 100 dólares. Por ese motivo, la AIE ha solicitado a los países miembros de la OPEP que incrementen la producción para frenar el encarecimiento del crudo, cuyo precio se ha incrementado un 18% en el último ejercicio. Y el primer efecto indeseado, tal y como denuncia el organismo, es el frenazo de la recuperación económica de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuya factura energética ha pasado de 200.000 millones a 790.000 millones de dólares en un año.

Ese medio billón de dólares representa medio punto del PIB de todas esas naciones. "Los precios del petróleo están entrando en una zona peligrosa para la economía global", apunta Fatih Birol, economista jefe de este organismo internacional, quién también advierte que las cuentas por la importación del petróleo "se están convirtiendo en una amenaza para la recuperación económica. Es una llamada de atención para los países consumidores de petróleo y para los países productores".

En su opinión, si los precios altos se mantienen "harán enfermar, antes o después, a las economías, lo que significaría una menor necesidad de importar petróleo. No sería una mala idea que los productores estén preparados para incrementar la producción y demostrar que estos precios no son buenos", avisó. Algo a lo que no parecen estar dispuesto los países productores vinculados a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que en general se han mostrado conformes con el actual nivel de precios. Las grandes cifras del mercado del petróleo
Productores

El mayor productor del mundo de petróleo es Rusia, con una producción diaria de 10 millones de barriles. Le siguen Arabia Saudí (9,7), EE UU (7,2), Irán (4,2) y China (3,6).


Reservas

La anterior clasificación varía drásticamente si nos atenemos a las reservas de crudo que tienen los países productores. El primero en esta clasificación es Arabia Saudí, con 264.000 millones de barriles de petróleo, seguida por Venezuela (172.300) e Irak (115.000).


Consumidores

EE UU encabeza la clasificación de los mayores consumidores de crudo del mundo, con una demanda diaria de 18,7 millones de barriles. Le siguen China (8,6), Japón (4,4) e India (3,2). España ocupa la decimoquinta posición, con un consumo de 1,5 millones de barriles diarios, superada por sus principales socios europeos, como Francia, Alemania, Italia o Reino Unido .


Déficit energético

En el caso de España, al no tener reservas ni producir petróleo, es un importador neto de crudo. Según los últimos datos aportados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el saldo negativo de la balanza comercial por compra de petróleo y derivados rozó los 21.000 millones de euros entre enero y octubre de 2010, lo que supone prácticamente la mitad del déficit comercial registrado en ese periodo. Es la cifra más alta de la serie histórica, mostrando el impacto de la reactivación de los intercambios comerciales y el fuerte encarecimiento del crudo.


Usuarios

La industria y el transporte en España son los dos colectivos que mayoritariamente consumen recursos energéticos en su quehacer diario, con un 70% del total. Del total, más de la mitad procede del petróleo y derivados, que aún representa un porcentaje muy elevado sobre el mix energético. En segundo lugar figura la electricidad, con un 21,5% y el gas, el gas, con un 15,5%. En los tres casos, el consumo de energía ha caído a lo largo del pasado ejercicio como consecuencia de la crisis. Todo lo contrario que lo sucedido con las renovables, cuyo peso ha crecido un 7,1% en tasa interanual y ya se ha situado rozando el 5% del total.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad