sábado, 06 de marzo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

22 de diciembre de 2010

Cinco Días

La Administración central cerrará el año con un déficit menor al previsto

El IVA salva las cuentas públicas mientras Sociedades se desploma.

El Estado cerrará el año con un déficit por debajo del 6,7% del PIB previsto por el Gobierno. Así lo confirmó ayer el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, que aseguró que el menor déficit de la Administración central servirá para compensar desviaciones negativas de otras Administraciones. Y vaticinó que España cumplirá sus compromisos y el déficit público no sobrepasará el 9,3% del PIB.

Ocaña, además, presentó los datos de ejecución presupuestaria hasta noviembre, que siguen la tónica vista hasta ahora. Es decir, los ingresos por IVA crecen a un ritmo nunca visto mientras que el impuesto sobre sociedades se desploma. En cualquier caso, hasta noviembre, el déficit del Estado alcanzó el 3,68% del PIB.

Los números rojos se han reducido en 32.760 millones respecto al año anterior debido a que los ingresos han crecido un 8,6% y los pagos han caído un 0,8%. Un vuelco que se explica sobre todo por la buena evolución del IVA, cuya recaudación se ha incrementado un 45,4%. Un aumento originado por la caída en las solicitudes de devoluciones. La subida de tipos que entró en vigor en julio se tradujo en 1.705 millones de ingresos adicionales.

Por el IRPF, el mayor tributo por ingresos, el Estado recaudó hasta noviembre 62.610 millones, un 4,7% más. Ello se explica por la eliminación de la rebaja fiscal de 400 euros y por el incremento del gravamen a las rentas del ahorro y plusvalías. Sin ambas medidas, los ingresos caerían un 0,9%.

Y el que fuera el tercer tributo por recaudación, el impuestos sobre sociedades no cesa de caer. El Estado ingresó 16.489 millones por el tributo que grava a las empresas, un 17,3% menos. Mientras que los impuestos especiales aportaron 39.839 millones, un 2,5% más.

Seguridad Social, en verde

La Seguridad Social, por su parte, obtuvo un superávit de 11.100 millones de euros en los 11 primeros meses del año, cifra equivalente al 1% del PIB.

Los números verdes han descendido un 25% respecto al mismo periodo de 2009, cuando el saldo positivo del sistema alcanzó los 14.800 millones de euros.

Palos para Murcia y Castilla-La Mancha
El Gobierno publicó el martes por primera vez datos de los déficits fiscales de las comunidades autónomas en el tercer trimestre con el objetivo de calmar a los mercados. Y la primera reacción se produjo ayer en sentido contrario. Moody's rebajó la calificación de Murcia y Castilla-La Mancha, las dos comunidades con los mayores números rojos, que alcanzan el 4,69% y el 3,12% del PIB respectivamente.

El rating de Castilla-La Mancha ha pasado de Aa3 a A1 y, el de Murcia, de Aa2 a Aa3. En cualquier caso, Ocaña aseguró que la publicación de la ejecución trimestral de las comunidades autónomas sí que sirvió para calmar a los mercados. Aunque reconoció que ello perjudicó a aquellas comunidades con peores cifras. "Es normal que el mercado discrimine", zanjó el secretario de Estado de Hacienda.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad